Libro revela problemas provocados por Ivanka Trump y Jared Kushner durante visita con la reina Isabel

Lindsay Reynolds estaba preocupada que la familia Trump “se pareciera a los Beverly Hillbillies”

Gustaf Kilander
martes 05 octubre 2021 21:20

Ivanka y Donald Trump

Read in English

A la jefa de gabinete de Melania Trump, Lindsay Reynolds, le preocupaba que la familia Trump "se pareciera a los Beverly Hillbillies" y fuera "una vergüenza para todo el país", ya que la ex primera familia visitó a la reina Isabel II para asistir a una cena de estado en Londres en 2019.

Reynolds hizo las declaraciones a su sucesora en el cargo de jefa de personal, Stephanie Grisham, quien reveló el episodio en su libro I'll Take Your Questions Now, que se publicó el martes.

Grisham se desempeñó como asistente en la campaña de Donald Trump de 2016. Luego fungió como secretaria de prensa de la primera dama y, en última instancia, de toda la Casa Blanca antes de regresar a trabajar para Melania como su jefa de personal y portavoz.

Grisham escribió que trabajar en la Casa Blanca de Trump era como estar en un "coche de payaso en llamas corriendo a toda velocidad hacia un almacén lleno de fuegos artificiales".

Grisham también afirma que Ivanka Trump y Jared Kushner intentaron entrar en la reunión con la Reina junto con el entonces presidente Trump y la primera dama durante su visita al Reino Unido en 2019. Finalmente fueron retenidos porque ya no cabían en el helicóptero.

The Washington Post informó que habría sido una "violación salvaje del protocolo".

"Finalmente me di cuenta de lo que estaba pasando", escribió Grisham. "Jared e Ivanka pensaron que eran la familia real de los Estados Unidos".

Grisham también asegura en su libro que el personal de la Casa Blanca se refirió a Ivanka como "La Princesa" y que a menudo hablaba de "mi padre" en las reuniones. La ex asistente de Trump apodó a Kushner como "el Slim Reaper" porque logró involucrarse en los proyectos de otros, arruinarlos y culpar a alguien más por el percance.

Leer más: Jared Kushner e Ivanka Trump creían ser parte de la ‘familia real’ de Estados Unidos, afirma nuevo libro

“A principios de junio de 2019, el presidente y Melania Trump fueron invitados a una cena de estado en el Reino Unido organizada por la reina Isabel II. Todos los que formamos parte del personal superior también podríamos asistir”, escribió Grisham.

"Todos estábamos más que emocionados, pero ninguno más que los niños de Trump", agregó.

“Fue el único viaje en los cuatro años al que todos los miembros de la familia esperaban asistir... Todos querían asientos en la cena de estado que organizaría la reina, así como en la cena en Winfield House, la residencia del embajador de Estados Unidos”, escribió, y agregó que“ todos comenzaron a maniobrar casi de inmediato”.

Ella escribió que el viaje fue un "buen ejemplo" de "las complicaciones causadas por las diversas ideas y solicitudes de Jared e Ivanka".

“Con asientos y alojamientos tan ajustados, 'los pasantes' usaron su papel como miembros de la familia para intimidar a los que estaban en las oficinas de avance y viajes para permitirles tener su propio personal que los acompañara”, agregó.

Reynolds había “soñado con conocer a la reina desde siempre”, según Grisham, y “estaba empeñada en asegurarse de que los chicos de Trump no la arruinaran solo para que pudieran ser 'vistos'. En particular, parecía que tenía la intención de mover cielo y tierra para mantener a los niños alejados del Air Force One”.

“Vamos a parecernos a los Beverly Hillbillies”, dijo a Grisham. "Seremos una vergüenza para todo el país".

Reynolds logró mantener a los chicos de Trump alejados del Air Force One, lo que provocó un arrebato de Trump de que sus hijos estaban "volando en un avión comercial en este momento".

"Como si esa fuera la mayor carga que una persona haya tenido que soportar", señaló Grisham.

Trump dijo a Reynolds que nunca "volviera a meterse con sus hijos".

“Dejó saber que si algo más salía mal con sus hijos en ese viaje, Lindsay no volvería a Estados Unidos con nosotros. Ella estuvo en su lista durante mucho tiempo después de eso y me sentí muy mal por ella”, agregó Grisham.