Hombre encarcelado por asfixiar a ex novia en maleta que abandonó en carretera

Javier Da Silva Rojas, de 26 años, afirmó que nunca se perdonará a sí mismo por el horrible secuestro de Valerie Reyes, de 24 años

Independent Staff
sábado 25 septiembre 2021 20:48

Dejó la maleta en un bosque cerca de Greenwich, Connecticut, donde fue encontrada una semana después. Un médico forense dijo que Reyes había muerto de asfixia.

Read in English

Un hombre que ató a su exnovia dentro de una maleta y la dejó asfixiada al costado de una carretera en Connecticut ha sido condenado a 30 años de prisión.

Javier Da Silva Rojas, de 26 años, de Queens, Nueva York, se declaró culpable el año pasado de un cargo de secuestro que resultó en la muerte por su salvaje ataque a Valerie Reyes, de 24 años, una trabajadora de una librería y aspirante a tatuadora.

En una audiencia de sentencia en White Plains el jueves, la madre de Reyes, Norma Sánchez, llamó a Da Silva una "persona egoísta, codiciosa y sin alma" que "no merece nada más que dolor y rechazo".

Da Silva enfrentará dos años de libertad supervisada después de que termine su sentencia de prisión. Las autoridades federales de inmigración dicen que se encuentra en Estados Unidos ilegalmente, lo que significa que también podría ser deportado.

La fiscal federal Audrey Strauss dijo: “Javier Da Silva cometió un secuestro espantoso que resultó en la muerte de una joven. La víctima de este crimen estaba en el mejor momento de su vida cuando el acto aborrecible de Da Silva terminó sin sentido”.

Da Silva, un migrante venezolano que había salido con Reyes durante tres meses en 2018, admitió haber tenido una pelea violenta con ella en su apartamento. Luego le ató los pies y los brazos, le tapó la boca con cinta adhesiva y la metió en una maleta roja en enero de 2019.

Dejó la maleta en un bosque cerca de Greenwich, Connecticut, donde fue encontrada una semana después. Un médico forense dijo que Reyes había muerto de asfixia.

Según los documentos judiciales, Reyes le había dicho a su madre un día antes que estaba nerviosa de que alguien la asesinara. Cuando Reyes no se presentó a su trabajo en una librería de Barnes & Noble, su familia inició una búsqueda.

Leer más: Expertos COVID emiten nuevas advertencias para los no vacunados antes del invierno

Los fiscales dicen que Da Silva usó su tarjeta de débito para sacar más de 5 mil 300 dólares y robó su iPad y computadora portátil.

Cuando se encontró su cuerpo, se dice que Da Silva alquiló el mismo automóvil en el que condujo hasta su apartamento y lo llevó a un lavado de autos. Sin embargo, su ADN se encontró en el asa de la maleta y debajo de las uñas de Reyes.

Da Silva lloró mientras se disculpaba con su familia el jueves.

“No hay palabras que puedan expresar lo repulsado que estoy por los actos que cometí. Nunca me perdonaré por eso. No puedo pedirle [a su familia] que me perdone porque no me lo merezco. Me gustaría que supieran que lo siento mucho”, dijo.

Los fiscales respondieron que no había mostrado ningún remordimiento después del crimen.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas dijo que ingresó a los EE.UU. en 2017 con una exención de visa de 90 días y se quedó ilegalmente más tiempo. Sus abogados dijeron que había huido del caos en Venezuela para encontrar una vida mejor en Estados Unidos.