Luca: es una hermosa evocación de la posibilidad juvenil

La animación es un himno hermoso y de corazón tierno a los veranos de la infancia pasados con narices quemadas por el sol y dedos callosos.

Clarisse Loughrey
lunes 21 junio 2021 05:01
Disney and Pixar’s Luca _ Official Trailer _ Disney+.mp4
Read in English

Dir: Enrico Casarosa. Protagonizada por: Jacob Tremblay, Jack Dylan Grazer, Emma Berman, Marco Barricelli, Saverio Raimondo, Maya Rudolph, Jim Gaffigan. Cert PG, 96 mins.

Pixar, desde sus inicios, siempre ha estado envuelto en un juego de superación consigo mismo. Ningún concepto, ni la muerte, la depresión, ni nuestro sentido fundamental de propósito, puede ser demasiado pesado para representar en colores brillantes, personajes de dibujos animados con ojos de luna y microcosmos caprichosos atrapados entre los planos de la realidad y la imaginación. El último del estudio, Luca, se siente como una excepción a esas reglas.

Nunca hace preguntas tortuosas a su audiencia. No tienes que imaginar lo que le dirías a un ser querido fallecido si tuvieras la oportunidad de verlo por última vez (a la en adelante). No estás obligado a pensar en lo que es cuando miras a tu alrededor y te das cuenta de que has superado la vida que te has construido (mirándote, Toy Story 4). Es rigurosamente no filosófico de una manera que demuestra ser su mayor fortaleza.

Luca es un himno hermoso y de corazón tierno a los veranos de la infancia pasados con narices quemadas por el sol y dedos callosos, y a las amistades que nos han ayudado a descubrir quiénes somos. En su corazón hay dos chicos, Luca (Jacob Tremblay) y Alberto (Jack Dylan Grazer), jóvenes monstruos marinos, para ser precisos, que viven frente a las costas de la Riviera italiana en algún momento de mediados del siglo pasado. Los que están en la tierra han cazado a los que están en el mar durante generaciones. Es demasiado peligroso salir a la superficie, o eso dicen los padres de Luca (Maya Rudolph y Jim Gaffigan).

Su hijo se enorgullece de ser un niño obediente, por lo que recoge sus saltamontes, anda deprimido con su bandada de mascotas a pescado y sueña con estar donde está la gente. Entonces, aparece Alberto, el valiente, que le dice "Silenzio, Bruno" a todos sus miedos. Es una de las muchas frases improvisadas en italiano que repite sin preocuparse mucho por el significado. Juntos, los niños exploran todos los pequeños placeres de la existencia humana. El director Enrico Casarosa, cuyo trabajo anterior incluye el cortometraje nominado al Oscar La Luna, se inspiró en gran medida en su propia juventud en Génova, donde se hizo amigo cercano de Alberto, que era tan rebelde como su contraparte en la pantalla.

Su película se refracta a través de esos recuerdos dorados: de calles adoquinadas, colinas verdes, acantilados cincelados, helado frío, viejas Vespas y platos llenos de trenette al pesto. Incluso el estilo de animación se siente más deliberadamente infantil de lo habitual. Los bordes son más suaves, mientras que la paleta es vibrante y relativamente simple. Incluso hay una cualidad táctil en todo esto que recuerda vagamente a la plastilina, particularmente la película de 2016 de Claude Barras Mi vida como calabacín, que de manera similar basa su historia en el punto de vista de un niño.

Luca descubre que los monstruos marinos pueden adoptar formas humanas cada vez que abandonan el agua, en transformaciones brillantes que son técnicamente complejas de animar, pero que parecen tan naturales y sin esfuerzo como pueden ser. Es en la cercana ciudad de Portorosso donde conocen a Giulia (Emma Berman, la recién llegada a este elenco universalmente brillante y brillante), que está ansiosa por frenar el ego del esnob local Ercole (Saverio Raimondo) al ganar el triatlón anual de la ciudad. Ercole no se ha mostrado amable con Luca y Alberto, dos forasteros a los que ve sólo como "vagabundos".

Leer más:Salma Hayek tendrá su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood

El guión, de Jesse Andrews y Mike Jones, sirve como una especie de alegoría polivalente, en la que el público es libre de centrarse en su subtexto queer, su reprimenda de la xenofobia o su triunfo contra cualquier faceta de la mezquindad. Lo importante es la forma en que la película desentraña con delicadeza cómo el prejuicio se fortalece cuando se propaga sin cuestionar a través de generaciones. El placer de Luca radica menos en sus aportaciones intelectuales que en las profundas sensaciones que suscita. Es una hermosa evocación de la posibilidad juvenil: del sol cayendo, el viento en tu cabello y un camino frente a ti que parece que nunca llegará a su fin.