Latinoamérica: oposición convoca a venezolanos al voto presencial en consulta

La consulta se realiza escasos días después de las elecciones legislativas, que fueron cuestionadas por la mayor parte de la comunidad internacional, en las que los candidatos de Maduro ganaron sin mayores dificultades 253 de los 277 escaños.

AP Noticias
sábado 12 diciembre 2020 13:07
<p>El activista opositor venezolano Leopoldo López habla en conferencia de prensa en Bogotá, Colombia, 10 de diciembre de 2020. López, quien abandonó la residencia del embajador español en Caracas en octubre y se exilió en España, viajó a Colombia para reunirse con el presidente colombiano Iván Duque.&nbsp;</p>

El activista opositor venezolano Leopoldo López habla en conferencia de prensa en Bogotá, Colombia, 10 de diciembre de 2020. López, quien abandonó la residencia del embajador español en Caracas en octubre y se exilió en España, viajó a Colombia para reunirse con el presidente colombiano Iván Duque. 

Luego de meses de letargo la oposición busca reanimar a los sectores adversos al mandatario Nicolás Maduro, golpeados por la crisis y la reciente pérdida de la Asamblea Nacional, al convocarlos el sábado a participar de manera presencial en una consulta contra el gobierno que se ha desarrollado en los últimos cinco días por internet y una aplicación móvil.

En diferentes puntos de la capital venezolana, otras ciudades del interior, y más de 50 países se desarrollará la llamada “consulta popular”, que no tiene validez legal y que utilizará la oposición para cuantificar sus fuerzas. Asimismo quiere obtener el aval de la comunidad internacional para que siga reconociendo al Congreso de mayoría opositora y a su líder, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela luego que culmine el actual período parlamentario el 5 de enero, indicaron analistas consultados por la AP.

La consulta se realiza escasos días después de las elecciones legislativas, que fueron cuestionadas por la mayor parte de la comunidad internacional, en las que los candidatos de Maduro ganaron sin mayores dificultades 253 de los 277 escaños y recuperaron así el control del Congreso, que habían perdido hace cinco años y era el único organismo en que la oposición tenía la mayoría.

Las principales fuerzas opositoras llamaron a boicotear la elección, alegando que era un “fraude”, lo que le facilitó el camino al oficialismo. Algunas organizaciones opositoras minoritarias que han mantenido diálogos con el gobierno y disidentes, a los que el Tribunal Supremo de Justicia les entregó el control de los partidos Acción Democrática, Primero Justicia y Voluntad Popular, rompieron con la coalición opositora para participar en la votación.

La abstención en las elecciones legislativas fue 69,5%, según las autoridades electorales, resultado que ha sido utilizado por la oposición para alegar que el gobierno cuenta con poco respaldo popular.

Algunas encuestadoras locales han estimado que el desánimo de los venezolanos, agobiados por la fuerte de recesión y la desbocada hiperinflación, también se reflejará en el referendo opositor con una alta abstención, pero los organizadores aseguran que durante los cinco días que se ha desarrollado la consulta por internet la participación ha sido importante.

Durante este año la oposición ha tenido que batallar con fracturas internas y un creciente desánimo de sus seguidores, quienes se sienten frustrados porque no les cumplieron la promesa que le hicieron los dirigentes de sacar a Maduro del poder. El descontento se ha reflejado en la pérdida de respaldo a Guaidó quien cuenta con un apoyo popular cercano a 25%, según algunas encuestas locales.

“No nos vamos a rendir, no te rindas”, afirmó la noche del viernes el jefe de la Asamblea Nacional al llamar a los venezolanos, a través de las redes sociales, a salir a participar en el referendo para “desafiar a la dictadura” y hacer un “ejercicio poderoso de mayoría”.

La iniciativa opositora arrancó el 7 de diciembre a través de la aplicación Voatz, un portal de internet y el sistema de mensajería Telegram. En el referendo se pregunta a los venezolanos si están a favor de exigir el “cese de la usurpación” de la presidencia de Maduro, sobre el rechazo de los comicios legislativos, y si ordenan ejercer gestiones ante la comunidad internacional para rescatar la democracia y atender la crisis humanitaria.

Maduro desestimó esta semana la consulta opositora alegando que “no tiene valor legal, (ni) tiene valor constitucional”. “Solamente tiene valor informativo, guía para la acción”, agregó.

El referendo no solo ha atraído votantes en el país sino también a muchos de los venezolanos que migraron en los últimos años huyendo de la crisis.

Entre los migrantes que participaron está Manuel Rodríguez, un activista de derechos humanos de 52 años que reside en Madrid, quien indicó a la AP que decidió votar el 7 de diciembre por Telegram porque “todos los frentes son importante, las marchas, las huelgas, los paros, las elecciones”.

Rodríguez, quien también es miembro del partido venezolano La Causa R, sostuvo que es importante que los venezolanos venzan el desánimo para “hacer ver a la comunidad internacional que la inmensa mayoría de los venezolanos seguimos teniendo la intensión de salir de la dictadura”.

Sobre las incidencias que tendrá la consulta, el director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello, Benigno Alarcón, dijo a la AP que la iniciativa le servirá a la oposición para contarse y “demostrar que se tiene el apoyo de una mayoría”.

Alarcón indicó que en la medida que la participación sea elevada habrá “más posibilidades de que algunos países les resulte más fácil seguir reconociendo a Guaidó y en la medida de que el conteo sea más bajo se vuelve más difícil seguir reconociendo”.

__

Fabiola Sánchez está en Twitter como: https://twitter.com/fisanchezn