Gobernador de Texas escribe desconcertante carta sobre ‘pornografía’ en las bibliotecas escolares

Conservadores se abalanzan sobre novelas clásicas, memorias e incluso libros sobre enfermedades de transmisión sexual

Oliver O'Connell
miércoles 03 noviembre 2021 22:12
Controversial book pulled from School library shelves
Read in English

El gobernador Greg Abbott ha escrito a la Asociación de Juntas Escolares de Texas para pedir a la organización que determine si existe “pornografía u otro contenido inapropiado” en las bibliotecas de las escuelas públicas del estado.

En una carta dirigida a Dan Troxell, director del grupo, el gobernador dijo estar en el nuevo frente de una creciente guerra cultural en los EE.UU., y exigió que se elimine del sistema de educación pública cualquier contenido que sea “sumamente inapropiado”.

“Un número creciente de padres de estudiantes de Texas está cada vez más alarmado por algunos de los libros y otros contenidos encontrados en las bibliotecas de las escuelas públicas que son sumamente inapropiados dentro del sistema de educación pública”, escribió Abbott, sin citar ningún ejemplo específico.

La organización declaró que está "confundida" porque no sabe la razón por la que le enviaron la carta, dado que no tiene autoridad reguladora sobre los distritos escolares o los libros de la biblioteca, informa The Texas Tribune.

Cuando se le preguntó sobre el contexto de la carta del gobernador Abbott, su oficina de prensa señaló un incidente reciente en el que se retiró un libro después de que los padres se quejaron de que contenía imágenes gráficas.

El distrito escolar de Keller retiró Gender Queer: A Memoir de Maia Kobabe de los estantes de la biblioteca de una preparatoria. El representante estatal Jeff Cason ha pedido al fiscal general estatal Ken Paxton que investigue la novela y aquellas con temas similares.

Ya existía una discusión incipiente sobre los libros en las bibliotecas, después de que el representante estatal Matt Krause, un republicano que representa a Fort Worth y que en estos momentos se postula para ser fiscal general de Texas, envió una carta a ciertos distritos escolares en la que incluyó una lista de 850 libros y preguntó cuántas copias tenían de cada uno y cuánto se gastó en ellos.

La lista incluye varios bestsellers y ganadores de premios, muchos de los cuales exploran temas relacionados con el racismo, la sexualidad, la identidad de género e incluso títulos relacionados con enfermedades de transmisión sexual, incluido el VIH y el sida.

Entre las que figuran en la lista se encuentran la novela ganadora del premio Pulitzer de 1967 The Confessions of Nat Turner de William Styron, y Between the World and Me de Ta-Nehisi Coates.

Los distritos escolares de Austin, Houston y Dallas han desestimado la investigación, mientras que Fort Worth ha dicho que cumplirá con la solicitud de Krause. Otros distritos están en revisión de la carta.

Las discusiones sobre a qué libros tienen acceso los estudiantes a través de las bibliotecas escolares no son nuevos ni se limitan a Texas.

Glenn Youngkin, quien se enfrenta al electorado el martes en su campaña para ser gobernador de Virginia, también respalda el llamado a que se cancelen ciertos libros y currículos.

Youngkin lanzó un anuncio protagonizado por una mujer que luchó para dar a los padres una mayor influencia sobre las listas de lectura de la escuela de sus hijos, después de que a su hijo se le asignó el libro clásico del premio Nobel Toni Morrison, Beloved.

Laura Murphy estaba consternada por el contenido del libro cuando se lo mostró su hijo, entonces un estudiante de último año, quien lo consideró "asqueroso". En respuesta, ella inició una campaña de varios años por una legislación que obligaría a los maestros de inglés en Virginia a notificar a los padres cada vez que se asignara un trabajo de literatura que presentara contenido “sexualmente explícito”.

El esfuerzo finalmente fracasó cuando la ley fue vetada por Terry McAuliffe, quien ahora compite contra Youngkin para volver a ser gobernador del estado.