Casas de ancianos en Texas y Pensilvania trataron a paciente de Covid con hidroxicloroquina sin autorización

Más de 200 personas recibieron esta medicina que no cuenta con el aval de la FDA

Graig Graziosi
sábado 29 agosto 2020 00:15
MyPillow CEO pushes unfounded therapeutic drug as coronavirus treatment
Read in English

Los hogares de ancianos en Texas y Pensilvania usaron hidroxicloroquina en tratamientos de pacientes que padecían el coronavirus sin obtener aprobaciones para administrar el medicamento.

La revelación proviene de informes de inspectores estatales sobre los que los demócratas del Senado llamaron la atención el jueves. Los medicamentos se han utilizado en más de 200 pacientes entre las instalaciones.

Los senadores Elizabeth Warren, Bob Casey y Ron Wyden dijeron que encontraron los informes "preocupantes". Los senadores enviaron cartas el jueves a las agencias federales solicitando que comiencen a regular los hogares de ancianos en los Estados Unidos, según ABC News .

Donald Trump ha promocionado durante mucho tiempo la hidroxicloroquina como un tratamiento útil para el coronavirus, a pesar de que muchos estudios clínicos sugieren que no fue eficaz y podría causar problemas cardíacos en los pacientes.

"El uso de hidroxicloroquina es aún más preocupante debido a las advertencias de los expertos médicos sobre los mayores riesgos que enfrentan las personas mayores a causa de las drogas", escribieron los senadores en una carta.

Los senadores solicitaron más información sobre las medidas que se han tomado para garantizar que los residentes de los hogares de ancianos no sean sometidos a tratamientos experimentales o inseguros.

La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos aprobó inicialmente la autorización de emergencia para el uso del medicamento como tratamiento para el coronavirus como parte de la insistencia de la administración Trump.

Sin embargo, la agencia revocó su decisión en abril tras el rechazo de los expertos médicos que cuestionaban su eficacia y seguridad. La FDA cambió su posición, advirtiendo contra el uso del medicamento en entornos no hospitalarios, que incluirían hogares de ancianos.

Luego, en junio, la FDA revocó la autorización de emergencia para usar el medicamento, alegando que la dosis recomendada no sería útil para tratar el virus.

Se descubrió que el asilo de ancianos en Texas había administrado el medicamento sin el consentimiento informado de los pacientes o sus familias.

En Pensilvania, los pacientes habían dado su consentimiento al fármaco, pero el estado no había autorizado su uso.

Patty Ducayet, la longeva ombudsman de Texas Health and Human Services, dijo a ABC News que es posible que las decisiones sobre el tratamiento se hayan tomado apresuradamente debido al pánico causado por el virus.

“En una crisis, es particularmente preocupante que a una persona no se le dé información sobre los medicamentos que se le están dando”, dijo. "Casi parece como si colectivamente estuviéramos en tal pánico que al apresurarse a los tratamientos, se vuelve más importante que las personas tengan buena información antes de tomar una decisión".

Los hogares de ancianos se han visto especialmente afectados por la pandemia de coronavirus, ya que los enfermos y los ancianos son especialmente vulnerables al virus. Según una encuesta reciente de datos informados por el estado, al menos el 40 por ciento de todas las muertes por Covid-19 han sido residentes de hogares de ancianos.

Los Centros de Medicare y Medicaid, las agencias federales encargadas de supervisar los hogares de ancianos, dijeron a ABC News que estaban revisando la carta del senador y responderán directamente a los senadores con sus hallazgos.