El lanzamiento de la carrera en solitario de Jesy Nelson es uno de los más desastrosos de los últimos tiempos

El primer sencillo en solitario de la exestrella de Little Mix ha sido recibido con burlas y acusaciones de blackfishing. Roisin O’Connor explica por qué Nelson debería haber repasado historia antes de lanzarse en solitario

Roisin O'Connor
viernes 15 octubre 2021 21:37
Jesy Nelson ya no se habla con sus excompañeras de Little Mix

Decir que la carrera en solitario de Jesy Nelson ha tenido un comienzo difícil sería un eufemismo. Este hecho nunca estuvo escrito en piedra; muchos incluso tenían grandes esperanzas en la exestrella de Little Mix. Al fin y al cabo, muchos exmiembros de la banda han tenido carreras exitosas en solitario: Gwen Stefani, Annie Lennox, Robbie Williams, Lauryn Hill, Paul McCartney, Beyoncé, Liam Gallagher y, en mayor o menor medida, los miembros de One Direction.

Sin embargo, de alguna manera, el lanzamiento de Nelson ha sido uno de los intentos más desastrosos de ir en solitario desde que Victoria Beckham traumatizó a una generación de fans -hace casi 20 años- con “Not Such an Innocent Girl”.

Cuando Nelson dejó Little Mix, dijo que había luchado contra “la presión constante de estar en una banda de chicas”. Había hablado largo y tendido sobre su salud mental, e incluso había hecho un documental para la BBC sobre el tema, así que era fácil entender que quisiera dejarlo. Durante su estancia en Little Mix, desde su audición para X Factor, había sido objeto de un tipo de troleo especialmente despiadado. Después de que Little Mix ganara el concurso de reality TV, recordó en Odd One Out, el primer comentario que vio en Facebook fue un comentario vil sobre su aspecto, en el que le decían que “merecía morir”. En las entrevistas ha hablado de cómo se volvió adicta a leer los comentarios de Internet sobre ella, y de cómo su depresión llegó a ser tan grave que intentó suicidarse.

Las experiencias de Nelson fueron especialmente inquietantes debido al mensaje de “poder femenino” que Little Mix ha promovido desde sus inicios. La suya es una ética de confianza, amor propio, antiacoso y proamistad, por lo que saber que una de sus miembros se sentía así daba la sensación de que el grupo y sus fans habían fracasado, sin tener la culpa. Y es lógico que Nelson se esforzara por mantener las apariencias sabiendo lo que le esperaba cuando cogía el teléfono. Por eso, cuando anunció en diciembre del año pasado que había tomado la decisión de dejar el grupo, y que el resto de la banda apoyaba su decisión, hubo una sensación de alivio palpable. No porque no perteneciera al grupo, sino porque se trataba de una inspiradora muestra pública de autopreservación. Nelson estaba diciendo que su salud y felicidad eran más importantes que la riqueza o el éxito.

Entonces, fue una sorpresa cuando publicó una historia en Instagram donde mostraba que estaba de vuelta en el estudio menos de dos meses después de dejar la banda. La mayoría de los artistas -Geri Halliwell, Zayn Malik- se toman al menos un año antes de lanzarse en solitario. De hecho, Malik lanzó su primer álbum en solitario unos simbólicos 365 días después de anunciar su salida de One Direction. Los fans de Nelson apenas tuvieron tiempo de recuperar el aliento antes de que Nelson lanzara la bomba que fue “Boyz”. Pero los comentarios anteriores de Nelson sobre su renuncia fueron cuidadosos en su redacción. “Nunca dije que saliera de la banda para no volver a estar en el ojo público”, recordó a The Guardian en agosto de este año. “Dije que salgo de Little Mix porque no podía lidiar con la presión de estar en una banda de chicas, no que no pueda lidiar con las presiones de estar en el centro de atención o ser famosa.”

Independientemente de lo que haya dicho, nadie puede reprochar a Nelson que quiera hacer las cosas a su manera. Pero aun así, “Boyz” nunca debería haberse publicado, por muchas razones. Es una canción terrible, en la que una Nelson apenas comprensible canta como Britney Spears haciendo karaoke de TLC, ceceando y jadeando en torno a un sample de “Bad Boy for Life” de Diddy. Mientras que el original de Diddy (que celebró su 20º aniversario en julio) era crudo, agudo y visceral, el de Nelson ha sido pulido y autotuneado hasta la muerte. La letra de la canción - “I like them tattoos and them gold teeth/ Type to make me feel like I’m a baddie” [Me gustan los tatuajes y los dientes de oro/ Me hacen sentir que soy un malvado] - se vuelve más insoportable si se tiene en cuenta que el historial de citas públicas de Nelson incluye a la encantadora Jordan Banjo de Diversity, al cantante Jake Roche (hijo de Shane Richie y Coleen Nolan) y al concursante de Love Island Chris “Soy como un oso polar” Hughes.

También está Nicki Minaj. Apenas un mes antes del lanzamiento del single, la rapera de “Anaconda” provocó un incidente internacional cuando afirmó ante sus cientos de millones de seguidores que la vacuna covid-19 había provocado la caída de las pelotas de un amigo de un amigo, o algo así, lo que provocó declaraciones de la Casa Blanca, número 10 de Downing Street (Londres) y Trinidad y Tobago. Incluso sin eso, Minaj era un elemento dudoso dado que actualmente está siendo demandada por la mujer a la que su marido, Kenneth Petty, acusó de violar cuando ella tenía 16 años (Petty se declaró culpable de intento de violación y cumplió más de cuatro años de prisión). Se acusa a Minaj de acosar y amenazar a la mujer para que se retracte de su acusación. Por ello, sus recientes payasadas -incluida la reclamación de la vacuna- han sido recibidas con escepticismo por quienes creen que está intentando alejar la publicidad de su disputa legal.

¿Nos atrevemos a abordar el tema del video? Olvídate de lo “malo”; el video “Boyz” es una parodia, una caricatura grotesca de lo que Nelson percibe que es la cultura negra. Mientras que las acusaciones de blackfishing -cuando los blancos se presentan como negros o racialmente ambiguos mediante el bronceado, el uso de filtros de Instagram, la cirugía estética, los peinados o las tendencias de ropa promovidas por las mujeres negras- han seguido a Nelson durante al menos dos años, el video de “Boyz” es una verdadera pasarela de apropiación. Intenta emular los vídeos de hip-hop de principios de los años noventa, mostrando a Nelson alternativamente con un pañuelo, trenzas y pantalones cortos de básquetbol, y rejillas en los dientes. A menudo aparece con la piel más oscura que las mujeres negras, incluida Minaj, que aparecen en el video. Parecía un intento de emular la nostalgia noventera del sublime video “Motivation” de Normani, pero el resultado final se parecía más a algo que habría ideado la compañera de Nelson en el concurso X Factor, Honey G.

La historia de la música está plagada de ejemplos de artistas blancos -a menudo artistas mujeres del pop- que utilizan la cultura negra para obtener influencia. A menudo coincide con la revelación del nuevo yo hipersexual del artista, como Christina Aguilera colaborando con Redman para “Dirrty” o Miley Cyrus con su cuarto álbum, Bangerz, que fue creado con la ayuda de prominentes figuras del hip-hop y el R&B, como Mike Will Made It, Tyler, the Creator y Sean Garrett. En 2013, Lily Allen despertó la ira por el video que acompañaba a “Hard Out Here”, en el que se refería negativamente a los clichés del hip-hop (“I won’t be bragging ‘bout my cars/ Or talkin’ ‘bout my chains/ Don’t need to shake my arse for you ‘cos I’ve got a brain” [No voy a presumir de mis coches/ Ni a hablar de mis cadenas/ No necesito mover el culo para ti porque tengo cerebro]) mientras la cámara enfocaba a una bailarina negra mientras hacía twerking. Allen tardó tres años en reconocer la apropiación cultural que se estaba produciendo.

“En muchos sentidos, Nelson recurre a un viejo truco para hacer relevante a un artista blanco que, por lo demás, no lo es, o, en algunos casos, vuelve a serlo”, observó Mikki Kendall en The Guardian esta semana. “En todos los casos, esta conversión a la cultura negra dura el tiempo suficiente para conseguir algunas canciones de éxito en el cinturón de una estrella antes de pasar a otro disfraz cultural.”

Muchos se han preguntado, con razón, dónde estaba el equipo de Nelson en todo esto. Aunque Nelson no debería escapar a la culpabilidad, seguramente está rodeada de veteranos de la industria que han sido testigos de este tipo de cosas en suficientes ocasiones como para haber dicho: “Oye, Jesy, tal vez este video no sea tan buena idea”. Pero la forma en que se ha desplegado toda la campaña de Nelson ha sido cuanto menos caótica, desde las alarmantes fotos de portada que hizo para la revista Noctis (¡¿quién las aprobó?!) hasta la aparentemente espontánea videoconferencia en vivo en Instagram que hizo con Minaj, en el que se rieron de los comentarios mordaces de la rapera sobre la excompañera de banda de Nelson, Leigh-Anne Pinnock.

Fuentes fidedignas me dicen que, de hecho, se ha hablado con Nelson sobre la apropiación en el pasado. También hay reportes de que la propia Pinnock intentó explicar por qué era problemático el hecho de que la piel de Nelson había comenzado a parecer más oscura que la suya. Hemos visto el video en 2019 donde la amiga blanca de Nelson pronunció la n-word mientras cantaban junto a la canción “Freaky Friday” de Chris Brown, que luego borró. Hemos visto la entrevista en la que se le preguntó a Nelson sobre los abusos racistas que Pinnock había recibido mientras estaba en Little Mix, sobre los que parecía completamente desinteresada. Y hemos leído las entrevistas (al menos dos en los últimos cuatro meses), en las que se le ha preguntado por el tema del blackfishing y ha fingido ignorancia o sorpresa ante la mera sugerencia de que podría estar apropiándose de la cultura negra. Muchas oportunidades para informarse, y aparentemente ninguna aprovechada.

Nelson tampoco ha seguido la regla cardinal del cantante en solitario, que es no ser nunca el primero en despreciar a tus excompañeros. Reírse junto a Minaj mientras atacaba a Pinnock -que aún no ha hecho ningún comentario público sobre Nelson desde su marcha y que recientemente ha sido madre por primera vez- resultó especialmente atroz teniendo en cuenta todo lo que Nelson ha dicho sobre el acoso en Internet.

El viernes, las listas oficiales de éxitos revelarán cómo se ha comportado la canción de Nelson en el Reino Unido. Actualmente está en camino de alcanzar una posición en el Top 10. Pero uno se pregunta cuánto de eso ha sido generado por clics de odio y compartidos por gente que no puede creer lo mala que es la canción. Es una novedad, no un lanzamiento de carrera. ¿Qué hará Nelson a partir de ahora?