Las observaciones por satélite en tiempo real revelan cómo los incendios devastaron el planeta en 2021

En el verano de 2021, se produjeron graves incendios en América del Norte, Siberia, el Mediterráneo y el norte de África

Louise Boyle
lunes 06 diciembre 2021 19:30

Cómo los incendios forestales devastaron el planeta en 2021

Read in English

La propagación de incendios forestales extremos y sostenidos en vastas zonas del planeta en 2021 fue captada por observaciones satelitales en tiempo real.

Se calcula que los incendios forestales han provocado un total de 1.760 megatoneladas (Mt) de emisiones de carbono a la atmósfera este año, lo que equivale a casi un tercio del total de las emisiones anuales de EE.UU.

Las observaciones de los incendios activos fueron captadas por el CAMS (Servicio de Monitoreo de la Atmósfera Copernicus), lo que permite estimar las emisiones de los incendios forestales casi en tiempo real, junto con el impacto en la calidad del aire.

Las condiciones extremas de calor y sequía provocadas por la crisis climática están alimentando incendios forestales más grandes e imprevisibles.

El verano de 2021 fue especialmente grave, con incendios en grandes zonas de América del Norte, Siberia, el Mediterráneo oriental y central y el norte de África.

Las emisiones totales estimadas de agosto fueron las más elevadas del año, con unas 378Mt de carbono liberadas a la atmósfera en todo el mundo. Más de la mitad de las emisiones procedieron de los incendios de Norteamérica y Siberia, dos de las regiones más afectadas.

Los incendios forestales de la República de Sajá, en el noreste de Siberia, marcaron el total más alto del verano, de junio a agosto, y supusieron más del doble de los años anteriores, según el conjunto de datos del GFAS (Sistema Mundial de Asimilación de Incendios), de 19 años, del CAMS.

Emisiones diarias de carbono acumuladas por los incendios forestales en la República de Sajá, al noreste de Siberia

Tras un nivel de incendios sin precedentes en 2020, este verano se produjeron incendios forestales en las zonas occidentales de Norteamérica.

La provincia canadiense de Columbia Británica se vio gravemente afectada tras una mortífera ola de calor en la región a principios de verano. El 30 de junio, un incendio arrasó la pequeña ciudad de Lytton (Columbia Británica) y causó dos muertos.

En julio, California registró el mayor incendio de la historia del estado, el Dixie Fire. También se cree que fue el primero en superar la cordillera de Sierra Nevada.

La gran intensidad y persistencia de las emisiones de los incendios forestales de EE.UU. fue captada en las observaciones por satélite como una gran columna de humo, que cruzó el Océano Atlántico antes de mezclarse con el humo de los incendios forestales de Siberia, y derivar hacia el Reino Unido y a través de Europa.

En los países del este y el centro del Mediterráneo se produjeron varios días de incendios forestales extremos en julio y agosto, lo que provocó altas concentraciones de partículas finas (conocidas como PM2,5) y la degradación de la calidad del aire.

Este verano se produjo una sequía extrema y altas temperaturas en algunas partes de Europa, creando una tormenta perfecta de condiciones para incendios graves.

Turquía fue devastada por incendios forestales en julio y también se sintieron graves impactos en Grecia, Italia, Albania, Macedonia del Norte, España, Argelia y Túnez.

A finales de septiembre, comienza la quema anual de rastrojos en Pakistán y el noroeste de la India. El CAMS reportó que la neblina y la contaminación por humo provocaron concentraciones muy altas de contaminación atmosférica, incluidas las PM2,5, que afectaron a millones de personas. Los incendios forestales fueron más graves en los estados indios de Punjab y Haryana.

“A medida que el año se acerca a su fin, hemos visto que extensas regiones han experimentado una intensa y prolongada actividad de incendios forestales, algunos de los cuales han alcanzado un nivel no observado en las últimas dos décadas”, aseveró Mark Parrington, científico principal y experto en incendios forestales del Servicio de Monitoreo de la Atmósfera Copernicus ECMWF.

“Las condiciones regionales más secas y cálidas causadas por el calentamiento global aumentan el riesgo de inflamabilidad y de incendio de la vegetación y esto se ha reflejado en los incendios extremadamente grandes, de rápido desarrollo y persistentes que hemos estado monitoreando”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in