Obama asegura que la democracia estaría en riesgo si los republicanos intentan cubrir la vacante de la jueza Ginsburg antes de las elecciones

El expresidente pidió a los senadores que se apeguen al principio que pelearon en 2016 para nominar a un juez de la Suprema Corte hasta después de la toma de protesta de Trump

Oliver O'Connell
sábado 19 septiembre 2020 18:07
Se espera que la próxima semana Donald Trump nomine a un candidato para el puesto que quedó libre con el fallecimiento de la jueza
Se espera que la próxima semana Donald Trump nomine a un candidato para el puesto que quedó libre con el fallecimiento de la jueza
Read in English

El ex presidente Barack Obama ha pedido al Senado que no cubra la vacante de la Corte Suprema creada por la muerte de Ruth Bader Ginsburg.

En un comunicado, instó a los senadores republicanos a respetar el principio que "inventaron" en 2016 cuando se negaron a celebrar una audiencia para la nominación de Merrick Garland antes de que un nuevo presidente tomara juramento, y advirtió que la democracia estaría en riesgo si ellos empujaran para seguir adelante.

“Un principio básico de la ley - y de la justicia cotidiana - es que aplicamos las reglas con coherencia y no basándonos en lo que es conveniente o ventajoso en el momento. El estado de derecho, la legitimidad de nuestros tribunales, el funcionamiento fundamental de nuestra democracia, todo depende de ese principio básico”, escribió el ex presidente.

Añadió: "Como ya se están emitiendo votos en esta elección, los senadores republicanos ahora están llamados a aplicar ese estándar".

Obama también reconoció que la jueza Ginsburg había dejado instrucciones sobre cómo quería que se honrara su legado. Su "deseo más ferviente" era que su reemplazo fuera nombrado por el próximo presidente.

La jueza Ginsburg falleció el viernes a la edad de 87 años. Con las elecciones a solo 45 días, el impacto político de su muerte es enorme.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, declaró el viernes por la noche que seguiría adelante con una audiencia para un candidato nominado por el presidente Donald Trump. Se espera que el presidente seleccione uno la próxima semana.

Los demócratas han pedido que McConnell siga su propio estándar y mantenga las audiencias para un nuevo juez de la Corte Suprema hasta después de las elecciones.

Después de la muerte del juez Antonin Scalia en febrero de 2016, el Senado dominado por los republicanos mantuvo el escaño abierto hasta 2017, cuando Trump nominó a Neil Gorsuch a la corte.

Las palabras del senador McConnell vuelven para perseguirlo. En 2016 dijo: “El pueblo estadounidense es perfectamente capaz de opinar sobre este tema, así que démosle una voz. Dejemos que el pueblo estadounidense decida".

El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, hizo eco de las palabras de McConnell en un tweet el viernes por la noche.

El presidente Obama cierra su declaración subrayando lo que está en juego con el nombramiento del próximo juez de la corte.

Él escribe: “Las preguntas ante la Corte ahora y en los próximos años - con decisiones que determinarán si nuestra economía es justa o no, nuestra sociedad es justa, las mujeres son tratadas por igual, nuestro planeta sobrevive y nuestra democracia perdura - son demasiadas consecuentes para las generaciones futuras para que los tribunales se llenen a través de algo menos que un proceso irreprochable".