Donald Trump ignora las recomendaciones de su gobierno durante un evento

Funcionario de salud del gobierno de Trump se disculpa por difundir teorías de conspiración contra el CDC

Michael Caputo expresó su arrepentimiento por traer publicidad negativa a la respuesta del gobierno de Estados Unidos a la crisis sanitaria

Griffin Connolly
martes 15 septiembre 2020 23:13
Read in English

El principal funcionario de salud de la administración Trump, Michael Caputo, se disculpó con su personal en una reunión de emergencia por difundir teorías de conspiración durante el fin de semana sobre el trabajo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades durante la pandemia de coronavirus y por instar a los simpatizantes del presidente a armarse en caso de que Joe Biden no conceda una posible derrota en la noche de las elecciones.

Caputo, el subsecretario de Asuntos Públicos del Departamento de Salud y Servicios Humanos, expresó remordimiento en la reunión por atraer una cobertura negativa a la respuesta de Donald Trump al  Covid-19 debido a sus controvertidos comentarios en una transmisión de Facebook Live el domingo, informó Politico.

Sugirió que incluso podría renunciar debido a sus continuas dolencias físicas y el estrés causado por las amenazas de muerte contra él y su familia. Ambos factores contribuyeron a sus controvertidos comentarios en Facebook Live durante el fin de semana, dijo al personal, según el informe de Politico.

Caputo ha sido uno de los asesores más influyentes de Trump sobre la crisis del coronavirus, dando forma a los mensajes públicos de la Casa Blanca sobre la enfermedad y el surgimiento de una posible vacuna.

En un comunicado el lunes, el HHS calificó a Caputo como una "parte fundamental e integral de la respuesta del presidente al coronavirus, que lidera los mensajes públicos ya que los estadounidenses necesitan información de salud pública para derrotar la pandemia de Covid-19".

Durante su transmisión de Facebook Live, Caputo alegó, sin proporcionar ninguna evidencia, que los expertos en salud profesional de los CDC habían formado una "unidad de resistencia" contra Trump.

Esos científicos "no se han quitado sus pants excepto en las reuniones en cafeterías" para planear "cómo van a atacar a Donald Trump", alegó Caputo.

“Hay científicos que trabajan para este gobierno que no quieren que Estados Unidos mejore, no hasta que Joe Biden sea presidente”, agregó, acusando a estos expertos de “sedición”.

Caupto también predijo durante su Facebook Live que Trump ganaría las elecciones presidenciales en noviembre, pero que es poco probable que Biden, el candidato demócrata, lo acepte.

"Cuando Donald Trump se niegue a retirarse en su toma de protesta, comenzará el tiroteo", dijo Caputo. "Si llevan armas, compren munición, damas y caballeros, porque será difícil de conseguir".

Además de afirmar que los funcionarios de los CDC estaban trabajando contra el presidente, Caupto también dijo que la seguridad de su familia estaba en riesgo.

“Entiendes que van a tener que matarme y, desafortunadamente, creo que eso es lo que va a hacer”, dijo.

Aunque no tiene experiencia en el cuidado de la salud, Caputo fue instalado en el HHS en abril para imponer un control más estricto a la información pública sobre Covid-19 que estaba más en línea con las declaraciones públicas de Trump.

Ex cabildero y asesor político, Caputo formó parte del equipo de campaña de Trump en 2016 en un puesto de comunicación de alto nivel.

En HHS, ha tratado de cambiar, retener o eliminar por completo los informes semanales de los CDC que cree que han socavado los mensajes del presidente sobre el virus.

La teoría de la conspiración de Caputo sobre la "unidad de resistencia" de los médicos y funcionarios de salud de Estados Unidos refleja fielmente la retórica de la Oficina Oval, donde Trump ha lanzado acusaciones infundadas sobre una conspiración de "estado profundo" para evitar la rápida producción de una vacuna contra el Covid- 19.

El presidente no ha proporcionado pruebas de sus afirmaciones.

"El estado profundo, o quien sea, en la FDA hace que sea muy difícil para las compañías farmacéuticas hacer que las personas prueben las vacunas", tuiteó Trump en agosto.

"Obviamente, esperan retrasar la respuesta hasta después del 3 de noviembre. ¡Deben concentrarse en la velocidad y salvar vidas!" escribió el presidente en ese momento.

El gobierno de Estados Unidos ha comprometido miles de millones de dólares para la fabricación generalizada de candidatos a vacunas que aún no han demostrado ser seguras o efectivas, de modo que si se aprueban, los estadounidenses pueden recibirlos en masa de inmediato. Si una vacuna candidata se considera ineficaz, las dosis se destruirán. El programa, apodado Operation Warp Speed, tiene como objetivo vacunar a cientos de millones de estadounidenses a principios del próximo año.

La Administración de Alimentos y Medicamentos actualmente está probando seis vacunas candidatas para determinar su efectividad, incluidas tres que ya se están probando en humanos.

La semana pasada, los demócratas del Senado pidieron garantías al director de los Institutos Nacionales de Salud, Francis S. Collins, y al cirujano general estadounidense Jerome Adams, sobre la seguridad de una futura vacuna después de que Trump acusó el mes pasado a funcionarios del "estado profundo" de la FDA de retrasar intencionalmente las pruebas de vacunas hasta después de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre para obstaculizar sus probabilidades de ganar, una afirmación para la que, nuevamente, no ha proporcionado pruebas.

"Necesitamos confianza en las vacunas, y la interferencia política puede ser un gran detrimento para eso. También la desinformación", dijo Patty Murray, miembro de alto rango del Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones del Senado, de Washington.

Danielle Zoellner contribuyó a este informe .