Represión fronteriza de Biden reduce 90 por ciento los cruces haitianos

El gobierno de Biden ha reconocido el peligro de deportar a los haitianos a un país inestable como el suyo, pero ha aumentado los vuelos de expulsión

Josh Marcus
viernes 12 noviembre 2021 16:38
Thousands of migrants, refugees set off from Mexico to US

La represión de la administración Biden contra los aproximadamente 15.000 migrantes haitianos que llegaron al cruce fronterizo entre Estados Unidos y México en Texas este año parece estar teniendo el efecto deseado.

La administración activó políticas de expulsión por la vía rápida y comenzó a enviar hasta siete vuelos de migrantes al día de regreso a Haití; subsecuentemente, el número de migrantes haitianos que intentan cruzar a los EE.UU. se redujo en más del 90 por ciento en octubre, según datos preliminares de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

“La administración Biden ha girado hacia una posición clara y definida sobre cómo tratará la llegada de migrantes haitianos”, aseguró Cris Ramon, analista de políticas de inmigración en Washington, a The Washington Post, medio que obtuvo las cifras. “Al apoyarse en gran medida en las expulsiones, la gente se lo piensa dos veces”.

El mes pasado, alrededor de 1.000 haitianos fueron detenidos en la frontera, superando más de 17 veces la cantidad de septiembre, cuando las imágenes de un campamento fronterizo abarrotado en Del Rio, Texas, a lo largo del río Grande, se convirtieron en un escándalo para la administración , al igual que las duras tácticas de los agentes de la Patrulla Fronteriza, que atacaron a las familias a caballo e hicieron movimientos de látigo con las riendas.

La administración condenó las tácticas de los agentes y pidió una investigación, mientras que la vicepresidenta Kamala Harris comparó fotos impactantes de su aplicación con “imágenes de algunos de los peores momentos de nuestra historia donde ese tipo de comportamiento se ha utilizado contra las personas indígenas de nuestro país, ha sido utilizado contra las personas afroamericanas durante tiempos de esclavitud”.

Al mismo tiempo, la administración aumentó su uso del Título 42, una directiva de inmigración de la era Trump que permite deportaciones aceleradas sin seguir el proceso normal de asilo, con el pretexto de proteger la salud pública durante el coronavirus. (La política fue la favorita del archiconservador asesor de Trump, Stephen Miller, un acérrimo opositor de la inmigración, y ha sido condenada como innecesaria por las autoridades de salud pública).

Joe Biden adoptó un enfoque de inmigración más suave que su radical predecesor, y el destino de los haitianos que llegan a Estados Unidos ejemplifica las dos formas en que Biden ha cambiado el sistema de inmigración de Estados Unidos y al mismo tiempo lo ha mantenido igual.

En mayo, la administración extendió las protecciones migratorias de estatus de protección temporal a los inmigrantes haitianos que ya vivían en los Estados Unidos sin estatus, y señaló que las deportaciones de regreso a Haití serían demasiado inseguras dadas las condiciones inestables del país.

Las cosas solo han empeorado desde entonces, después de que el presidente de Haití fuera asesinado en julio y un terremoto dañara gran parte del país en agosto. Durante la primera mitad de 2020, la administración redujo su uso del Título 42 contra los haitianos que cruzaron la frontera, reduciendo drásticamente las expulsiones de estas personas en el marco de este programa, del 55 por ciento en enero a solo el 8 por ciento en julio.

Sin embargo, en otros aspectos, la administración Biden no se ve tan diferente de la de Trump, incluida su continua dependencia del Título 42, que se ha utilizado para expulsar a más de 1.3 millones de migrantes desde marzo de 2020.

Incluso en áreas donde la administración sí quiere cambiar las cosas, los estados republicanos y la Corte Suprema han impedido que Biden revoque la política de la administración Trump llamada “Permanecer en México”, que dejó varados a miles de migrantes en miserables campamentos fronterizos y refugios en México mientras esperaban que se procesaran sus peticiones.

Los expertos en derecho internacional y las organizaciones de derechos han criticado al presidente Biden por seguir cerrando la frontera a los migrantes bajo trampas de salud pública, incluso cuando Estados Unidos se reabre a los viajes internacionales.

Y algunos funcionarios de la administración han dimitido.

En septiembre, Daniel Foote, el enviado especial de Estados Unidos a Haití, renunció, en protesta por las deportaciones, diciendo que “no será asociado con la inhumana y contraproducente decisión de Estados Unidos de deportar a miles de refugiados haitianos e inmigrantes ilegales a Haití” desde la frontera de Estados Unidos.

En octubre, se unió a él Harold Koh, un alto funcionario legal del Departamento de Estado, quien calificó la dependencia continua del Título 42 como “ilegal”, “inhumana” y “no digna de esta Administración a la que apoyo tan firmemente”.