La victoria judicial de Meghan Markle tendrá un profundo impacto en la libertad de prensa

El hecho de que el tribunal haya dado tanta importancia a la expectativa de privacidad de Meghan refleja un cambio más amplio en la forma en que la gente trata de suprimir la información que no le gusta, escribe Jasper Jackson

jueves 02 diciembre 2021 22:50
<p>Algunos advierten que el fallo a favor de la duquesa de Sussex supone un golpe para la libertad de prensa </p>

Algunos advierten que el fallo a favor de la duquesa de Sussex supone un golpe para la libertad de prensa

Read in English

Ni la duquesa de Sussex ni el Mail on Sundayhan salido de su última batalla legal con un buen sabor de boca, pero la derrota judicial del Mail por la carta filtrada de Meghan Markle a su padre es un recordatorio de las mayores amenazas a la libertad de expresión.

Por parte de la duquesa, la admisión de que había enseñado el borrador de la carta a ella y al jefe de comunicaciones del príncipe Harry parecía socavar las afirmaciones de que esperaba que su contenido fuera privado. Ella había dicho a Jason Knauf: “Todo lo que he redactado es con el entendimiento de que podría ser filtrado, por lo que he sido meticulosa en mi elección de palabras”.

Cualquier reclamación de “expectativa de privacidad” tampoco se vio favorecida por su disculpa por haber engañado al tribunal, ya que había olvidado haber aprobado alguna vez los borradores a los autores de una biografía sobre ella, Finding Freedom.

Por parte del Mail, su argumento de que estaba totalmente justificado publicar grandes partes de la carta para contrarrestar los reportes poco halagadores sobre el comportamiento de Thomas Markle suena bastante vacío. Es difícil imaginar que el principal interés del periódico fuera la protección del buen nombre de Thomas Markle, en lugar de las ventas y los clics que vienen con prácticamente cualquier historia salaz sobre la realeza.

Inevitablemente, habrá graves advertencias de que esta sentencia supone un golpe para la libertad de prensa, al permitir a los ricos y poderosos encubrir su mal comportamiento alegando invasión de la intimidad. Pero las razones por las que el Mail perdió han hecho poco daño a la crucial defensa del interés público para el periodismo. El tribunal decidió que podría haber sido “adecuado publicar una pequeña parte de la carta” para equilibrar otros reportes sobre Thomas Markle, pero no “la mitad de la carta”. El tribunal puede haber decidido a favor de la privacidad, aunque lo sopesó igualmente con el derecho del público a saber.

Y, sin embargo, el hecho de que el tribunal haya dado tanta importancia a la expectativa de privacidad de Meghan refleja un cambio más amplio en la forma en que la gente, muchos menos sabios que la duquesa, tratan de suprimir la información que no les gusta.

Las empresas y los individuos poderosos están recurriendo rápidamente a las leyes de protección de datos, privacidad y confidencialidad como forma de evitar que sus sucios secretos salgan a la luz. Y no se trata del tipo de chismes que constituían el grueso de las historias que se obtenían ilegalmente por medio de la piratería telefónica en el News of the World. Se trata de un comportamiento incorrecto, a veces delictivo, que causa un daño real a personas reales.

Mientras el tribunal fallaba a favor de la duquesa de Sussex, otro caso menos glamoroso, pero más importante, se abría paso en el Tribunal Supremo. El caso ZXC contra Bloomberg se ha presentado por unos reportajes sobre una investigación penal de un empresario que se basaba en documentos confidenciales.

El caso asustó a los abogados de los medios de comunicación, ya que en las audiencias anteriores los jueces rebajaron la importancia del interés público de informar sobre las acusaciones de irregularidades, en comparación con el derecho a la intimidad. Si el Tribunal Supremo confirma esas sentencias anteriores, nuestro sistema jurídico, basado en los precedentes, habrá hecho mucho más difícil para los periodistas el uso de documentos y comunicaciones confidenciales, incluso si revelan graves irregularidades.

No es tan cautivador como “Tabloide contra Duquesa”, pero el caso desempeñará un papel crucial a la hora de decidir dónde trazamos la línea entre la privacidad y el derecho del público a saber. Si no tenemos cuidado, las leyes diseñadas para detener las violaciones innecesarias y perjudiciales de la privacidad simplemente protegerán a quienes tengan algo desagradable que ocultar.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in