Los manifestantes de Kenosha protestan por trato diferencial de la policía entre los activistas y las milicias armadas

Un manifestante describe la situación como “libre para todos"

Jake Bleiberg,Stephen Groves
domingo 30 agosto 2020 21:25
Esta ciudad de Wisconsin ha regresado a la calma tras los disturbios vividos en días anteriores
Esta ciudad de Wisconsin ha regresado a la calma tras los disturbios vividos en días anteriores
Read in English

Los agentes de la policía de Kenosha estaban en alerta después de días de protestas por el tiroteo de Jacob Blake por parte de uno de sus colegas, y recientemente habían recibido una pista sobre "vehículos sospechosos" de otros estados.

Entonces, después de ver a un grupo de personas llenar latas en una estación de servicio el miércoles y luego subirse a una minivan con placas de Oregon, los oficiales entraron a toda velocidad. Un video de un transeúnte muestra a los oficiales saltando de camionetas negras con armas en la mano. Aproximadamente 25 segundos después, un oficial rompe la ventana del lado del pasajero de la camioneta con su batuta, abre la puerta y saca a una persona.

El grupo resultó ser miembro de Riot Kitchen, una organización con sede en Seattle que sirve comida en las manifestaciones. Jennifer Scheurle, miembro de su junta directiva, dijo que estaban llenando latas de gasolina para alimentar un generador para su camión de comida.

Los nueve detenidos en la operación estilo SWAT el miércoles se encuentran entre las decenas de personas arrestadas esta semana en la ciudad de Wisconsin. Los arrestos han resaltado las quejas de los activistas de que la policía ha estado respondiendo a las protestas por el tiroteo del oficial blanco que dejó al Sr. Blake, un hombre negro, paralizado, incluso cuando han tolerado los grupos de milicias armadas.

Los miembros de Riot Kitchen fueron acusados de un delito menor de alteración del orden público, pero todos estaban libres el viernes por la mañana.

“Rechazamos todas las afirmaciones de que nuestro equipo estaba allí para incitar a la violencia o fabricar explosivos”, dijo la Sra. Scheurle, que no estaba entre los de Kenosha. "Nuestra organización sin fines de lucro siempre ha sido y siempre se ocupará de alimentar a las personas".

El jefe de policía de Kenosha, Daniel Miskinis, dijo en una conferencia de prensa el viernes que "poco menos de 50" personas habían sido arrestadas durante las protestas. Más tarde, el departamento proporcionó una lista de 58 cargos, más de la mitad de ellos por violaciones del toque de queda, pero se negó a especificar el número de personas arrestadas o proporcionar nombres.

"Creo que todo el mundo en la aplicación de la ley ha sido amigable con ambas partes", dijo Miskinis.

Un análisis de los registros de la cárcel desde el día del tiroteo de Blake muestra que alrededor del 45 por ciento de las personas que enfrentan cargos aparentemente relacionados con las protestas viven fuera de Wisconsin.

Casi el 70 por ciento de los detenidos eran blancos y aproximadamente dos tercios eran hombres. La gran mayoría fue acusada de delitos menores o violaciones civiles, aunque también hubo algunos delitos graves. Miskinis dijo que una persona había sido acusada de tener un "lanzallamas".

Más de 20 de las personas permanecieron en la cárcel el viernes por la tarde.

Adelana Akindes, una joven de 24 años de Kenosha, dijo que pasó casi un día en una celda abarrotada después de ser arrestada el miércoles mientras caminaba hacia las manifestaciones con un escudo.

La policía hizo que Akindes y otras tres personas se tumbaran en el suelo mientras las esposaron, dijo, y agregó que los agentes no leyeron sus 'Derechos Miranda’ ni dijeron por qué estaban siendo arrestados. Fue liberada el jueves por la noche y acusada de violar el toque de queda.

“Querían asustarnos”, dijo la Sra. Akindes, quien es negra. “Querían hacer de nosotros un ejemplo”.

Las últimas tres noches de protestas han sido en su mayoría pacíficas y la policía no ha disparado gases lacrimógenos ni bolas de pimienta. Pero han utilizado tácticas que los activistas locales consideran de mano dura.

El jueves por la noche, la policía detuvo varios autos de personas que se dirigían a las protestas. Arrestaron a un grupo de personas en un vehículo y registraron el automóvil de otro grupo.

“No se han respetado los derechos civiles de nadie”, dijo Isaac Wallner, un activista de Kenosha de 30 años. “Ha sido una policía libre para todos. Hacen lo que quieren".

Wallner, que es negro, contrastó esto con lo que él caracterizó como una actitud tolerante, o incluso amistosa, que la policía ha adoptado hacia los hombres blancos que han llegado a la ciudad equipados con chalecos pesados y armas largas, incluido un chico de 17 años acusado de matar a tiros a dos personas e hiriendo a un tercero.

A principios de semana, los agentes del alguacil les dispararon bolas de pimienta a los manifestantes y los arrestaron cuando no pudieron irse rápidamente después de que les dijeron que estaban rompiendo el toque de queda. Pero los agentes en un vehículo blindado con "Sheriff" en el costado también fueron grabados por la noche arrojando botellas de agua a hombres que portaban rifles.

“Les apreciamos muchachos. Realmente lo hacemos”, se puede escuchar a alguien llamando desde el vehículo en un video del intercambio.

El alguacil del condado de Kenosha, David Beth, dijo el viernes que el oficial visto repartiendo agua no era uno de sus ayudantes, y la persona que dijo que apreciar lo que estaban haciendo los civiles armados “no refleja toda la perspectiva de las fuerzas del orden público sobre lo que sucedió”.

AP