México festeja el Día de la Raza con el retiro de un monumento a Cristóbal Colón

La Ciudad de México retiró la estatua del descubridor de América unos días antes de que se festejara el Día de la Raza

Via AP news wire
lunes 12 octubre 2020 22:22
Las autoridades mexicanas no han detallado si el monumento será regresado a su lugar una vez que acaben las restauraciones a las que fue sometido
Las autoridades mexicanas no han detallado si el monumento será regresado a su lugar una vez que acaben las restauraciones a las que fue sometido
Read in English

Los mexicanos nunca han sentido mucho afecto por Cristóbal Colón, y los funcionarios se mostraron tímidos sobre por qué su estatua fue retirada de la avenida principal de la capital durante el fin de semana anterior a las celebraciones del Día de la Raza del lunes, que vio protestas en varias naciones latinoamericanas.

A diferencia de otras ciudades donde los manifestantes han derribado monumentos al explorador del siglo XV, en la Ciudad de México la estatua de bronce del siglo XIX se levantó suavemente de su pedestal con una grúa y se llevó para su restauración. Pero los líderes evadieron la cuestión de cuándo volvería o si volvería.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que fue solo una coincidencia que fue removida justo antes del aniversario de la llegada de Colón a las Américas, conocido en el mundo de habla hispana como "Día de la Raza". En los últimos años, grupos de izquierdas e indígenas han pintado con aerosol la estatua el 12 de octubre, así como durante muchas otras protestas, y parecía probable que lo hicieran nuevamente este año.

“Hasta donde yo sé, bajaron la estatua para restaurarla. Y sí, coincidió con la fecha de hoy, pero eso no debe malinterpretarse". López Obrador dijo, aunque reconoció que “es una fecha muy controvertida y que se presta a ideas conflictivas y conflictos políticos”.

En el estado occidental de Michoacán, en México, una coalición de comunidades mayoritariamente purépechas marcó el lunes bloqueando las carreteras que conducen a sus territorios y emitió un comunicado diciendo que "no fuimos 'descubiertos'... nuestras tierras fueron invadidas y saqueadas, no descubiertas".

En otras partes de la región, una marcha no autorizada en apoyo del grupo indígena más grande de Chile, los mapuche, estalló en enfrentamientos cuando la policía intentó detener la manifestación. Los mapuche resistieron durante mucho tiempo a los conquistadores españoles, y más tarde al gobierno chileno, y la marcha se realiza anualmente para llamar la atención sobre su difícil situación y reiterar sus reclamos de recuperar tierras ancestrales.

En Bolivia, los manifestantes pintaron de rojo una estatua de Colón para simbolizar la sangre de los pueblos indígenas y también vistieron una estatua de la reina Isabel I con la ropa de una mujer indígena Chola durante las manifestaciones en lo que se conoce allí como el "Día de la Descolonización".

En México, López Obrador se opone a la conquista y tiene un gran aprecio por la historia, pidiendo a los mexicanos que "no se desahoguen con las estatuas". Nuevamente exigió durante el fin de semana que España y la Iglesia Católica Romana se disculpen por los abusos cometidos durante la conquista de México en el siglo XVI, aunque España ya se negó a disculparse en 2019.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia, que supervisa dichos monumentos, dijo únicamente que “la fecha de devolución de la estatua la determinará el gobierno de la Ciudad de México” una vez que se completen los trabajos de restauración. Hay otra estatua más pequeña de Colón en la capital, pero se encuentra en una franja mediana poco visitada.

La alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, se negó a decir mucho sobre el destino de la estatua.

“Quizás ahora que está siendo restaurado y todo, valdría la pena reflexionar sobre lo que representa”, dijo.

Sobre si la estatua debe ser devuelta, Sheinbaum dijo: “No estoy diciendo que no, no estoy diciendo que sí. Ni siquiera creo que la jefa de gobierno deba tomar esa decisión solo; Creo que debería abrirse un debate”.

También planteó la cuestión de si las calles de la ciudad deberían seguir llevando los nombres de brutales  conquistadores españoles como Pedro de Alvarado, uno de los oficiales de Hernán Cortés al que se culpa de una masacre de personas en Tenochtitlán, la capital azteca que se convirtió en Ciudad de México. Un tramo de la calzada México-Tacuba, una de las calles más antiguas de América, lleva el nombre de “Puente de Alvarado” en honor al conquistador.

“Creo que valdría la pena que los historiadores, el público y todos reflexionen sobre eso, a la luz del próximo año”, dijo Sheinbaum - 2021 es el 700 aniversario de la fundación de Tenochtitlán, el 500 aniversario de su caída ante Cortés, y el bicentenario de la victoria de la lucha por la independencia de México de 1810-1821 contra España.

La mayoría de los mexicanos tienen ascendencia indígena y son muy conscientes de que durante y después de la conquista, millones de indígenas murieron a causa de la violencia y las enfermedades.

“No estoy de acuerdo con tener ese tipo de monumentos en las calles porque creo que representan opresión”, dijo el sábado Viridiana Chacón, especialista en marketing, al pasar por la base vacía donde se encontraba la estatua.

El sábado, López Obrador publicó una carta abierta al Papa Francisco en la que decía: “La Iglesia católica, la monarquía española y el gobierno mexicano deben disculparse públicamente por las atrocidades ofensivas que sufrieron los indígenas”.