Wray, quien fue designado para dirigir la oficina por Donald Trump en 2017, enfrentó casi cuatro horas de preguntas de los senadores.

Cinco conclusiones clave del interrogatorio al director del FBI sobre los disturbios en el Capitolio

El extremismo nacional a la par con ISIS como amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos, dice el director del FBI

Griffin Connolly
miércoles 03 marzo 2021 02:16
Read in English

El director del FBI, Christopher Wray, testificó ante el Congreso el martes por primera vez desde que una mafia pro Trump atacó el Capitolio de Estados Unidos el mes pasado y mató a cinco personas.

Wray, quien fue designado para dirigir la oficina por Donald Trump en 2017, enfrentó casi cuatro horas de preguntas de los senadores sobre los antecedentes de los alborotadores del Capitolio y el aumento del extremismo supremacista blanco doméstico.

El director del FBI señaló que agentes de todo el país han ejecutado cientos de arrestos, lo que le da a la agencia una imagen más clara de los elementos de derecha que comprenden las partes más violentas del ataque.

Wray también respondió preguntas de legisladores republicanos sobre el extremismo antigubernamental y de extrema izquierda en 2020 en ciudades como Portland y Chicago.

Aquí hay cinco conclusiones de la audiencia:

1. Los manifestantes del Capitolio incluían a decenas de supremacistas blancos y militantes de extrema derecha

A medida que el FBI continúa realizando arrestos y acusando a los alborotadores de la insurrección del 6 de enero en el Capitolio, han surgido tendencias biográficas.

"Ciertamente, el ataque al Capitolio involucró a extremistas violentos", testificó Wray el martes, y señaló que los arrestados hasta ahora provienen de una "variedad de orígenes".

Leer más: Capitana de policía ofrece nuevos y espeluznantes detalles de los disturbios en el Capitolio

Las filas de los alborotadores del Capitolio incluyen “bastantes… extremistas violentos de la milicia”, dijo Wray. Destacó las decenas de arrestos de hombres que han estado conectados con grupos extremistas de derecha como los Oath Keepers y los Proud Boys.

El FBI también arrestó a varios extremistas "raciales", dijo Wray, personas que "abogaban específicamente por la superioridad de la raza blanca".

Según documentos judiciales públicos, casi todos los alborotadores que han sido arrestados, ya sean miembros de los Proud Boys, partidarios de la teoría de la conspiración QAnon o simplemente actores solitarios descontentos, tenían una cosa en común: creían, erróneamente, que Donald Trump fue el legítimo ganador de las elecciones de 2020.

Wray dividió a los alborotadores en tres categorías separadas: el primer grupo y el más grande eran los manifestantes “pacíficos, tal vez ruidosos” que no violaron la ley; el segundo grupo eran manifestantes que se dejaron llevar por el espíritu de la revuelta y cometieron delitos no violentos de bajo nivel; y el tercer grupo era una colección mucho más pequeña y siniestra de individuos, algunos de ellos armados o vestidos con equipo paramilitar, incluidos sistemas de radio, que fueron al Capitolio para detener la certificación de la victoria electoral de Joe Biden, incluso si tenían que usar violencia para hacerlo.

2. El motín no fue una operación de bandera falsa de izquierda

Wray rechazó rotundamente las teorías de conspiración, promovidas por el miembro de la Judicatura del Senado republicano Ron Johnson, de Wisconsin, y otros, de que el motín del Capitolio fue una operación de bandera falsa precipitada por "manifestantes falsos de Trump" y otros actores malignos no asociados con el sentimiento abrumador a favor de Trump.

El presidente demócrata Dick Durbin, de Illinois, le preguntó al director del FBI a quemarropa el martes si hubo manifestantes falsos de Trump que irrumpieron en el Capitolio, como había especulado Johnson en una audiencia la semana pasada con los cuatro funcionarios encargados de asegurar el Capitolio en el día de la revuelta.

"No hemos visto evidencia de eso en este momento", dijo Wray sobre las afirmaciones de que "Antifa" u otros anarquistas de izquierda habían estado involucrados en el ataque a la legislatura.

En particular, Wray no colocó a “Antifa” al mismo nivel que los extremistas motivados por nociones de superioridad racial, como los supremacistas blancos.

Eso a pesar de que el miembro republicano de mayor rango del comité, el senador Chuck Grassley de Iowa, pasó la mayor parte de su declaración de apertura el martes criticando las acciones violentas de los grupos extremistas de izquierda y antigubernamentales en medio de protestas por la justicia racial en el verano de 2020.

“La principal amenaza que enfrentamos de los extremistas violentos domésticos sigue siendo aquellos que identificamos como extremistas violentos con motivación racial o étnica (RMVE), específicamente aquellos que abogan por la superioridad de la raza blanca”, dijo Wray.

Durbin trató de adelantarse a la “falsa equivalencia” de los republicanos en su propia declaración de apertura: “Necesitamos dejar muy claro que los supremacistas blancos y otros extremistas son la amenaza de terrorismo interno más importante que enfrenta Estados Unidos hoy”, dijo.

3. Amenaza del extremismo nacional al mismo nivel que ISIS

La amenaza de los extremistas nacionales, en particular los extremistas de derecha, se ha vuelto tan prominente en los últimos años que, en 2019, Wray elevó formalmente la amenaza de dichos grupos al nivel de máxima prioridad de la oficina, junto con ISIS y su red de terroristas locales, dijo Wray el martes.

El director del FBI señaló que el número de arrestos realizados en 2020 contra "extremistas violentos por motivos raciales que son lo que usted categorizaría como supremacistas blancos" se había triplicado aproximadamente desde que asumió el mando de la oficina en 2017.

El FBI está trabajando actualmente en aproximadamente 2 mil casos de terrorismo nacional, dijo. En una audiencia del Congreso de marzo de 2019, indicó que el número rondaba los 850 casos en curso.

“Permítanme aclarar una cosa: el FBI no tolerará agitadores y extremistas que planeen o cometan actos de violencia, punto. Y eso se aplica a los extremistas violentos de cualquier tipo”, dijo Wray a los senadores. “Como he dicho muchas veces, no investigamos la ideología, sino que nos enfocamos en actos de violencia y violaciones de la ley federal. Y cuando los veamos, cuando los veamos, aplicaremos todo el peso de nuestros recursos, nuestra experiencia y nuestras asociaciones".

4. Ambas partes tienen quejas de larga data sobre la transparencia de la oficina

Si bien las preguntas de los senadores el martes se centraron principalmente en la naturaleza de los disturbios en el Capitolio, qué salió mal en el proceso de intercambio de inteligencia que permitió que el ataque tomara desprevenida a la Policía del Capitolio de Estados Unidos y a los cientos de investigaciones y casos en curso, miembros de ambos. Los partidos rebajaron agresivamente a Wray por la histórica falta de transparencia de su agencia en varios temas políticamente sensibles.

El senador demócrata Sheldon Whitehouse, de Rhode Island, atacó a Wray tanto en la sala del comité como fuera de ella el martes por ocultar información sobre la investigación Trump-Rusia del FBI a los senadores demócratas durante la presidencia de Trump.

Whitehouse acusó a Wray, que ocupó cargos designados en las administraciones de George W Bush, Trump y ahora Biden, de un doble rasero partidista, diciendo que siempre ha bloqueado las consultas demócratas, pero luego proporcionó respuestas a las preguntas de los senadores republicanos sobre el Investigación de seguimiento en curso sobre la conducta de ciertos funcionarios del FBI y del Departamento de Justicia durante las operaciones Trump-Rusia de 2016.

La furia de Whitehouse por el bloqueo de la supervisión del Congreso por parte de Wray se desangró fuera de la sala del comité el martes.

“Esto es una mierda, no obtener respuestas a preguntas durante años. Y él sabe perfectamente bien que esto es una mierda”, dijo Whitehouse a un reportero de NBC News.

El senador republicano Mike Lee, de Utah, que ha estado en una cruzada de años para desmantelar la capacidad de vigilancia del FBI, se sintió igualmente frustrado por las no respuestas del FBI a las preguntas sobre la autoridad de vigilancia.

“A lo largo de los años, me refiero literalmente, durante los últimos 10 años, los 10 años completos que he servido como miembro de este comité y como miembro del Senado de los Estados Unidos, me han dado respuestas bastante consistentes bajo diferentes reglas del FBI”, dijo Lee.

Siempre que ha presionado al FBI sobre sus procesos y autoridad para recopilar metadatos de proveedores de telefonía celular y otras áreas cibernéticas, se ha encontrado con la misma respuesta: “Confíe en nosotros. No se preocupe”, dijo, imitando a Wray y a otros exfuncionarios de la oficina.

5. Wray no dijo nada sobre la investigación de la muerte del oficial de policía del Capitolio de EE. UU.

Varios legisladores, incluidos Grassley y el senador republicano de Texas, Ted Cruz, solicitaron una actualización del estado de la investigación sobre la muerte del oficial de la USCP Brian Sicknick, que inicialmente se informó que fue asesinado a golpes en medio de los disturbios del Capitolio. Eso no ha sido confirmado oficialmente por la policía.

Grassley citó los "informes contradictorios sobre" la causa de la muerte de Sicknick y el considerable interés público en el caso.

Wray se negó a proporcionar detalles en el escenario público de una audiencia en vivo.

“Tan pronto como haya información que podamos compartir de manera apropiada, queremos poder hacerlo. Pero por el momento la investigación aún está en curso”, dijo el director.

Wray agregó que la investigación aún no había llegado a un punto en el que pudiera siquiera revelar la causa de la muerte.