La curiosa saga de Gerald Cotten: contraseña perdida, muerte inesperada y $180 millones en cripto perdidas

Los inversionistas siguen buscando millones en criptomonedas desaparecidas, escribe Josh Marcus

miércoles 05 octubre 2022 23:02

Gerald Cotten tenía 15 años cuando llevó a cabo su primer plan documentado para hacerse rico rápido. El adolescente, un entusiasta de las computadoras de Belleville, Ontario, dirigió la operación en un foro en línea llamado TalkGold y prometió a sus inversionistas retornos inimaginables de hasta 150 por ciento en dos días. Pudo mantener la empresa a flote, llamada S&S Investments, durante tres meses, antes de que fracasara y desapareciera el dinero de los inversores.

Quince años después, Cotten, conocido como Gerry, sería acusado de estafar a personas en línea con un premio mucho mayor. Se convirtió en un empresario de criptomonedas y dirigió el mayor cambio de criptomonedas de Canadá, QuadrigaCX, antes de morir en circunstancias extrañas en 2018. Por lo tanto, dejó a los inversionistas en busca de CAD$180 millones faltantes.

La historia de Cotten es ahora el tema del documental Dead Man's Switch: A Crypto Mystery, que se transmitirá en Discovery+ a partir del jueves.

“Fue uno de los únicos juegos de la ciudad [para los entusiastas de las criptomonedas]”, dijo la directora de la película Sheona McDonald a The New York Post. “Les transferías US$1.000 y podías ver la criptomoneda en su cuenta. Creo que durante un par de años sí funcionó de manera legítima... No creo que Gerry pudiera haber imaginado que en un futuro generaría dinero en la forma en que finalmente lo hizo”.

Pero sí que generó dinero. La empresa se lanzó en 2014 en medio de un aumento espectacular en el precio de las criptomonedas como Bitcoin, y manejaba US$.000 millones en transacciones para 2017.

Cotten, de 30 años al momento de su muerte, parecía estar viviendo la vida de ensueño de un magnate. Él y su esposa, Jennifer Robertson, viajaron por todo el mundo en aviones privados y visitaron lugares elegantes en París, Hawái y Marruecos. El empresario de criptomonedas hizo compras cada vez más lujosas: un yate de US$600.000, un Lexus de alta gama, 17 casas en Canadá y un avión. Como muchos otros en la industria, enmarcó su empresa no solo como una herramienta financiera, sino como un cambio social radical. Así predicó el evangelio de criptomonedas en apariciones en podcasts y vídeos en YouTube.

“Básicamente, quita la necesidad de una autoridad central. Entonces te deshaces de las tarifas. Y te deshaces de muchas de las regulaciones”, dijo en un podcast en 2014. “Es más o menos dinero de las personas para las personas”.

Sin embargo, las cosas comenzaron a agriarse en 2018, cuando el precio de Bitcoin colapsó. Los inversionistas intentaron retirar su dinero de Quadriga, pero a veces se enfrentaron a retrasos de un mes. Al igual que otros cambios de criptomonedas, Quadriga mantuvo sus fondos en las supuestas “carteras frías”, que son dispositivos de almacenamiento digital que no están conectados a Internet y que están protegidos contra el acceso ilegal. El inconveniente principal es que el único que conocía las contraseñas de las cripto bóvedas de la empresa era Gerry.

Erik Wilgenhof Plante, exdirector de comunicaciones del cambio BeQuant, dijo a The Independent en ese momento: “Tener un guardián de buena reputación que proteja las claves privadas fuera de la empresa es quizás la mejor opción para garantizar que estos códigos no se pierdan. Aquí hay una lección evidente de que tener a una sola persona que posea esta información crea una gran vulnerabilidad”.

Además, hubo otros problemas en esa época: un problema informático borró US$14 millones de Ethereum del cambio y un banco canadiense congeló otros US$21 millones en fondos.

En diciembre de 2018, la pareja famosa por las criptomonedas se dirigió a la India para su luna de miel, donde Cotten murió de complicaciones por la enfermedad de Crohn 12 días después de modificar su testamento. Embalsamaron el cuerpo y lo enviaron de regreso a Canadá para un funeral en ataúd cerrado.

El público no se enteró de la muerte sino hasta 36 días después, en enero de 2019. Ese mismo mes, Quadriga solicitó la protección a los acreedores y decenas de inversionistas enojados empezaron a cuestionar furiosamente a dónde iba su dinero, a pesar de que solo Cotten conocía las claves de la cripto bóveda de la empresa y nunca configuró un “botón de seguridad” para enviar las claves a otra parte en caso de que estuviera incapacitado. Dada la intriga, algunos llegaron a cuestionar si Cotten realmente había muerto y exigieron que su cuerpo fuera exhumado. (Su esposa dice que de hecho está muerto y fue testigo de su funeral).

“Terminé perdiendo los ahorros de mi vida, perdí US$400.000”, dice Tong Zou, un trabajador de tecnología citado en la película. “Saqué tres préstamos del banco y lo cambié todo a criptomoneda. Me metí en un hoyo profundo y la única forma de salir de él fue vendiendo mi casa”.

La muerte de Cotten y el colapso resultante de Quadriga desencadenaron una serie de investigaciones gubernamentales y ciudadanas sobre cómo se podría desaparecer tanta moneda digital.

“En ese momento, estábamos desesperados por recuperar fondos y también estábamos convencidos de que se estaba suscitando una estafa”, dijo QCX-INT, una persona que descubrió documentación en línea del historial de comportamiento fraudulento de Cotten, de forma anónima a la CBC este año. “Sí se convirtió en una obsesión”.

El experto en tecnología rastreó nombres de dominio, enlaces y transacciones en la cadena de bloques y descubrió un largo historial de conspiraciones, desde los primeros días de Cotten en TalkGold, hasta su relación con un socio comercial llamado Michael Patryn. Patryn se declaró culpable en 2005 por trabajar en una red de fraude de identidad e hizo negocios bajo la dirección de una empresa llamada Midas Gold como intermediario de Liberty Reserve, una empresa costarricense de moneda digital catalogada como una de las operaciones de lavado de dinero más grandes de la historia. En documentos judiciales, se reveló que el correo electrónico de Cotten aparecía como contacto de Midas Gold. (Ninguno de los dos fue acusado en relación con Liberty Reserve).

Dos años después de la eliminación de Liberty Reserve, la pareja lanzó Quadriga, aunque Patryn dejó la compañía en 2016 por una disputa sobre la cotización pública de la compañía, y afirma no estar involucrado en las conspiraciones resultantes.

Después del desmoronamiento interno de Quadriga en 2019, la Comisión de Valores de Ontario investigó a la compañía y concluyó que “lo que sucedió en Quadriga fue un fraude a la antigua envuelto en tecnología moderna”.

Las investigaciones sobre la empresa revelaron que Cotten creó varias cuentas falsas en Quadriga para influir en las transacciones en la plataforma. De hecho, en algún momento se involucró personalmente en el 87 por ciento de las transacciones. Pero la interferencia no terminó ahí: según los investigadores, parece ser que el capo de las criptomonedas también mezcló el dinero del cliente con el suyo y así financió el lujoso estilo de vida por el que se hizo conocido.

Su esposa ha dicho que se sintió “molesta y decepcionada” cuando se enteró del alcance que tuvo el fraude de la empresa de su esposo. Ella escribió en un comunicado de 2019 que no estaba al tanto ni estaba involucrada en “las actividades comerciales de Gerry, ni en su apropiación de los fondos de los clientes”. También ha dicho que no tiene idea de cuáles son las contraseñas para acceder a los fondos confiscados de los clientes y que no estaban escritas en ninguna parte.

Aunque algunos no creen que Cotten realmente haya muerto, el dinero de Quadriga sí desapareció. Hasta ahora, solo se han recuperado alrededor de US$46 millones.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in