¿Por qué a algunos mexicanos no les importaría que gane Donald Trump?

Como candidato Trump fue cruel y agresivamente antimexicano, pero como presidente es más cordial.

Chris Havler-Barrett
lunes 02 noviembre 2020 14:06
<p>Migrantes sostienen una piñata con la imagen del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.</p>

Migrantes sostienen una piñata con la imagen del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Read in English

En el período previo a las celebraciones del Día de Muertos, quizás el día más importante del calendario mexicano, las piñatas de Donald Trump adornan los puestos de los comerciantes en la Ciudad de México. Está claro a quién apoyan los dueños de los puestos aquí y en todo el país.

Este año, sin embargo, el 3 de noviembre, solo un día después, podría resultar aún más importante para los mexicanos, tanto para los que viven en el país como para los que trabajan en Estados Unidos.

Karen Vianey es administradora en Oaxaca, la capital culinaria y cultural de México. "¿Qué quieren los mexicanos de las elecciones?" ella pregunta. “Es difícil de decir. Siempre hemos tenido una estrecha relación comercial con Estados Unidos. Es complicado”. 

“Donald Trump ha tratado de cortar la línea de comunicación entre mexicanos y estadounidenses”, explica Vianey. “Siempre ha habido una buena relación entre México y Estados Unidos, y ahora se ha deteriorado bastante”.

“Es complicado” es una frase que resuena en todas las conversaciones sobre las relaciones entre México y Estados Unidos.

Como muchos otros al sur de la frontera, Vianey siente que los dos países tienen una herencia cultural compartida a través de su historia reciente y a través de la inmigración, que perdurará independientemente del resultado de las elecciones.

El sentimiento nacional es que la situación no es lo que parece. Como candidato, Trump fue cruel y agresivamente antimexicano, mientras que como presidente Trump es algo más cordial. Este cambio de enfoque ha significado que muchos mexicanos simplemente pasen por alto lo que él tenía que decir durante las elecciones anteriores.

Juan Pablo Acuña, maestro en la Ciudad de México, es directo sobre la elección que enfrentan los votantes el martes. “En mi opinión, esta es una de las elecciones más históricas de la historia de Estados Unidos y del mundo. Eso es porque parece que hay dos visiones del mundo que no se reconocen; Es un gran dilema social, ético y cultural”.

Cuando se le presionó para discutir el infame arrebato de Trump durante la campaña presidencial de 2016 - cuando llamó a los migrantes mexicanos que se dirigían a los Estados Unidos como "que traen drogas ... crimen ... y son violadores" - Juan Pablo fue despectivo. “No me lo tomo como algo personal; Sé que no somos lo que él dice que somos. Conozco gente hermosa aquí en México. No son violadores, no son lo que él dice que son los mexicanos. No me lo tomo demasiado en serio".

Esto ilustra la dicotomía en el corazón del problema aquí en México. No hay duda de que la mayoría de la nación quiere presenciar una victoria demócrata el martes por la noche. Muchos mexicanos tienen familiares y amigos que trabajan en Estados Unidos.

"Existe la opción de un nuevo y mejor gobierno y una sociedad más digna", dice Vianey sobre la posibilidad de una presidencia de Biden. "No se puede acomodar a todos, pero se pueden crear mejores relaciones sociales, culturales, económicas y políticas entre México y Estados Unidos".

A pesar de esta clara preferencia por Biden, la gente aquí es más optimista sobre la posibilidad de cuatro años más de Donald Trump. Existe una creencia genuina de que la administración Trump, aunque perjudica a los Estados Unidos, ha beneficiado a México de maneras que los gobiernos anteriores no lo hicieron.

“En realidad, pensé que éramos algo mejores, o algo buenos con Trump”, explica Jacob, un guía turístico que trata con clientes estadounidenses de forma regular. “Como México, estábamos obteniendo algunos beneficios como país”.

Ha habido un deshielo en las relaciones durante los últimos cuatro años, a pesar de la retórica constante sobre cosas como el muro fronterizo entre los dos países. Andrés Manuel López Obrador, que asumió como presidente de México en 2018, él mismo un populista, ha entablado una relación poco probable con Trump, llegando incluso a rechazar reuniones con los demócratas durante una visita a Washington en julio pasado.

Oscar, que dirige una pequeña librería política, tiene una visión más pragmática de las elecciones. “Sabemos con certeza que poco a poco hemos comenzado a estar de acuerdo entre nosotros un poco más desde que Trump ganó las elecciones, porque Estados Unidos se ha vuelto muy retraído en sí mismo. Esto le ha permitido a México poner su casa en orden, cosas que los gobiernos anteriores no nos dejaron hacer”.

“No sé del resto de América Latina, pero esta es la primera vez en 100 años que México ha podido respirar bajo el yugo de Estados Unidos”, continúa.

En los últimos cuatro años, el estado ha podido comenzar a enfrentar la epidemia de violencia que aqueja al norte del país, sin la constante intervención de Estados Unidos - y mientras la iniciativa “abrazos no balazos"- donde el gobierno ha optado por reintegrar la droga. miembros de pandillas, en lugar de ejecutarlos, ha resultado controvertido, el gobierno mexicano ha logrado avances concretos en la eliminación de los líderes de los cárteles en todo el país.

A pesar de esto, Oscar piensa que, en general, Estados Unidos estaría mejor bajo una administración de Biden. “Los gobiernos anteriores se han entrometido mucho en la política mexicana y han tratado de dictarnos lo que debemos hacer en nuestra política interna, pero ahora mismo, Estados Unidos tiene demasiados problemas con Donald Trump”.

Está claro que los mexicanos se sienten capaces de trabajar con cualquiera de los ganadores. Su mayor preocupación son aquellos que podrían verse afectados por los disturbios en los propios Estados Unidos. De vuelta en la Ciudad de México, Juan Pablo hace eco de este sentimiento. “Esto es más una vergüenza para la historia de Estados Unidos que para nuestra propia historia o para la relación entre nuestros dos países”, dice sobre la elección que enfrentan los votantes esta semana."Espero que el pueblo estadounidense no cometa el mismo error y que pueda evolucionar y crear una gran democracia y sí, respetar a la gente". asiente Jacob. “Creo que Trump no es un buen político para los estadounidenses”.

Hay un sentimiento común aquí de que México puede resistir cualquier cosa, pero si se le da la opción, preferiría resistir a Joe Biden.