El Departamento de Estado advierte a los estadounidenses que reconsideren viajar a Hong Kong por la amenaza de una ‘detención arbitraria’

Reino Unido emitió una advertencia similar a los viajeros

Oliver O'Connell
martes 15 septiembre 2020 20:10
Hong Kong es una de las ciudades más grandes del mundo.
Hong Kong es una de las ciudades más grandes del mundo.
Read in English

El Departamento de Estado de EE. UU. ha emitido una advertencia a los estadounidenses que estén considerando visitar China continental y Hong Kong.

En un aviso de viaje emitido el martes, se les dijo a los estadounidenses que podría ser peligroso y que existe el riesgo de "detenciones arbitrarias e injustas" y "prohibiciones de salida" de ciudadanos estadounidenses sin el debido proceso legal.

Las personas pueden encontrar que son interrogadas y obligadas a participar en investigaciones gubernamentales.

La inclusión de Hong Kong se debe a la aplicación de las nuevas y estrictas leyes de seguridad nacional impuestas por el Partido Comunista de China en junio.

Anteriormente, se consideraba que los estadounidenses en Hong Kong estaban fuera del alcance de las autoridades de Beijing.

El Reino Unido también emitió una advertencia de viaje al territorio esta semana que mencionó de manera similar la amenaza de detención arbitraria.

Bajo las nuevas leyes, China tiene la intención de apuntar a una amplia gama de actividades que define como actos de secesión, subversión, terrorismo y “colusión” con países extranjeros.

La nueva legislación también cubre los delitos cometidos por no residentes en Hong Kong y organizaciones fuera de Hong Kong. Esto podría significar que las personas que han criticado públicamente a China se enfrentan a un mayor riesgo de arresto, detención, expulsión o enjuiciamiento.

Las fuerzas de seguridad chinas, incluida la nueva Oficina para la Salvaguarda de la Seguridad Nacional, operan ahora en Hong Kong.

Se aconseja a los estadounidenses en Hong Kong que eviten las manifestaciones y mantengan un perfil bajo.

Estados Unidos ya suspendió un tratado de extradición con Hong Kong e impuso sanciones a los funcionarios de Hong Kong por su participación en la restricción de las libertades democráticas.