Ingeniosas abejas sobreviven al volcán de las Islas Canarias y salvan sus colmenas

A pesar de que miles de personas fueron evacuadas después del volcán en la isla española de La Palma, las abejas negras han encontrado una forma de sobrevivir a la erupción, informa Graham Keeley en Madrid.

viernes 22 octubre 2021 19:50
Nada aplaca la furia del volcán de Cumbre Vieja en la isla de La Palma
Read in English

Ríos de lava fundida han causado estragos en la isla española de La Palma, al destruir edificios y forzar la evacuación de miles de personas que abandonan a sus mascotas.

Pero la humilde abeja melífera ha encontrado una forma ingeniosa de preservar su hogar.

Las abejas negras, autóctonas de Canarias , utilizan propóleos para proteger el acceso a sus colmenas de la ceniza volcánica que cubre la isla con un espeso manto de hollín.

El propóleo es un material espeso, similar a la resina, elaborado por las abejas a partir de los capullos de árboles coniferos típicos de la isla.

La sustancia se usa para combatir bacterias, virus y hongos y se ha empleado para tratar diabetes, herpes labial y quemaduras, entre otras afecciones.

Más de un mes después de que comenzara la erupción de la Cumbre Vieja, más de 7.500 personas han sido evacuadas y alrededor de 2.185 edificios han sido aplastados o destruidos.

Sin embargo, las abejas han sobrevivido ilesas en gran medida, hasta ahora, porque han evitado que las cenizas entren en sus colmenas.

“Usan este material para resguardar la entrada a la colmena porque son muy sensibles a un cambio de temperatura en el interior”, dijo a The Independent Francisco Hernández, de la Asociación de Apicultores de Gran Canaria, una de las otras Islas Canarias.

“Es una protección natural para ellas y ayuda a preservar la colmena y las larvas y la miel en su interior”.

Las abejas mantienen la temperatura dentro de las colmenas casi a la misma temperatura que la sangre humana, que es de 98,6 ° F (37 ° C).

Aproximadamente 100.000 abejas negras se mantienen dentro de colmenas en La Palma y son situadas de manera deliberada cerca de granjas de aguacate para ayudar a polinizar las plantas.

Como hay sol casi todo el año en las islas de la isla española frente a la costa oeste de África, los aguacates son una parte importante de la economía local y la fruta se exporta a la España continental. La miel solo se vende localmente.

Cuando no están amenazadas por una erupción volcánica, las propiedades del propóleo ayudan a preservar a las abejas de otros depredadores.

“Para que os hagáis una idea, cuando un ratón entra en una colmena, lógicamente las abejas lo pican y lo matan”, dijo Elías González, de la Asociación de Apicultores de La Palma al diario español El Mundo.

“Pero como no pueden sacar el cadáver del ratón de allí, porque no pueden transportarlo, lo untan con propóleo, que es una sustancia que hacen con néctar y resina de los árboles, que es un antibiótico y antifúngico. El cadáver del ratón se momifica".

También se encuentran variaciones de la abeja negra en Gran Bretaña, particularmente en Escocia.

Sin embargo, durante los últimos 20 años, no se ha permitido ningún otro tipo de abeja en las Islas Canarias para evitar la mezcla de tipos.

Como la ceniza ha cubierto las plantas de las que las abejas extraen el néctar y el polen, los apicultores se han visto obligados a sacar una solución de azúcar y agua para mantener nutridos a los insectos.

Con el magma fundido acercándose a las aldeas de la isla, los servicios de emergencia han otorgado a los apicultores un permiso especial para ingresar a la zona de seguridad y salvar las colmenas.

“Tuve que rescatar una colmena que estuviera a unos 160 pies de la lava”, dijo González.

Sin embargo, teme por el futuro de las abejas cuando la erupción termine por fin.

“Muchas plantas y flores, de las cuales tenemos alrededor de 400 variedades nativas que alimentan a la abeja negra, quedarán enterradas e inaccesibles”, dijo.

Expertos del Instituto de Vulcanología de Canarias han dicho que la erupción podría durar tres meses.

Un grupo misterioso que se hace llamar Equipo A afirmó que habían salvado a cinco perros el jueves, los cuales estaban varados cerca de los flujos de lava desde la semana pasada cerca del pueblo de Todoque.

El grupo, que se sospecha que son vecinos, le dijo a un periodista local: “Podemos confirmar que los perros están bien. Encontramos cinco. Otro murió.

“El rescate es real. Hemos entrado en la zona de exclusión, que es real. Pero se corre el riesgo de incurrir en una multa, por lo que no queremos revelar nuestras identidades".

Los perros pertenecían a un cazador local que se vio obligado a abandonarlos cuando a los vecinos se les ordenó evacuar la zona.

Los servicios de emergencia ayudaron a evacuar a unas 500 personas de sus hogares del pueblo de Tazacorte el jueves cuando la lava se acercaba.

“Ya hay un cierto grado de desaliento y desesperación a la espera de que el volcán se apacigüe”, dijo Juan Miguel Rodríguez, alcalde de Tazacorte, a la cadena de televisión española RTVE.

La erupción no solo afectó a la mayoría de los 85.000 habitantes de La Palma, sino que también arruinó el sustento de vida y destruyó las casas de muchos que viven en el lado occidental de la isla.

La roca fundida ha cubierto más de 2.100 acres (866 hectáreas), lo que ha afectado gravemente a la cosecha de bananas, que representa alrededor del 30 por ciento del PIB de la isla.

La economía de La Palma, una isla en gran parte agrícola, se basa en plantaciones de bananas con algo de turismo.

A diferencia de Gran Canaria, Tenerife o Lanzarote, no atrae a un gran número de turistas internacionales en tiempos normales.

El gobierno español ha prometido millones de euros para ayudar a reconstruir la infraestructura y las viviendas dañadas.