Adolescente en India se suicida tras romper el celular con el que tomaba clases en línea

El país ha registrado más suicidios debido a la brecha digital que existe.

Namita Singh
miércoles 28 octubre 2020 14:41
Clases a distancia son un desafío para países con poco acceso tecnológico.
Clases a distancia son un desafío para países con poco acceso tecnológico.
Read in English

Un adolescente en India se suicidó luego de romper la pantalla de su teléfono móvil, en un caso que resalta los enormes desafíos que enfrentan las familias que intentan acceder a la educación durante la pandemia de coronavirus.

Rohit Varak, un joven de 16 años que vivía en el estado occidental de Goa, usaba el único teléfono inteligente que comparten los seis integrantes de su familia para tomar una clases en línea cuando se le cayó, rompiéndose la pantalla. Fue encontrado muerto cuatro días después.

"Habría costado alrededor de 3.000 rupias (unos 36 dólares) reparar el teléfono", dijo a The Independent la hermana de Rohit, de 18 años, Neha Varak. "Mi padre no tenía esa cantidad de dinero".

La historia de Rohit está lejos de ser un incidente aislado en India, donde los medios de comunicación han informado de varios suicidios de alto perfil relacionados con la enorme brecha digital del país desde que entró en estricto aislamiento a fines de marzo. Muchas escuelas aún no han regresado al salón de clases y el asunto se decide estado por estado.

La familia Varak sobrevive con los ingresos del padre de Rohit, que trabaja como conductor de un autobús privado; los servicios de transporte público han estado entre las industrias más afectadas durante el cierre.

Los padres de Rohit estaban demasiado angustiados para hablar con los medios de comunicación, pero su tío Bhago Varak explicó que los ingresos familiares han sido muy bajos desde que golpeó la pandemia.

"Con la relajación gradual del aislamiento, ahora ganamos alrededor de 500 rupias (6.1 dólares) por día, pero eso no es suficiente para cubrir los gastos diarios de la familia", dijo Varak.

La pérdida del teléfono inteligente (la policía lo ha tomado como prueba) ahora también está dañando la educación de los otros miembros de la familia.

El hermano menor de Rohit, Gyanu, de 12 años, no ha podido asistir a ninguna de sus clases en línea del séptimo año desde que se rompió el teléfono el 11 de octubre.

Y las restricciones financieras más amplias en la familia significan que Neha Varak puede verse obligada a abandonar la universidad de enfermería, en un curso de tres años donde los honorarios son de 500.000 rupias (6.100 dólares). "Quiero ser enfermera profesional, pero ¿cómo me lo voy a permitir sin ninguna beca o apoyo externo?".

En una entrevista con The Independent, un académico líder en sistemas escolares en India dijo que la crisis de Covid-19 "parece que va a dejar muchas cicatrices permanentes" en los niños del país.

“La pandemia ha reforzado gravemente las desigualdades existentes en un sistema escolar que, al principio, era muy desigual y frágil”, dijo el profesor Ankur Sarin, que enseña Grupos de Sistemas Públicos en el Instituto Indio de Gestión en Ahmedabad (IIM-A).

Una investigación inédita realizada por IIM-A y Unicef mostró que el 98 por ciento de los hogares en la ciudad de Ahmedabad no tenían acceso a una computadora portátil o Wi-Fi en casa.

La encuesta, realizada entre julio y septiembre, encontró que el 20 por ciento de los hogares no tienen un teléfono inteligente y entre los que lo tenían casi un tercio no tenía acceso a una conexión 4G.

El estudio escuchó a padres que dijeron que los horarios de clases de sus hijos de diferentes edades chocaban, lo que significa que los niños a menudo tenían que perder la escuela en línea. Otras familias describieron cómo sus hijos tenían que trabajar en horas inusuales, a menudo de noche, una vez que los padres regresaban a casa del trabajo con el único teléfono inteligente disponible.

La encuesta reveló que, en general, casi el 30 por ciento de los niños de la muestra no habían recibido clases formales o actividades de aprendizaje desde que comenzó el cierre en India el 25 de marzo.

Los suicidios reflejan un extremo de un espectro de problemas, dijo el profesor Sarin. “Estos incluyen a los niños que abandonan la escuela por completo; pérdida nutricional debido a que los niños pierden el acceso a las comidas del mediodía y estrés mental severo en padres e hijos.

“Durante nuestras llamadas, hubo varios casos en los que los padres preguntaron sobre los costos y las desventajas de abandonar la escuela, e incluso discutieron cómo continuarían educando solo a su hijo más inteligente”.

La mayoría de los maestros que participaron en la encuesta también expresaron la necesidad de que la salud mental y el bienestar emocional sean una prioridad, pero dijeron que carecían de la capacitación adecuada para ayudar a sus estudiantes en este frente. Muchos dijeron que sería difícil priorizar el apoyo a la salud mental dada la presión para completar el programa de estudios del año, agregó el profesor Sarin.

Un maestro dijo que al quedarse en casa y ver todos los problemas en su hogar como resultado de la crisis del coronavirus, que ha provocado un aumento del desempleo, los niños “están expuestos a eventos que los obligarán a madurar más rápido”.