Familia de mujer indígena que mató a presunto violador “en defensa propia” pide clemencia a juez

El juez federal podría sentenciar a Maddesyn George a hasta 17 años de cárcel, escribe Andrew Buncombe

lunes 18 octubre 2021 16:05
Las reclamaciones de las comunidades indígenas de Canadá
Read in English

La familia de una mujer nativa americana que mató a tiros a su presunto violador en lo que ella dice fue “defensa propia”, ha apelado a un juez federal que podría encarcelarla por casi 20 años.

Maddesyn George, de 27 años, madre de un hijo de 18 meses, debe comparecer el próximo mes ante un juez que determinará su destino por un incidente ocurrido el verano pasado.

El 12 de julio de 2020, en la reserva india de Coleville en el este del estado de Washington, George disparó y mató a Kristopher "Buddy" Graber cuando se acercaba a la ventanilla de su automóvil. Ella ha alegado que Graber la había violado la noche anterior y que temía por su vida.

Su caso fue investigado inicialmente por fiscales tribales, antes de ser tomado por las autoridades federales que la acusaron de asesinato en segundo grado, posesión de un arma de fuego robada, robo y posesión de metanfetamina con intención de distribución.

George, que ha pasado 15 meses en la cárcel esperando la fecha del juicio, enfrenta hasta 17 años de cárcel, posiblemente en la prisión federal de mujeres de Dublin, California, que según su familia está a 1.000 millas de distancia.

“Maddesyn tiene el corazón de oro. Ayudaría a cualquiera. En el fragor de las cosas, y con él tratando de lastimarla de nuevo, ella se protegió”, dijo la madre de George, Jody George, en un video hecho como parte de una campaña para crear conciencia sobre el caso.

El abogado de George, Steve Graham, dijo a The Independent que el equipo de la defensa estuvo de acuerdo en que ella disparó fatalmente a Graber. Pero dijo que lo hizo después de que él la violara y porque temía por su bienestar.

"Ella temía por su vida debido a sus acciones la noche anterior", dijo. "La había violado la noche anterior y él era una persona notoriamente violenta".

En una presentación a los fiscales federales este verano, Graham escribió: “Maddesyn George actuó en defensa propia cuando le quitó la vida a Kristopher Graber. Le dieron la metanfetamina y el dinero con el que salió de la casa del Sr. Graber. Cuando le disparó al Sr. Graber, él venía tras ella y la amenazaba, y ella tenía miedo de que la mataran, la hirieran gravemente o la violaran (de nuevo)”.

Graham también envió a los fiscales una fotografía de esposas de acero supuestamente tomadas junto a la cama de Graber. Escribió que los fiscales buscaban negarle el derecho a usar la defensa propia en su caso legal. Afirmó que los fiscales estaban "haciendo dudar de su percepción" a su cliente al tratar de sugerir que no había sido violada.

Añadió: "La autodefensa, como afirma Maddesyn George, no es en absoluto una defensa poco convencional según la ley estadounidense".

A fines de julio, George llegó a un acuerdo con los fiscales federales que la haría declararse culpable de homicidio voluntario y posesión de más de cinco gramos de metanfetamina con la intención de distribuirla. El cargo por drogas conlleva una sentencia mínima de cinco años y una máxima de 40.

Tess Abrahamson-Richards, miembro del equipo de apoyo de George, dijo que su cliente aceptó el trato porque calcularon que era la mejor oportunidad para llevarla "a casa con su bebé lo antes posible debido a la enorme sentencia con la que la estaban amenazando antes".

En respuesta a preguntas específicas sobre el caso, los fiscales federales compartieron con The Independent una presentación adicional al tribunal realizada en septiembre.

En ella, escribieron que la acusada “disparó un solo disparo desde detrás de la puerta de un auto cerrada a Kristopher Graber, dándole en el corazón. Graber, que tenía un cigarrillo en la mano izquierda cuando murió, se había acercado a George la mañana del 12 de julio de 2020 para recuperar dinero, drogas y una pistola, que George le robó la noche anterior”.

Agregó: "Como mínimo, mostró extrema imprudencia al levantar un arma de fuego cargada del piso, apuntar a la víctima y dispararle, mientras la víctima estaba al otro lado de la puerta cerrada del automóvil fumando un cigarrillo".

Cuando se le preguntó sobre la afirmación de George de que se le está impidiendo afirmar que actuó en defensa propia después de ser violada, los fiscales señalaron parte del acuerdo de culpabilidad que decía que no se le impedía presentar argumentos o hechos adicionales en el momento de la sentencia.

Los activistas dicen que el caso de George destaca la forma en que las autoridades tratan con frecuencia a las mujeres nativas americanas, quienes son víctimas de violencia con mucha más frecuencia que las mujeres blancas. Por ejemplo, dicen que George no recibió una revisión con kit de violación cuando las autoridades tribales la detuvieron inicialmente, a pesar de que ella les dijo que había sido agredida.

Los activistas dicen que un estudio de 2016 publicado por el Instituto Nacional de Justicia, encontró que más del 80 por ciento de los indígenas estadounidenses han sido víctimas de alguna forma de violencia y más de la mitad de las mujeres indígenas han sufrido violencia sexual. Dicen que el sistema legal con mayor frecuencia descuida o agrava el daño en lugar de brindar apoyo y reparación.

Earth-Feather Sovereign, miembro de las tribus Colville y fundadora del grupo sin fines de lucro Mujeres Indígenas Desaparecidas y Asesinadas Washington, dijo que la persecución de los pueblos indígenas que comenzó hace siglos con Cristóbal Colón continúa hasta el día de hoy.

Demasiadas personas no nativas no veían a las comunidades indígenas como completamente humanas, dijo, y hacían generalizaciones sobre el uso de drogas.

“Algunas personas piensan que ser violada es parte de esa vida si usas drogas”, dijo. "Pero no lo es. Es absolutamente inaceptable. Creo que Maddysen no sabía a quién acudir".

A pesar de que George ha llegado a un acuerdo de declaración de culpabilidad, el tribunal no está obligado a aceptar las recomendaciones de sentencia formuladas por los fiscales.

Como resultado, la jueza federal Rosanna Peterson, del Distrito Este de Washington, podría sentenciar a la Sra. George a hasta 17 años cuando se presente el 2 de noviembre.

En su presentación del mes pasado, los fiscales federales con sede en la ciudad de Spokane, a 120 millas de la reserva de Coleville, dijeron que solicitarían una sentencia de "17 años de encarcelamiento y un período de por vida de libertad supervisada". Reconocieron que 17 años estaba por encima del rango de las pautas de sentencia consultiva, pero afirmaron que era apropiado dado el historial criminal de George.

La Policía Tribal de Coleville, que inicialmente detuvo a George, no respondió a preguntas. El Departamento de Justicia no respondió a preguntas. La familia de Graber, quien presuntamente violó a George, no respondió a los mensajes enviados por The Independent.

Un informe en The Inlander citó a un miembro de la familia de Graber diciendo que no querían discutir el caso hasta después de la audiencia.

Abrahamson-Richards dijo que los amigos y simpatizantes de George esperaban que el juez “desestimara y anulara los cargos en su contra y que ella pudiera irse a casa para estar con su bebé”.

La madre de George agregó: “Ella no se merecía lo que le pasó. Ojalá estuviera conmigo ahora. Solo quiero sostenerla y abrazarla. La extraño mucho".