Biden, esperanza para los 'dreamers'

El presidente Biden levanta sanciones impuestas por Trump a funcionarios de la corte internacional

Biden en un comunicado enfatizó que Estados Unidos aún está en total desacuerdo con algunas acciones del tribunal

Via AP news wire
domingo 04 abril 2021 00:27
Read in English

El presidente Joe Biden levantó el viernes las sanciones que Donald Trump había impuesto a dos altos funcionarios de la Corte Penal Internacional, deshaciendo uno de los movimientos más agresivos de la administración pasada contra instituciones y funcionarios internacionales.

Biden en un comunicado enfatizó que Estados Unidos aún está en total desacuerdo con algunas acciones del tribunal, que es un organismo permanente con sede en La Haya en los Países Bajos encargado de manejar genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra. Estados Unidos no es uno de los 120 países miembros de la corte.

"Creemos, sin embargo, que nuestras preocupaciones sobre estos casos se abordarían mejor" a través de la diplomacia "en lugar de mediante la imposición de sanciones", escribió Biden tras levantar las medidas.

La eliminación de las sanciones fue la última señal de que la administración Biden tiene la intención de volver al redil multilateral. La administración Trump había eliminado a Estados Unidos de numerosas instituciones y acuerdos internacionales y criticó duramente a otros, incluida la CPI, considerándolos defectuosos y trabajando en contra de los intereses estadounidenses.

Desde que Biden asumió el cargo, su administración se ha reincorporado a la Organización Mundial de la Salud, ha vuelto a comprometerse con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, ha vuelto al acuerdo climático de París y el viernes inició conversaciones destinadas a volver al acuerdo nuclear con Irán. Trump se había retirado de los cinco.

El tribunal fue creado para responsabilizar a los autores de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad en los casos en que no se disponía de sistemas judiciales adecuados. Estados Unidos no se ha unido a la CPI, que comenzó sus operaciones en 2002 después de que suficientes países ratificaron el tratado que lo creó, debido a preocupaciones de que la corte podría ser utilizada para enjuiciamientos por motivos políticos de tropas y funcionarios estadounidenses.

Las sanciones estadounidenses habían apuntado a la fiscal principal de la CPI, Fatou Bensouda, y al jefe de jurisdicción del tribunal, Phakiso Mochochoko, por seguir adelante con las investigaciones sobre Estados Unidos y sus aliados, en particular Israel, por presuntos crímenes de guerra. Se impusieron dos conjuntos de sanciones, la primera fue una prohibición de viajar a Bensouda en marzo de 2019, y luego, 18 meses después, la congelación de cualquier activo que ella y Mochochoko puedan tener en los Estados Unidos o las jurisdicciones estadounidenses. La segunda ronda también hizo que dar a la pareja "apoyo material" fuera una infracción potencialmente sancionable.

Leer más: Jill Biden se disfraza y juega una broma a reporteros y personal durante el Día de los Inocentes

Ambos conjuntos de sanciones habían sido denunciados rotundamente por la propia CPI, así como por varios miembros de la corte y grupos de derechos humanos. Cuando el exsecretario de Estado Mike Pompeo impuso las sanciones financieras en septiembre de 2020, atacó al tribunal como "una institución completamente rota y corrupta" y dijo que "no toleraremos sus intentos ilegítimos de someter a los estadounidenses a su jurisdicción".

Los presidentes estadounidenses desde Bill Clinton han expresado profundas reservas sobre la corte, aunque algunos, incluido el presidente Barack Obama, acordaron una cooperación limitada con ella.

Sin embargo, la administración Trump fue abiertamente hostil al tribunal y arremetió contra Bensouda y otros por perseguir enjuiciamientos de estadounidenses por acciones en Afganistán e israelíes por acciones contra los palestinos. Israel no es miembro de la CPI y, junto con Estados Unidos, rechaza la membresía palestina porque no es un estado.

Biden dijo que Estados Unidos ve la responsabilidad por las atrocidades como un interés de seguridad nacional y señaló el apoyo de Estados Unidos a otros tribunales, a menudo temporales, a nivel mundial.