Huracán Laura ocasiona peligroso derrame químico en una planta de Louisiana

La fuga de este material provocó que la autopista 1-10, que conecta a los estados sureños del país, fuera dañada

Louise Boyle@LouiseB_NY
jueves 27 agosto 2020 17:00
Hurricane Laura makes landfall in south west Louisiana
Read in English

Una fuga química "extremadamente peligrosa" ocurrió en una planta en Lake Charles, Louisiana , según los informes, y dañó una importante autopista.

El huracán Laura se fortaleció hasta convertirse en una tormenta de categoría 4 antes de tocar tierra en Louisiana la madrugada del jueves.

Según los informes, el derrame químico fluyó sobre la I-10, la carretera que cruza el país y que conecta los estados del sur desde Florida a California.

El cazador de tormentas, Jeff Piotrowski, publicó en Twitter: "Fuga de químicos en el lado sur de la I-10 en el área oeste del lago al oeste de Lake Charles. En el 911 están conscientes de que están abrumados".

El meteorólogo de Fox, Brad Sowder, tuiteó que se trataba de una "situación extremadamente peligrosa".

Se puede ver una nube sobre una planta en el video y las imágenes publicadas en las redes sociales.

El huracán Laura impactó contra la costa del Golfo en las primeras horas del jueves, con vientos sostenidos de 150 mph, luego de que las autoridades advirtieron que provocaría una marejada ciclónica "insuperable" de hasta 20 pies.

Las autoridades habían instado a los residentes de la costa a evacuar, pero no todos lo hicieron antes de que los vientos comenzaran a azotar los árboles y miles de hogares y negocios se quedaran sin electricidad. Hasta ahora se ha reportado una muerte.

El Centro Nacional de Huracanes dijo que en las últimas 24 horas la tormenta ha crecido casi un 87 por ciento en potencia, intensificándose rápidamente hasta convertirse en un evento "extremadamente peligroso".

Las autoridades dijeron que estaba en camino de llegar a tierra con una gran marejada y como el huracán más poderoso que ha azotado a Estados Unidos en lo que va de año y posiblemente el más fuerte que haya azotado Luisiana.

Las órdenes de evacuación estaban vigentes en Texas y Louisiana para aproximadamente 500,000 personas, mientras que los autobuses de los residentes del oeste de Louisiana se dirigían a Nueva Orleans, al este de la trayectoria del huracán.