El FBI busca al personal de Project Veritas en la investigación del diario robado de Ashley Biden

El Departamento de Justicia realizó dos búsquedas el martes en el área de la ciudad de Nueva York

Josh Marcus
domingo 07 noviembre 2021 17:33

El FBI realizó múltiples búsquedas de personas vinculadas al grupo político conservador Project Veritas, como parte de una investigación sobre cómo fragmentos del diario de la hija del presidente Joe Biden, Ashley, fueron tomados y revelados al público sin su consentimiento en los últimos días de la elección de 2020.

Agentes del Departamento de Justicia realizaron dos búsquedas el jueves en el área de la ciudad de Nueva York, informó The New York Times, al citar a dos fuentes anónimas familiarizadas con el asunto.

Ashley y Hunter Biden miran cómo Joe Biden abraza a su esposa Jill durante su toma de protesta

En octubre, Ashley Biden denunció a las autoridades federales el robo de varios artículos personales, incluido el diario, lo que llevó al Departamento de Justicia a comenzar una investigación.

Un sitio web conservador, separado de Project Veritas, publicó más tarde docenas de sus páginas escritas a mano, y afirmó que había recibido los materiales de un denunciante en una organización de medios que se negaba a publicar historias del diario hasta después de las elecciones.

Project Veritas, un grupo de derecha conocido por su uso de grabaciones de video encubiertas contra medios de comunicación y grupos progresistas, sostiene que es un medio de comunicación de investigación. Pero un juez federal dictaminó en octubre que no estaba fuera de lugar para los sujetos de este sitio de operaciones el llamar al grupo una "operación de espionaje político".

Además de las búsquedas, el FBI también se comunicó con al menos una persona que trabajó para Project Veritas como parte de la investigación.

The Independent se comunicó con el FBI en busca de comentarios.

Aunque Project Veritas en sí no publicó el diario, el sitio que lo hizo está registrado en la misma dirección de Wyoming que Richard Seddon, un ex espía británico que ha entrenado al personal de Veritas en el pasado, según el Times. El fundador de Project Veritas, James O'Keefe, también fue presidente de una empresa registrada en la misma dirección. Las búsquedas ocurrieron en lower Manhattan y otro en los suburbios del condado de Westchester, en las afueras de la ciudad de Nueva York.

O'Keefe emitió una larga declaración en vídeo el viernes, donde dice que su organización había sido citada y que los empleados actuales y anteriores fueron registrados, pero negó cualquier irregularidad. Aclaró que furton contactados por informantes sobre la publicación del diario, pero se negaron a hacerlo porque no podían verificar si era real o si la supuesta información contenida dentro era verdadera.

“Nuestro equipo legal se comunicó antes con el Departamento de Justicia y transmitió de forma voluntaria hechos irrefutables que demuestran nuestra falta de participación en actividades delictivas y/o intenciones delictivas”, declaró. "Como cualquier periodista, nos ocupamos de forma regular de la recepción de información de origen y tomamos medidas para verificar su autenticidad y valor periodístico".

O'Keefe alegó que la participación de su grupo en la búsqueda fue una señal de represalia política.

“En qué mundo es el supuesto robo de un diario investigado por el FBI del presidente y su Departamento de Justicia. ¿Un diario?" él comentó. "Esta investigación federal huele a política".

Según los informes, una búsqueda se centró en el antiguo agente de Veritas, Spencer Meads.

La intriga que rodea a Ashley Biden, la hija menor de Joe Biden, es la última que involucra a miembros de su familia.

Hunter Biden, el medio hermano de Ashley, estuvo en el centro del primer juicio político de Donald Trump, luego de que el ex presidente amenazara con retener la ayuda militar a Ucrania mientras presionaba al líder de ese condado para que anunciara una investigación sobre los negocios de Hunter.

A fines del año pasado, Hunter Biden reveló que funcionarios federales investigaban sus impuestos.