Piden a Lindsey Graham renunciar tras sugerir desechar boletas electorales en Georgia

El senador sugirió en una llamada telefónica con el secretario de estado de Georgia descartar algunos votos para favorecer a Trump 

Graeme Massie@graemekmassie
miércoles 18 noviembre 2020 21:11

Aumenta la presión sobre Lindsey Graham tras su polémica llamada con el secretario de estado de Georgia

Read in English

Se han hecho pedidos para que el aliado de Donald Trump, Lindsey Graham, renuncie por su controvertida llamada telefónica acerca de las boletas electorales de Georgia.

La presión ha aumentado sobre el senador Graham después de que un funcionario corroboró la llamada en la que le preguntó al secretario de estado del estado sobre la posibilidad de descartar las papeletas legales.

Ahora la representante demócrata Pramila Jayapal , copresidenta del grupo progresista del Congreso, ha pedido a Graham que renuncie por su interferencia.

"Lindsey Graham debe renunciar", tuiteó.

“Ahora se ha corroborado que instó al Secretario de Estado de Georgia a encontrar una manera de descartar los votos emitidos legalmente.

"Debe haber responsabilidad y justicia por este peligroso ataque a nuestra democracia".

Un demócrata de Nueva York también atacó las acciones de Graham.

"Parece que Lindsey Graham puede haber cruzado la línea hacia la ilegalidad como parte de un esfuerzo por arrancar la victoria de Joe Biden en Georgia, y tal vez esto sea parte de un plan para intentar robar esta elección en otros lugares", dijo el representante Hakeem Jeffries.

Los líderes de derechos civiles también han criticado a Graham por sus acciones e instaron a los comités del Senado a iniciar una investigación inmediata.

Se está llevando a cabo un recuento manual en Georgia después de que Biden venciera al presidente saliente por alrededor de 14.,000 votos para obtener el estado y ganar sus 16 votos en el colegio electoral.

Un importante asesor del secretario de estado de Georgia, Brad Raffensperger, confirmó que estaba en la línea cuando Graham le preguntó al jefe de elecciones del estado si tenía el poder para tirar algunas papeletas de voto en ausencia.

Raffensperger dice que lo tomó como una sugerencia de su compañero republicano de que debería interferir en la carrera.

"Seguro que parecía que quería seguir ese camino", dijo Raffensperger al Washington Post a principios de esta semana.

Graham, quien donó 500,000 dólares para anular el resultado de las elecciones, ha negado la acusación y la ha calificado de "ridícula".

Dijo que, de hecho, la llamada tenía como objetivo fortalecer las leyes de identificación de votantes antes de las elecciones al Senado de Georgia en enero.

Sterling, que supervisa los sistemas de votación en Georgia, menciona que los comentarios de Graham "podrían haber ido un poco al límite" de lo que la gente encontraría aceptable, según CNN.

Raffensperger dice que Graham, uno de los aliados más vocales de Donald Trump, había puesto en duda la ley de concordancia de firma del estado y sugirió que los trabajadores electorales sesgados podrían haber contado las boletas con firmas no coincidentes.

Graham afirmó que también había llamado a los jefes electorales en Arizona y Nevada debido a su preocupación por la integridad de las elecciones en todo el país.

Pero esa afirmación fue rápidamente rechazada por la secretaria de estado de Arizona, Katie Hobbs.

La secretaria de Estado de Nevada, Barbara Cegavske, republicana, también negó haber hablado con Graham.

Más tarde aclaró que había hablado con el gobernador de Arizona pero que no recordaba con quién se había puesto en contacto en Nevada.