Enfoque en Irán mientras Irak lidia con el intento de asesinato del primer ministro

El líder Mustafa al-Kadhimi se ha enfrentado durante meses con las milicias chiítas bajo el dominio de Teherán

Borzou Daragahi
martes 09 noviembre 2021 01:19
Irán afronta la mayor crisis desde Jomeini
Read in English

El jefe de los servicios clandestinos en el exterior de Irán realizó una visita sorpresa a Bagdad poco después de un intento de asesinato del primer ministro iraquí Mustafa al-Kadhimi, destacando el enorme papel de Teherán en la seguridad de Irak.

El comandante de la Fuerza Quds, Esmail Qaani, el comandante de la Guardia Revolucionaria que reemplazó a Qassem Soleimani después de su asesinato el año pasado, llegó a Bagdad a última hora del domingo para reunirse con Kadhimi y los líderes de las milicias respaldadas por Irán, informaron medios iraquíes y personas con información privilegiada.

Anteriormente, un dron aéreo cargado de explosivos apuntó a la casa de Kadhimi en la zona verde altamente fortificada. Kadhimi resultó ileso, pero seis guardias resultaron heridos. El presidente de Irak, Barham Salih, describió el ataque como el preludio de un intento de golpe. Washington, Moscú, Londres y otras capitales han criticado lo que se consideró un gran intento de desestabilizar el país.

Nadie ha admitido haber llevado a cabo el ataque y el gobierno iraquí ha iniciado una investigación.

“Perseguiremos a los que cometieron el crimen. Los conocemos bien y revelaremos sus identidades”, dijo Kadhimi en un comunicado. "Mantuvimos la seguridad en el país, pero algunos todavía están tratando de alterar la seguridad de Irak y quieren que sea un estado de pandillas".

Si bien Isis ha llevado a cabo ataques similares en el norte del país, muchos observadores sospechan que el atentado contra la vida de Kadhimi fue obra de grupos militantes respaldados por Irán que han atacado regularmente bases estadounidenses en el país y la zona verde. El primer ministro se ha enfrentado durante meses con las milicias chiítas bajo el dominio de Irán.

Reuters citó a funcionarios de seguridad iraquíes no identificados diciendo que al menos una milicia respaldada por Irán estaba detrás del ataque, aunque no está claro si Teherán o alguien en el liderazgo iraní ordenó el ataque.

Las milicias se han vuelto más rebeldes e impredecibles desde el asesinato de Soleimani, quien fue asesinado en un ataque con aviones no tripulados estadounidenses en enero de 2020, junto con Abu Mahdi al-Muhandis, el jefe de las milicias chiítas.

Leer más: Merkel da veredicto positivo sobre influjo de migrantes

"En general, la escena está tan fragmentada tanto del lado iraquí como del lado iraní que es realmente difícil ver una línea coherente de toma de decisiones", dijo a The Independent Renad Mansour, un experto en Irak de Chatham House. “Antes, tenías un tipo, Qassem Soleimani, que lo dirigía. Y tenías a Muhandis del otro lado, y ambos intentaron centralizarlo. Todo eso se ha ido".

Las milicias se han enfrentado durante mucho tiempo con Kadhimi, un experiodista y funcionario de seguridad nacional que fue elegido el año pasado con promesas de reforma. En mayo, milicianos chiítas armados lo amenazaron frente a su casa, y la hostilidad ha aumentado desde que los partidos afiliados a las milicias obtuvieron malos resultados en las elecciones parlamentarias iraquíes del mes pasado. Dos miembros de una milicia chií fueron asesinados la semana pasada en una protesta que exigía un recuento manual de las papeletas electorales.

Teherán ha presionado al gobierno de Bagdad para que expulse a las tropas estadounidenses que permanecen en el país y se ha opuesto a algunas de las políticas de Kadhimi. Pero aunque a algunas facciones afiliadas a Irán les fue mal en la votación, otras lograron avances, dejando la influencia de Teherán casi intacta. Sin embargo, si Kadhimi fuera asesinado, hundiría a Irak en una vorágine caótica que podría mantener a las tropas estadounidenses en el país y obstaculizar las ambiciones de Irán para su vecino occidental.

Los medios de comunicación iraquíes y personas con información privilegiada informaron que Qaani trató de calmar las tensiones. Según los informes, negó tener conocimiento del ataque, se ofreció a ayudar en la investigación y amonestó a las milicias, instándolas a respetar el estado de derecho. Sin embargo, los expertos dudan de que alguna milicia hubiera lanzado un ataque tan audaz sin algún tipo de respaldo de Teherán.

Los medios de comunicación de línea dura de Irán, que simpatizan con las milicias iraquíes, se burlaron de los informes del ataque y sugirieron que Kadhimi estaba detrás de él. El periódico Vatan-e Emrooz describió el ataque como “la noche de Hollywood en Bagdad”, mientras que otro diario cuestionó si fue real o escenificado.

Ali Shamkhani, jefe del poderoso Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, atribuyó el ataque a "grupos de expertos extranjeros".