“Mi marido podría matarte en cualquier momento”: las mujeres que enfrentan violencia brutal en el epicentro del crimen en México

“Hombres jóvenes fuertemente armados a menudo están borrachos o drogados con otras sustancias y deambulan en camionetas” le dice un experto a Maya Oppenheim.

domingo 15 agosto 2021 21:30

México | Guerra entre cárteles

Read in English

“Nunca había hablado de esto antes”, dice Juana, quien vive en el epicentro del crimen organizado en México. “Me siento más ligera”.

Juana, quien se casó a los 13 años, pasa sus días en las montañas de Guerrero, donde es sometida a inconcebibles violencias y abusos por parte de su esposo de 30 años. Ella anhela divorciarse de él, pero sus dos hijos que controlan todo su uso del teléfono, le han prohibido que lo deje.

La experiencia de Juana no es única. La violencia, el miedo y la subyugación plagan la vida de muchas mujeres en Guerrero. Ubicado entre la Ciudad de México y la costa del Pacífico, el estado de Guerrero es el hogar de más violencia sangrienta entre cárteles rivales que cualquier otra parte de México.

El boom de las armas detonantes es una presencia diaria para muchos. Al mismo tiempo, abunda la producción y el tráfico de drogas, los secuestros, la extorsión, el asesinato, así como el abuso doméstico, la violación y otras formas de violencia de género.

Todos estos problemas se han visto agravados por la crisis de Covid-19. La agencia de ayuda “Médecins Sans Frontières” dijo a The Independent que el estado de Guerrero, ha experimentado un aumento de la violencia durante la pandemia, que está teniendo repercusiones preocupantes en la salud física y mental de miles de personas.

La topografía montañosa de Guerrero, donde más de 40 grupos armados luchan por controlar la región, significa que la violencia a menudo no se controla. Al mismo tiempo, puede ser complicado para las personas que viven en las montañas buscar ayuda de organizaciones benéficas o servicios de atención médica, debido a que están aisladas del mundo en general. Los autores de delitos graves a menudo operan con impunidad en Guerrero, con una gran cantidad de jueces y policías de alto rango acusados de estar confabulados con hazañas criminales.

Nathaniel Morris, un historiador que se especializa en la “guerra contra las drogas” de México, dice a The Independent que la violencia brutal impregna el estado y las mujeres son víctimas clave.

“La gente de Guerrero está aislada de la ayuda estatal”, agrega Morris, que trabaja en el University College de Londres. “Para muchos, su única relación real con el estado, es que los soldados los golpeen. Los hombres quedan atrapados en todo tipo de violencia diferente. Si se trata de un conflicto local entre familias o clanes o si se trata de una disputa de sangre, donde las familias están atrapadas en un conflicto que se remonta a décadas o generaciones”.

Leer más: Blinken culpa al ejército afgano de “no poder defender el país”

El académico señala que el conflicto también es alimentado por disputas entre comunidades por la tierra, así como por altercados políticos entre fuerzas policiales comunales vinculadas al narcotráfico.

“Luego está la violencia directa relacionada con las drogas entre los campesinos que son atacados por cárteles de la droga que quieren imponer el control sobre ellos y sus tierras, sobre las rutas comerciales de los grupos ilícitos”, agrega Morris.

“Todas estas múltiples vertientes de violencia provocan la muerte de hombres en particular. Las mujeres también quedan atrapadas. Agregue a todo eso la violencia de género, incluida la violencia sexual, dirigida específicamente a las mujeres porque son mujeres".

Él dice que los grupos rivales apuntan a las mujeres como un mecanismo para "castigar y aterrorizar" a las comunidades, con secuestros y violaciones que ocurren con frecuencia.

"Se trata de establecer el control a través del miedo", añade Morris. “Si todo el mundo está demasiado asustado para salir de casa, efectivamente ha ganado. Hombres bastante jóvenes, fuertemente armados que a menudo están borrachos o drogados con otras sustancias deambulan en camionetas. Son poderosos, agarran a una mujer y potencialmente, nunca más la vuelven a ver".

Explica que si bien esto no sucede todos los días, sucede bastante que los hombres obligan a las mujeres a quedarse en casa. El tema de la violencia de género, también lleva a que las mujeres sean “enviadas a un lugar seguro y migren a otras partes de México”, agrega.

Pero no son solo las mujeres las que se ven obligadas a empacar sus casas y sus vidas. Miles de familias huyen de las montañas de Guerrero, para escapar de la violencia y se trasladan a Acapulco, una ciudad en el mismo estado que se ha ganado el apodo de “capital del asesinato en México”, donde la capital real del país es la Ciudad de México. Ambas ciudades mexicanas albergan a muchas personas que han sido desplazadas por “miedo real a la violencia real”, y gran parte de eso se basa en el género, agrega la Dra. Morris.

Quizás como era de esperar, el abuso doméstico es un problema sustancial en Guerrero. En opinión del Dr. Morris, es muy difícil sacar la violencia doméstica contra las mujeres de la violencia social más amplia.

“Cuanto más se brutaliza o aterroriza en espacios dominados por hombres, más violencia regresa con ellos al hogar”, agrega. “Lo cual no excusa de ninguna manera esa violencia, pero está conectada”, agrega. "Cuando hay una guerra contra las drogas en la calle, hay una guerra en el hogar".

El historiador señala que la violencia se celebra activamente entre algunos cárteles, mientras que un elemento clave de la pertenencia a una empresa violenta, implica demostrar la capacidad de perpetrar actos de violencia para procurar y preservar el respeto. Esto puede filtrarse al hogar y las esposas se enfrentan a horribles repercusiones.

“Pero es importante no demonizar a otros, o exorcizar a los mexicanos pobres, como de alguna manera más violentos que otros”, reflexiona. “Estados Unidos y el Reino Unido son parte de esta historia de violencia y tráfico de drogas. No estamos exentos de culpa. ¿Qué estamos haciendo al respecto?. Estamos importando una política de prohibición de las drogas y una fuerte vigilancia al mundo”.

Los activistas han advertido durante mucho tiempo que las tasas de feminicidio, desapariciones y violaciones son más altas en estados con altos niveles de violencia, como Guerrero. El Centro de Derechos Humanos de la Montaña de Tlachinollan estima que 20 feminicidios, definidos como el asesinato de mujeres por motivos de género, han tenido lugar allí desde el comienzo de la crisis de Covid. Las autoridades del estado han agilizado y encubierto la violencia contra las mujeres, sin realizar las debidas investigaciones, según la organización.

Unas 10 mujeres mueren cada día en México por feminicidio, una tasa que se ha disparado en un 137 por ciento desde 2015. Para poner esto en contexto, casi 3 mil 800 mujeres y niñas fueron asesinadas en México el año pasado. Casi 2 mil mujeres y niñas, desaparecieron en México durante el mismo período, la mayor cantidad de desapariciones en los últimos años. La mayoría de los que desaparecieron, aún no han sido encontrados por sus familias.

“La violencia se normaliza en la región de Guerrero”, le dice a The Independent, Patricia Martínez Rodríguez, psicóloga clínica que ayuda a mujeres que han sufrido violencia masculina en la región. “La violencia sexual y la violencia doméstica ocurre en todas partes del mundo, pero la diferencia aquí es que el esposo lleva un arma todo el tiempo. Podrían matarte en cualquier momento. Las mujeres tienen mucho miedo”.

Rodríguez, que trabaja con “Médicos Sin Fronteras”, visitando comunidades de montaña, dice que muchas de las mujeres a las que ayuda, están casadas con hombres que forman parte de los cárteles, el crimen organizado o están estrechamente vinculados a ellos.

Advierte que algunas mujeres son golpeadas y violadas todos los días por sus maridos. “Es violencia física y sexual, violencia económica y en muchos casos, aislamiento de sus amigos y familiares”, dice Rodríguez. “Los hombres están muy estresados al final del día. Van a sus casas y son violentos con sus esposas”.

En su opinión, muchos hombres han sido condicionados a ser misóginos desde una edad muy temprana y agregó que el sexismo virulento, se filtra desde los miembros de la familia, la televisión, las novelas, la iglesia, la escuela y otros hombres que comparten una visión del mundo similar.

Ella explica que es frustrante saber que será virtualmente imposible, para muchas de las mujeres a las que ayuda escapar de sus violentas parejas, ya que es muy peligroso para ellas irse.

“Hay algunos casos en los que la mujer escapa del marido”, añade Rodríguez. "Uno o dos casos entre cientos".

Dirigiendo su atención a la violencia de género que sufren las mujeres por parte de hombres que no conocen, observa que una madre le dijo recientemente que teme que su hija, no regrese a casa cada vez que sale de casa.

“Me preocupo hasta que la escucho regresar”, agrega la madre, que conoce a otras mujeres de la comunidad que han sido agredidas sexualmente. “No hay nadie a quien acudir. Aquí no hay ley”.

Rodríguez explica que las mujeres “saben muy bien” que aventurarse a ordeñar las vacas o llevar a los animales a pastar, recolectar cosechas o leña, puede hacer que no regresen a casa.

“No puedes hablar con nadie aquí, eso podría ponerte en riesgo”, le dice una mujer. “A veces tengo ganas de huir, pero no sé cómo trabajar”, interviene otra mujer. “No sé hacer nada y no es fácil con todos mis hijos y los conflictos armados”.