EE.UU.: el secretario de Seguridad Nacional insiste en que es seguro enviar a los migrantes de regreso a Haití

El secretario de Seguridad Nacional dice que Haití es “capaz de recibir personas” a pesar del “terremoto trágico y devastador”

Gustaf Kilander
sábado 25 septiembre 2021 21:14
Brutal aumento de la violencia en Haití
Read in English

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, ha insistido en que es seguro enviar migrantes de regreso a Haití, contradiciendo al exenviado especial al país Daniel Foote, quien criticó duramente al gobierno de Biden por su política “inhumana” hacia los migrantes haitianos.

“Hemos continuado estudiando las condiciones en Haití y, de hecho, hemos determinado, a pesar del trágico y devastador terremoto, es capaz de recibir individuos”, manifestó Mayorkas durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca el viernes. También reveló que 17 vuelos de expulsión han viajado a Haití con unas 2 mil personas.

Aquellos que no hayan sido expulsados serán puestos en proceso de expulsión. Alrededor de 12,400 casos de personas serán escuchados por jueces de inmigración, según Mayorkas.

“No me asociaré con la decisión inhumana y contraproducente de los Estados Unidos de deportar a miles de refugiados e inmigrantes ilegales haitianos a Haití, un país donde los funcionarios estadounidenses están confinados a recintos seguros debido al peligro que representan las bandas armadas que controlan la vida diaria”, expresó Foote en su carta de renuncia el miércoles.

Una gran cantidad de los migrantes que intentan ingresar a los EE. UU. están siendo expulsados bajo el Título 42, una política que comenzó bajo la administración Trump y que permite a los EE. UU. regresar a los migrantes sin permitirles solicitar asilo si representan un riesgo para la salud pública. Durante la pandemia, el Título 42 ha impedido que muchos ingresen a los EE. UU. por la frontera sur.

Algunos demócratas han instado a la administración Biden a detener la expulsión de haitianos, ya que su país enfrenta múltiples crisis: un terremoto mató recientemente a más de 2 mil personas y causó una devastación generalizada, el país no ha logrado tomar el control de la propagación de covid-19 y tiene una tasa de vacunación muy baja, y el caos político se ha apoderado del país desde que el presidente Jovenel Moïse fue asesinado el 7 de julio.

“Designamos a Haití para el estatus de protección temporal para aquellos ciudadanos haitianos residentes en los Estados Unidos que estén aquí antes del 29 de julio”, expresó Mayorkas el viernes. “Y éramos conscientes del asesinato que ocurrió, y no estábamos seguros de los resultados de ese asesinato en términos de la estabilidad del orden político. Una vez que un nuevo líder asumió el cargo y las cosas parecen calmarse, determinamos que la fecha del 29 de julio era equitativa para abordar el alivio humanitario de los ciudadanos haitianos que ya residen en los Estados Unidos”.

“Tomamos una determinación basada en los estándares legales y los hechos son que, de hecho, las personas podrían ser devueltas al país en su conjunto”, agregó.

Leer más: Mientras China presiona, partido de Taiwán elige a líder

Foote declaró que el pueblo haitiano está “sumido en la pobreza” y es “rehén del terror, secuestros, robos y masacres de bandas armadas” y que está “sufriendo bajo un gobierno corrupto” que tiene alianzas con esas bandas.

Al argumentar en contra de la deportación de los migrantes haitianos que viajaron a la frontera sur de Estados Unidos, Foote explicó que Haití “simplemente no puede apoyar el regreso forzado de miles de migrantes que carecen de comida, refugio y sin dinero a una tragedia humana adicional evitable”.

“El estado colapsado no puede proporcionar seguridad o servicios básicos, y más refugiados alimentarán más desesperación y crimen. La creciente migración a nuestras fronteras solo crecerá a medida que se sume a la miseria inaceptable a Haití”, escribió.

Añadió que Haití necesita “asistencia inmediata” y “dinero para entregar las vacunas contra el covid y tantas otras cosas”.

Tras criticar la interferencia política internacional en el país, añadió que lo que los haitianos “realmente quieren” es elegir su propio camino “sin titiriteros internacionales y candidatos favorecidos”.

“La semana pasada, las embajadas de Estados Unidos y otras en Puerto Príncipe emitieron otra declaración pública de apoyo … Al primer ministro de facto no electo, el Dr. Ariel Henry, como líder interino de Haití, y han continuado promocionando su ‘acuerdo político' sobre otro acuerdo anterior más amplio guiado por la sociedad civil”, agregó Foote.

“La arrogancia que nos hace creer que deberíamos elegir al ganador, nuevamente, es impresionante. Este ciclo de intervenciones políticas internacionales en Haití ha producido consistentemente resultados catastróficos. Más impactos negativos en Haití tendrán consecuencias calamitosas, no solo en Haití, sino en Estados Unidos y nuestros vecinos del hemisferio”, concluyó el exenviado.

"Es lamentable que, en lugar de participar en un proceso de políticas orientado a soluciones, el Enviado Especial Foote haya renunciado y haya caracterizado erróneamente las circunstancias de su renuncia”, opinó el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en un comunicado a The Independent. "No aprovechó la amplia oportunidad para plantear preocupaciones sobre la migración durante su periodo y decidió renunciar”.