Trump se burla de un reportero por recibir un disparo durante la cobertura de las manifestaciones

Policía de Los Ángeles publica video del ataque de un oficial con una bala de espuma a un manifestante

El hombre recibió el proyectil en la ingle pese a que no opuso resistencia y siguió las órdenes del oficial

Graig Graziosi
lunes 21 septiembre 2020 23:59
Read in English

El Departamento de Policía de Los Ángeles publicó imágenes de la cámara de un oficial de policía que disparó un proyectil de espuma en la ingle de un manifestante que no parece representar una amenaza para la policía.

En el video, un par de individuos despliegan una pancarta frente a la policía que dice "Retiren el financiamiento a la policía".

Los hombres protestaban por la muerte de George Floyd durante una manifestación el 2 de junio en Hollywood Boulevard.

Los oficiales arrancaron el letrero de los hombres y empujaron a uno de ellos al suelo. El segundo hombre se movió para ayudar a su amigo, pero un oficial lo alejó. El hombre se intimidó ante las instrucciones del oficial y mantuvo las manos en alto y las palmas abiertas durante todo el enfrentamiento.

A pesar de tener las manos en alto y obedecer a la policía, otro agente intervino y disparó al hombre en la ingle con un proyectil de espuma.

El oficial involucrado en el incidente está siendo investigado por la División de Investigación de la Fuerza de LAPD, según NBC4. La investigación se inició en respuesta a un artículo de LA Times que informaba sobre el tiroteo.

Un cineasta de 28 años llamado Ben Montemayor afirma que fue la víctima del ataque. Dijo en una publicación de Instagram que el proyectil de espuma le causó lesiones graves en los testículos y que, como resultado, tuvo que someterse a una cirugía de emergencia.

Los proyectiles, cartuchos de espuma "menos letales" de 40 mm, no fueron diseñados para causar lesiones graves, según la capitana Stacy Spell del Departamento de Policía de Los Ángeles.

Ella dijo que las balas están destinadas a herir, pero no a matar o mutilar.

"Está diseñado para no ser penetrante al distribuir energía en una amplia superficie", dijo Spell.

De acuerdo con las propias pautas de uso de la fuerza de LAPD, la fuerza "menos letal", que incluiría el uso del lanzador de 40 mm, solo debe usarse cuando un oficial cree razonablemente que un sospechoso está "resistiendo violentamente el arresto o plantea una inmediata amenaza de violencia o daño físico".

Las pautas dicen que las amenazas verbales de violencia o el incumplimiento básico no justifican el uso de las armas.

Durante toda la duración de las protestas provocadas por la muerte de George Floyd a manos del departamento de policía de Minneapolis, los manifestantes han informado de lesiones graves causadas por municiones no letales de la policía. Varias personas perdieron los ojos o sufrieron fracturas de cráneo cuando la policía les disparó balas no letales en la cabeza.

Spell dijo que la investigación del incidente probablemente tomaría varios meses y que los hallazgos del departamento eventualmente se enviarían al jefe de LAPD, Michel Moore.