Lo que depara el futuro para nuestras mascotas adquiridas en pandemia

Millones de personas adquirieron una nueva mascota durante el confinamiento. A medida que disminuyen las restricciones, Kate Ng habla con los dueños de mascotas sobre cómo planean equilibrar su nueva libertad con las necesidades de sus amigos peludos.

Kate Ng
domingo 25 julio 2021 01:35
Mascotas únicas: suricatos
Read in English

A principios de 2021, mi hogar se convirtió en uno de los 3,2 millones que adquirieron una mascota durante el confinamiento. La nueva incorporación a mi pequeña familia, que estaba compuesta por mi esposo y yo, era Bertie, un gato negro sacado de las calles por una de las muchas agencias de refugios de Londres.

Las mascotas se convirtieron en un sustento para muchos durante los duros meses de confinamiento, y también lo fue para mí. Como trabajador clave, mi esposo pasaba la mayor parte de la semana laboral en su oficina, pero yo trabajaba desde casa, lo que significaba estar completamente sola durante largos períodos de tiempo.

Millones de personas más dijeron que se sentían solas “siempre o con frecuencia” durante el transcurso del confinamiento, y contar con la compañía de una mascota se volvió cada vez más atractiva. Según un estudio de la Universidad de York, más del 90 por ciento de las personas que participaron en la investigación dijeron que su mascota les ayudó a sobrellevar emocionalmente el confinamiento. Tener una mascota también se reflejó en mejores niveles de condición física, y el 96 por ciento dijo que su mascota los ayudó a mantenerse activos.

La creciente demanda de animales de compañía dio como resultado que los precios de los cachorros se duplicaran con creces en comparación con el confinamiento, con perros que en promedio cuestan casi $2.600 (£1.900), en comparación con $1.200 (£888). Las razas populares vieron un aumento de precios aún más pronunciado, con razas mixtas como cockapoos y cavapoos que cuestan más de mil libras más de lo habitual. Los supermercados también se vieron obligados a emitir una advertencia sobre una "escasez nacional" de algunos productos alimenticios para perros y gatos debido al aumento "sin precedentes" de dueños de mascotas.

Si bien los refugios de animales han emitido advertencias de que la cantidad de animales que se abandonan o se dan en adopción aumentará a medida que disminuyan las restricciones en Inglaterra, la idea es impensable para la mayoría de los que han dado la bienvenida a un amigo peludo a su hogar durante el confinamiento.

Hablamos con varias personas para averiguar cómo sus mascotas adquiridas en pandemia marcaron la diferencia en sus vidas en el confinamiento y cómo se están preparando para adaptarse a dejar atrás a sus nuevos miembros de la familia cuando regresan a la oficina, después de casi 18 años meses en casa.

Angelica Malin, 30, dueña de un cavapoochon, Alfie

"Realmente no quiero ir a ningún lado sin Alfie"

Pasé el primer confinamiento sola. Me pareció súper difícil porque estaba viviendo sola por primera vez después de una ruptura. Había tanto tiempo a solas y tanta falta de contacto humano, soy extrovertida, así que de verdad me costó estar en soledad tantas horas.

Había estado pensando en tener un perro desde hace tiempo, así que el covid se convirtió en un impulso para hacerlo. Era la motivación que necesitaba para empezar a investigarlo seriamente. El proceso fue bastante rápido, encontré un criador de cavapoochons (un cruce entre tres razas: un Cavalier King Charles spaniel, un poodle y un bichon frise) en Gales que me gustó y me pusieron en una lista de espera.

Tuvo una camada poco después y tuvimos una reunión de FaceTime, donde pude ver a los cachorros. Alfie era el único que estaba dormido y lo elegí a él. En ese momento, el confinamiento significaba que no podía viajar a Gales para buscarlo, así que pagué para que me lo entregaran.

Llegó en octubre y luego me dio covid en enero y tuve que aislarme. Fue todo un desafío, estaba buscando frenéticamente en Google “Cómo cansar a un cachorro adentro” y jugamos con muchas pelotas de tenis adentro. Pasé mucho tiempo en YouTube buscando trucos para enseñarle.

Leer más: Calor, política, virus y medallas en primera día de Tokio

Alfie es problemático. Es muy empalagoso y quiere estar a mi lado siempre, ¡ya no tengo privacidad! Tener un perro ha sido increíble, no solo por su compañía, que ha sido fantástica, sino que nunca he hablado con tanta gente como ahora que tengo un perro. Hay toda una comunidad. Salgo a caminar con mis amigos y dicen que nunca antes me habían visto parar y hablar con tanta gente. Me encanta ese aspecto de ser dueña de un perro.

Definitivamente se ha vuelto un poco más desafiante desde que las cosas se abrieron. Tengo que ser muy organizada si quiero viajar sin él, tendría que organizar una guardería para perros o pedir la ayuda de amigos para cuidarlo. Pero no estoy demasiado preocupada, porque en todo Londres se admiten mascotas, y realmente no quiero ir a ningún lado sin Alfie. ¡Incluso fui al Hart Hotel en Shoreditch, que tiene un menú de servicio a la habitación para perros!

Soy autónoma, así que trabajo desde casa fácilmente, pero a veces me gusta ir a un espacio de coworking. La última vez que llevé a Alfie, dio un salto y se comió el almuerzo de otra persona… Eso fue un poco vergonzoso. Creo que intentaré darle otra oportunidad hasta que se acostumbre, esa es la única forma en que funcionaría.

Aunque es muy empalagoso, lo amo más que a nada. La compañía de Alfie es invaluable y me ha cambiado la vida para bien.

Ben y Lou Austin, 40 y 39, dueños de un perro salchicha, Frankie y un labrador, Ralph

"Aportó una energía y una chispa completamente nuevas a nuestra familia"

Cuando se produjo el confinamiento en marzo de 2020, el negocio de marketing digital que Lou y yo dirigimos juntos se volvió completamente remoto. De repente, no viajábamos en absoluto. Lou comenzó a sufrir de ansiedad y depresión por estar sentada en casa todo el día, todos los días, y después del trabajo no había cómo desfogarse, así que de lo único que hablábamos era del negocio. No podíamos salir para dejar de pensar en las cosas y se volvió bastante difícil lidiar con el confinamiento.

Decidimos tener un perro. En octubre de 2020, llegó Frankie, nuestro perro salchicha, trajo una energía y una chispa completamente nuevas a nuestra familia. Era alguien con quien acurrucarse, a quien cuidar y con quien jugar. Nos fue tan bien con Frankie que para la víspera de Año Nuevo, obtuvimos otro perro: un labrador plateado al que llamamos Ralph. El par de ellos transformó completamente nuestras vidas.

Para empezar, fue un gran shock, pasar tan rápido de no tener perro a tener dos perros, pero los queremos muchísimo. Antes de que llegaran, Lou empezó a tener problemas de ansiedad social y llegó al punto en que no quería salir de la casa, por lo que conseguir los cachorros la ayudó a salir a pasear con ellos. Ha avanzado tanto con el manejo de su ansiedad que hoy pudo asistir a una reunión en persona con un cliente.

Tenemos nuestro propio acre de bosque privado ya que vivimos en el campo en Essex, y a los perros les encanta. A Frankie le encanta perseguir y esconderse, por lo que los bosques son más su área, pero a Ralph le encanta nadar cuando podemos ir a la playa. Mete la cabeza bajo el agua e intenta comerse las burbujas, es muy divertido de ver.

Naturalmente, cuando tienes un perro, tu vida cambia. Antes de la pandemia, éramos muy libres, por lo que ahora tenemos que planear más, pero así nos encanta aunque a veces sea difícil. Justo el otro día estábamos hablando de ir a dar una vuelta a la playa, solo nosotros dos, pero cuanto más hablábamos, más nos dimos cuenta de que en realidad no queremos dejar a los perros en casa. Estamos pensando mucho más en las cosas que podemos hacer que incluyen a los perros.

Nuestro negocio ahora es completamente remoto y no hay planes de volver a la oficina. De hecho, desde que dejamos ir la oficina, nos ha funcionado muy bien. Lo pusimos a votación entre el personal en agosto para preguntarles si querían permanecer remotos para siempre, desarrollar un modelo híbrido o regresar a la oficina a tiempo completo, pero todos quieren seguir trabajando de forma remota. Algunas personas han adquirido sus propias mascotas, por lo que también ha cambiado mucho para ellas.

Holly Winter, 42, dueña de un hámster, Coda

"Entró en mi vida exactamente en el momento adecuado"

Ayer hace un año, mi papá murió inesperadamente. Había salido a correr por la mañana, volvió a casa y se fue a sentar a su estudio. Mi mamá lo encontró 40 minutos después, ya muerto. Intentó llamarme varias veces esa mañana, pero perdí sus llamadas. Cuando vi cuántas llamadas perdidas había, pensé que era extraño y me preparé para recibir malas noticias. Cuando finalmente logré comunicarme con mamá por teléfono, le pregunté si todo estaba bien. Y dijo las palabras que me han perseguido desde entonces: “No, es realmente malo, cariño. Papá murió esta mañana".

Fue una sacudida horrenda, nadie podría haberlo visto venir. Antes de comunicarme con ella por teléfono, estaba pensando que debería sentarme, probablemente papá esté en el hospital. Simplemente no esperaba que muriera.

Justo antes de que esto sucediera, adopté a Coda, un hámster de refugio, durante el confinamiento. Su dueño anterior tuvo que renunciar a él porque se habían mudado y no podían aceptarlo, y Coda había estado viviendo en una jaula que era demasiado pequeña, por lo que realmente necesitaba un nuevo hogar.

Necesitábamos ir y estar con mamá en Sheffield, así que empaqué las cosas muy rápido, incluida Coda y su casa de hámster. Soy diseñadora de novias y modista, y al comienzo del confinamiento me cancelaron toda la temporada alta. Así que pensé en ofrecerme a hacer vestidos de novia para las novias que estaban trabajando en la primera línea del NHS y que han tenido que posponer su boda debido al covid. Estaba a la mitad de hacer estos vestidos cuando papá murió, así que en el maletero del auto metimos la casa de hámster de Coda junto a piezas de vestidos de novia que aún tenía que coser y mis máquinas de coser.

Tener a Coda conmigo en medio de todo el caos fue un respiro tan bienvenido al final de cada día. Tener algo lindo, suave y peludo, y feliz de verme, que no tenía nada que ver con todo el dolor, me dio el espacio mental que necesitaba para descansar de todo. Coda era algo separado de la tristeza y a él no le afectaba. Concentrarme en Coda era fundamental y tenías que vigilarlo tan de cerca porque era tan rápido en ese momento que se ocupaba toda mi atención. Era tan agradable estar ocupada con algo tan lindo y pequeño.

Los hámsteres solo viven unos dos años y Coda tendrá dos el próximo mes. Es un hombre mayor ahora y parece un poco calvo, uno de sus ojos se ha vuelto bastante nublado. La parte más difícil de que te gusten los hámsteres es que cada vez que tienes uno, sabes que dentro de dos años tendrás que lidiar con el dolor de perderlos. He tenido varios a lo largo de los años y los amo. Coda es realmente especial para mí, estuvo allí durante un momento realmente difícil de mi vida. Tenía la intención de ser yo quien lo rescatara a él, y no me di cuenta de cuánto me iba a hacer falta él a mí. Entró en mi vida exactamente en el momento adecuado.

Deborah Tan, 29, dueña de ratas, Blossom, Bubbles y Buttercup

“Al cuidar de mis mascotas, ellas también me ayudaron a cuidarme a mí misma”

Blossom, Bubbles y Buttercup son mis tres ratas y todas son hermanas. Las obtuve en junio y han sido realmente buenas para mi salud mental, que se vio afectada por el confinamiento debido al estrés y la nostalgia. No he podido volver a casa en Malasia para ver a mi familia durante más de un año.

Técnicamente, no se me permiten mascotas en mi casa compartida en Dublín, pero pensé que las ratas eran una buena idea porque pueden vivir felices en una jaula, no deambulan, ni ensucian, ni destruyen nada, y puedo supervisar su tiempo fuera de la jaula de cerca. También viven solo dos años, por lo que no es un compromiso de 10 años ni nada de eso, y eso me pareció bien.

También necesitaba mucho apoyo emocional. Después del trabajo, cuando estás estresada y cansada, lo último que quieres hacer es cuidarte a ti mismo, pero al cuidar a mis mascotas, ellas también me han ayudado a cuidarme a mí misma. Sacan mi mente del trabajo y tienes que estar en el momento con ellos porque si dejas que tu mente divague y uno de ellos desaparece, ¡eso es todo! ¡Se han ido, posiblemente para siempre! Entonces me traen al momento presente.

Cuando te gustan los animales y no tienes mascota, puede parecer que falta algo. Encerrada antes de tener las ratas, sentía que no tenía nada de qué cuidar, y es muy diferente cuando tienes una mascota. Si no estás bien, ellos tampoco.

Las tres ratas tienen personalidades realmente diferentes, ha sido muy agradable verlas y aprender sobre ellas. A Blossom le gustan los juegos bruscos, le encanta jugar. Buttercup disfruta más la comida y es la más gorda, mientras que Bubbles es muy tranquila y le gusta su tiempo a solas. Ella es la más ansiosa, pero es la más agradable de sacar y poner en tu regazo porque se acurrucará cuando se siente cómoda.

Las llevaré conmigo si me mudo a otro lugar en los próximos años, por supuesto que lo haré. Y sé que tienen vidas cortas, pero creo que esa es la belleza de las mascotas: es triste cuando tienen que irse, pero te enseñan a disfrutar el momento y a disfrutarlas mientras están cerca.

Sam Sellers y Libby Barrett, 31 y 32, propietarios de labradoodle, Finn

"Ambos estamos encantados de haber elegido a Finn"

Habíamos estado buscando un perro por un tiempo y una vez que encontramos un criador que nos gustó, la lista de espera era de un año a 18 meses. Cuando pusimos nuestros nombres en la lista de espera en marzo del año pasado, asumimos que el confinamiento terminaría cuando él llegara. Bueno, nada de eso funcionó.

Antes de tener a Finn, intentamos prepararnos para lo que habría de venir. Leímos un libro diferente cada uno y nos obligamos a ir a cuidar del perro de un amigo durante una semana. Pero cuando llegó nos dimos cuenta de que no teníamos ni idea de lo que estábamos haciendo.

Sin duda, tener un cachorro en casa era increíblemente estresante. Vivíamos en el quinto piso de un bloque grande en ese momento y estábamos muy conscientes del ruido por los vecinos de abajo. Los primeros meses fueron mucho más estresantes de lo que esperábamos, ¡pero lo superamos juntos!

Finn es un Labradoodle australiano y ahora tiene cuatro meses y medio. Prácticamente, tener a Finn significa que salimos mucho más y es muy agradable salir a caminar. Día a día, los cachorros tienen una energía extrema, así que cuando está en un nivel medio o tranquilo, es encantador y nos acurrucamos en el sofá.

Tener a Finn es encantador y es una distracción divertida. Ambos trabajamos desde casa, lo cual ha sido increíble para poder cuidar a Finn, no sé cómo podría haber funcionado de otra manera. En el futuro, ambos tendremos una combinación de tiempo de oficina y trabajo desde casa, por lo que podremos equilibrar la semana, lo cual es perfecto.

Es un perro bastante relajado, hemos tenido mucha suerte con su temperamento tranquilo. Tuvimos la opción de dos cachorros en la camada y estaban en extremos opuestos del espectro. Ambos estamos encantados de haber elegido a Finn.