Lego hace bien en eliminar los roles de género: No existen los juguetes de “niña” y “niño”

¿No más Lego Friends dirigido a niñas con pastelitos y princesas? Maravilloso, no podría estar más feliz. Y California también merece elogios

Victoria Richards
martes 12 octubre 2021 18:55
"Gamers" notables: conoce la iniciativa Female Legends
Read in English

La primera vez que llevé a mi hija a jugar con otro niño fue con uno de su clase del kinder. Yo también fui, pero mientras tomaba una taza de té perfectamente agradable, noté algo inusual. El otro padre, tan nuevo en esto de juntar niños para jugar como yo, parecía visiblemente nervioso por caos de piezas de Lego en el suelo. "Tendré que buscar en el desván", se disculpó. “Para ver si tengo juguetes para niñas”.

Automáticamente, miré a nuestros hijos, que estaban jugando perfectamente felices juntos (por turnos para lanzarse sobre el respaldo del sofá, al parecer). Era temprano en sus pequeñas vidas, con apenas cuatro años cada uno, pero no era la primera vez que, como madre, había presenciado prejuicios de género.

Por ejemplo, un italiano en un café que, al ver mi barriga de embarazada de seis meses, me preguntó si sabía si iba a tener un niño o una niña. "Un niño", dijo, besando sus dedos. "Eso es lo que quieres."

Un taxista que me gritó: "Esperemos que tengas un niño; jugar con trenes es mucho más divertido que con muñecas".

O una mujer en el supermercado que, al ver a mi pequeña con su vestido favorito, que tenía el logo de Star Wars estampado en el medio, se inclinó hacia ella confabulada y bromeó: "¡No te puede gustar Star Wars - Star Wars es para niños!" Tuve que ver cómo la cara de mi niña se arrugaba como un acordeón.

También hubo un padre en la escuela que le dijo a mi hija (después de haber sido elegida como "jugadora de la semana" en su club de fútbol después de la escuela) que esperaba que "creen algunos clubes para niñas pronto", posbilemente para que su hijo no tenga que jugar con una niña en el equipo. Y la maestra de guardería, que automáticamente llevó a mi hijo y su amigo hacia los tractores y bloques de construcción, cuando lo que realmente quería hacer era jugar con muñecos de plástico y bebés en cochecitos.

Por todas estas (y muchas más) razones, la noticia de que Lego se comprometió a hacer que sus juguetes estén libres de prejuicios de género después de que una investigación global descubrió que los niños siguen enfrentando obstáculos debido a estereotipos de género antiguos, no podría ser más bienvenida. ¿No más Lego Friends dirigido a niñas con pastelitos y princesas? Maravilloso, no podría estar más feliz. Nunca he podido comprar solamente un set de Legos.

Y Lego no está solo: California va a hacer cumplir los pasillos de juguetes “neutrales en cuanto al género” en las tiendas minoritarias, el primer estado de EE.UU. en hacerlo. La nueva ley, que se promulgó el sábado, no prohíbe las secciones para niños y niñas en las tiendas, pero exige que las grandes tiendas también tengan una sección separada y neutral en cuanto al género, o se arriesgarán a recibir una multa.

Movimientos como este siguen una extensa investigación sobre los efectos a largo plazo de los estereotipos de género, que a menudo producen resultados impactantes. El estudio de Lego encuestó a casi 7.000 padres y niños de entre 6 y 14 años en el Reino Unido, Estados Unidos, China, Japón, Polonia, República Checa y Rusia, y descubrió que inculcar ideas fijas a los niños los estaba afectando de muchas maneras.

Los investigadores descubrieron que, mientras que las niñas crecían en confianza y estaban ansiosas por explorar una amplia gama de actividades, no ocurría lo mismo con los niños; de hecho, el 71 por ciento de los niños temía que se burlasen de ellos si jugaban con lo que describían como "juguetes para niñas". ¿Aún más revelador, si no sorprendente? Sus padres también estaban preocupados.

He visto ese tipo de comportamiento tomar forma constantemente, de manera anecdótica: El padre que hizo una ridícula demostración de horror cuando su hijo se apresuró a mostrarle que se había pintado las uñas en una fiesta en la calle; el hecho de que el hijo de mi mejor amiga, que se niega a usar cualquier cosa que no sea un tutú o un vestido de princesa, es constante y consistentemente obligado a escoger un género. La idea de que los niños simplemente quieran romper el molde; tratar de disfrazarse, avivar su lado cariñoso y enriquecedor jugando a ser “maestros”, nada de esto es alentado.

Y la investigación respalda esto: El análisis de Lego también encontró que las niñas son cinco veces más propensas a ser alentadas a bailar o disfrazarse que los niños cuando se trata de jugar, y tres veces más propensas a ser alentadas a tratar de hornear, mientras que los niños eran animados a llevar a cabo actividades actividades deportivas o de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Y nos preguntamos por qué hay una falta de representación tan lamentable para las mujeres que trabajan en la ciencia.

El problema es que este tipo de estereotipos de género perezosos no solo están desactualizados, sino que son activamente dañinos para todos. En 2019, The Fawcett Society publicó una investigación que mostró el impacto de por vida de los estereotipos de género en la infancia temprana: Del 45 por ciento de las personas que dijeron que habían experimentado estereotipos cuando eran niños, más de la mitad (51 por ciento) dijeron que habían limitado su opciones de carrera, y el 44 por ciento dijo que había dañado sus relaciones personales.

La mitad de todas las mujeres afectadas (53 por ciento) dijo que los estereotipos de género tenían un impacto negativo en quién se ocupaba del cuidado en su propia familia, y las mujeres mayores se veían particularmente afectadas. Siete de cada 10 mujeres más jóvenes (de 18 a 34 años) afectadas por estereotipos dijeron que creían que sus opciones profesionales se habían visto restringidas como resultado.

Y no son solo las mujeres, los niños y los hombres también lo sienten. Alrededor del 69 por ciento de los hombres menores de 35 años dijeron que creían que los estereotipos de género tenían un efecto dañino en la percepción de lo que significa ser hombre o mujer; y los hombres eran tan propensos como las mujeres a decir que los estereotipos de género que experimentaban habían afectado negativamente sus relaciones.

Entonces, ¿por qué las tiendas minoristas insisten en reforzar la denominada división de género? ¿Y veremos más marcas como Lego intentando marcar la diferencia?

Es poco probable, según Sam Smethers, director ejecutivo de Fawcett Society. “La evidencia muestra que no existe el cerebro femenino o masculino, pero los minoristas persisten en crear y perpetuar diferencias de género solo para vender productos”, dijo.

Pero tal vez todos también necesitemos observar nuestros propios comportamientos. Tómate un momento para responder a esta pregunta: Cuando buscas un regalo para niños en línea, ¿alguna vez escribes “regalos para niñas” o “regalos para niños”? Y cuando haces clic en los resultados, ¿se dividen en rosa y azul? Eso pensé.

Lo he hecho, tú lo has hecho, (probablemente) todos lo hemos hecho, especialmente cuando nos sentimos sin tiempo y sin inspiración. En esos momentos, ser dirigido directamente al "regalo perfecto" puede resultar útil y conveniente.

El problema es que ahora sabemos que marcar a los niños por género en realidad refuerza los estereotipos sobre lo que las niñas y los niños pueden (o no pueden) hacer, y tiene efectos duraderos y dañinos; impactando todo, desde la elección de una carrera hasta las relaciones saludables y la autoestima, lo último que cualquier padre o tutor desearía.

Un amigo que trabaja en marketing me dijo que las grandes marcas dividen conscientemente los productos para niños por género, porque aumentan las ventas. Ella dijo que esto es reactivo y dirigido por los consumidores, lo que significa que solo lo hacen porque es lo que estamos buscando.

Entonces, tal vez la respuesta para combatir el refuerzo de género cuando se trata de comprar esté en nosotros: Para detenerlo, simplemente debemos dejar de buscarlo.