Senadora Kelly Loeffler no descarta protesta formal por la victoria de Biden

La senadora Kelly Loeffler se niega a descartar una protesta formal por la victoria del demócrata Joe Biden, cuando el Congreso se reúna el próximo mes para certificar los resultados de las elecciones presidenciales

Via AP news wire
jueves 17 diciembre 2020 00:29
Elección 2020 Senado de Georgia
Elección 2020 Senado de Georgia
Read in English

El miércoles, la senadora republicana Kelly Loeffler de Georgia declinó descartar una protesta formal por la victoria del demócrata Joe Biden, cuando el Congreso se reúna el próximo mes para certificar los resultados de las elecciones presidenciales.

Es la última negativa de Loeffler a reconocer la victoria de Biden en las elecciones del 3 de noviembre, ya que ella y su compañero, el senador republicano David Perdue de Georgia se aferran a las falsas afirmaciones del presidente Donald Trump sobre el fraude electoral generalizado. Se produce a medida que la votación anticipada se calienta en sus dos elecciones de alto nivel del Senado que determinarán qué partido controla el Senado al comienzo de la presidencia de Biden.

La posición de Loeffler y Perdue, en desacuerdo con el Colegio Electoral y una lista bipartidista de funcionarios electorales a nivel nacional que han verificado la integridad del proceso de votación, subraya el control que Trump tiene sobre el Partido Republicano y sus principales partidarios. Esos votantes serán cruciales en la segunda vuelta del 5 de enero cuando Loeffler se enfrente al demócrata Raphael Warnock y Perdue al demócrata Jon Ossoff.

Loeffler, cuando se le preguntó si consideraría disputar las elecciones cuando se convoque una sesión conjunta del Congreso para la certificación final de la elección de Biden, respondió: "No lo he mirado". La senadora, hablando fuera de su recinto de votación anticipada el miércoles, calificó la sesión del 6 de enero como "un largo camino" y agregó que "hay mucho que jugar entre ahora y entonces".

De hecho, el equipo legal de Trump ha perdido docenas de disputas en tribunales estatales y federales que desafían los cargos en Georgia y otros estados de batalla donde Biden prevaleció. En particular, la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó unánimemente una demanda del estado de Texas que impugnaba los resultados de varios otros estados.

Tras la afirmación del Colegio Electoral el lunes de la victoria de Biden, el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, rompió sus semanas de silencio sobre el asunto para felicitar a Biden y pedir a sus compañeros senadores republicanos que no cuestionen los resultados. Biden ganó 306 votos electorales contra 232 para Trump, el mismo margen del que Trump se jactó fue aplastante cuando ganó la Casa Blanca hace cuatro años.

"Warnock aprovechó el miércoles la última negativa de Loeffler a aceptar la victoria de Biden. Dígalo conmigo @KLoeffler", escribió en Twitter. "@JoeBiden y @KamalaHarris ganaron las elecciones. Es una falta de respeto para los votantes de Georgia decir algo más".

Loeffler podría hacer poco más que retrasar momentáneamente la certificación final de la victoria de Biden sobre Trump. Pero ella, junto con Perdue, ha sido constante desde las elecciones al unirse a Trump para poner en duda el resultado e insistir en que no ha terminado.

Está previsto que los senadores reciban al vicepresidente Mike Pence en Georgia el jueves por tercera vez, durante la segunda vuelta de dos meses. Pence tampoco ha reconocido a Biden como presidente electo. Como vicepresidente, presidirá la sesión del 6 de enero para contar los votos del Colegio Electoral.

Biden hizo campaña el martes en Atlanta junto a Warnock y Ossoff. El presidente electo reprendió a Perdue y Loeffler por seguir la línea de Trump en la carrera presidencial. "Ellos aceptaron completamente anular casi 5 millones de votos de Georgia", dijo Biden.

En un comunicado emitido por su campaña el miércoles, Perdue volvió a argumentar que Trump "todavía tiene derecho a luchar para garantizar que los resultados de las elecciones sean justos y precisos", y reafirmó su lealtad al presidente. "He luchado junto al presidente Trump desde el primer día para lograr que nuestra agenda se cumpliera y continúo apoyándolo ahora", dijo.

Perdue evitó mencionar la sesión conjunta de enero. Puede eludir el asunto más fácilmente que Loeffler porque no estará en la cancha independientemente de los resultados de la segunda vuelta. Perdue fue elegido en 2014 para un mandato completo que expira cuando el nuevo Congreso preste juramento días antes de la sesión del 6 de enero. Tendría que ganar la reelección que los funcionarios de Georgia certifiquen los resultados y que el Senado acepte esa certificación antes de comenzar un segundo mandato. Eso significa que el asiento estará vacante durante un período en enero.

Loeffler, por otro lado, tomó su asiento en enero de 2020 como la sucesora designada del exsenador Johnny Isakson, quien se había jubilado. Isakson fue elegida por última vez en 2016 para un período que se extiende hasta enero de 2023. Incluso si Warnock derrota a Loeffler, permanecería en el Senado hasta que Georgia certificara la victoria y el Senado aceptara a Warnock como nuevo miembro.

Mientras tanto, hasta el miércoles por la mañana, más de 715 mil georgianos habían emitido su voto en ausencia o habían votado temprano en persona. Eso es alrededor de 100 mil votos fuera del ritmo de las elecciones generales en el mismo punto, según Ryan Anderson, un analista de datos no partidista con sede en Atlanta.

Los republicanos deben ganar uno de los dos escaños para que McConnell regrese como líder de la mayoría y establezca la agenda del Senado. Los demócratas deben barrer las contiendas para posicionar a la vicepresidenta electa Kamala Harris como el voto de desempate.

Perdue y Loeffler han abrazado la nacionalización de la carrera por lo que está en juego. Explotan a Ossoff y Warnock como herramientas de un ala izquierda que tendría un control ilimitado en Washington si el Partido Republicano pierde en Georgia. El argumento depende en parte de una caricatura de los retadores, cuyas posiciones sobre el cuidado de la salud, la política energética y otros temas están más en línea con las de Biden que con las del flanco izquierdo.

Pero la línea de ataque republicana también depende de la realidad tácita de una victoria de Biden, porque si Trump aún fuera presidente, el Senado no sería el baluarte final contra las políticas demócratas, ya que Trump podría vetar la legislación.

Loeffler y Perdue simplemente no completan el argumento en voz alta.