“Si espera, podría ser demasiado tarde”: familia de doctora que murió por suicidio durante la pandemia, impulsa una nueva ley

La familia de la doctora Lorna Breen, respalda nueva ley que brindaría apoyo de salud mental a los trabajadores médicos

Richard Hall
domingo 19 septiembre 2021 15:45

Intentos de suicidio, depresión y dificultades económicas: el drama de los estudiantes en Francia.

Read in English

Durante los peores días de la pandemia de coronavirus en Nueva York a principios de la primavera de 2020, la doctora Lorna Breen, describió las escenas en el hospital de Manhattan donde trabajaba como "como Armageddon".

El departamento de emergencias del New York Presbyterian Allen Hospital, funcionaba al triple de su capacidad debido a la afluencia de pacientes de covid. Cuando no estaba en el hospital, a menudo dirigía a su personal por teléfono. Cuando contrajo el covid y apenas podía moverse, continuó ayudando desde lejos. Pero incluso cuando la pandemia tuvo un costo personal significativo en su propia salud, su enfoque principal estaba en sus pacientes.

“Como cuidador, una de las partes más difíciles del covid-19, es que estás acostumbrado a ayudar a las personas y cuando no puedes hacer eso, es realmente difícil para la psique. Ella estaba experimentando todo eso con toda claridad ”, dijo J. Corey Feist, cuñado de la doctora Breen.

Breen murió por suicidio el 26 de abril de 2020, luego de una estadía de 11 días en un hospital psiquiátrico. No dejó ninguna nota y los expertos dicen que el suicidio rara vez se puede atribuir a un solo factor. Pero desde su muerte, su familia ha estado decidida a ayudar a otros profesionales de la salud que corren el riesgo de sufrir agotamiento y estrés.

Feist cofundó la “Fundación de Héroes de la doctora, Lorna Breen”, junto con su esposa, la hermana de Lorna, Jennifer Breen Feist. La organización está detrás de una nueva ley que tiene como objetivo llenar los vacíos institucionales que dificultan que los trabajadores de la salud reciban apoyo en salud mental y cuenta con apoyo bipartidista.

“La gente se sorprende de que existan todas estas barreras para obtener ayuda para la salud mental. Para usted y para mí, podemos ir y acudir a un terapeuta sin tener que recurrir a nuestro sustento”, dijo Feist a The Independent. No ocurre lo mismo con los profesionales médicos, agregó.

La profesión levanta barreras, algunas muy reales y otras imaginadas, según Feist. Cosas como las solicitudes de licencia médica que hacen preguntas sobre el historial de salud mental de un solicitante, lo que podría en teoría, afectar sus oportunidades de empleo, fomentar una cultura de silencio en la profesión médica.

“Desafía la lógica”, agregó. “Incluso si no conoce a un trabajador de la salud, todos serán pacientes. Por lo tanto, desea que su personal sanitario esté sano de cuerpo y mente para que puedan cuidar de usted cuando se convierta en paciente. Entonces, no solo se lo merecen individualmente, sino que todos deberían preocuparse por este tema porque algún día un ser querido será un paciente".

Lee Más: Conoce el uso correcto de los términos hispano, latino y latinx

Incluso antes de la pandemia, la investigación sugirió que los médicos tenían una de las tasas más altas de muerte por suicidio de cualquier profesión en Estados Unidos y las mujeres enfrentaban un riesgo mayor. Estudios más recientes han encontrado evidencia que sugiere que la pandemia ha contribuido a un aumento de los problemas de salud mental para los profesionales médicos.

La familia de Breen está compartiendo su historia en un esfuerzo por crear conciencia sobre los riesgos de agotamiento y estrés en los profesionales médicos. Antes de la pandemia, no había nada que sugiriera que estaba luchando. Le encantaba el aire libre y hacía viajes anuales de snowboard con su familia. Llegó tarde al violonchelo y se unió a una orquesta en la ciudad de Nueva York, donde había soñado convivir y trabajar como doctora cuando era joven. Ella estaba en proceso de estudiar para un MBA.

"Ella era mucho más grande que la vida", dijo Feist. "Y antes de contraer covid en marzo de 2020, no tenía problemas de salud mental conocidos o sospechados, no tenía antecedentes de abuso de sustancias", agregó.

Su familia se dio cuenta por primera vez de que algo andaba mal durante su viaje anual. Breen se unió a su hermana y a Feist junto con sus hijos de vacaciones en Big Sky, Montana.

“Y aunque estaba de vacaciones, pasaba mucho tiempo ayudando a administrar las operaciones de la sala de emergencias desde la distancia”, dijo Feist. "Ella compartía con nosotros gran parte del caos operativo de la situación".

La doctora Breen, se fue un jueves por la mañana, dos días antes de su regreso al trabajo. Siempre se aseguraba de tener un día extra después de las vacaciones y antes del trabajo para no perder nunca un turno. Regresó al trabajo el sábado y a principios de la semana siguiente contrajo covid.

“Lo que nos describió fue muy caótico y abrumador en la forma en que estaban cuidando a los pacientes y simplemente cuidando de sí misma en el proceso. No sabían las precauciones adecuadas a tomar. Y tampoco sabían qué buscar siempre en los síntomas de los pacientes”, dijo Feist.

Breen se quedó sola en casa durante una semana mientras se recuperaba de covid. Perdió mucho peso y estaba agotada por la experiencia. Cuando no estaba durmiendo, estaba hablando por teléfono con los miembros de su personal tratando de arreglárselas desde lejos. Luego cuando pasó 24 horas sin fiebre, volvió directamente a los turnos de 10 y 12 horas.

En ese momento, le dijo a su familia que la situación se había salido de control.

“Sus palabras fueron: Es Armageddon. El volumen de muerte que estaba observando era completamente abrumador”, dijo Feist.

Fue en este punto que según Feist, estas barreras institucionales impidieron a la doctora Breen buscar la ayuda que necesitaba.

“Cuando se trata de salud mental, es una cultura en la que no se pide ayuda. Y de hecho si lo hace es un signo de debilidad”, dijo.

“Desde el primer día que regresó, nos dijo claramente que estaba preocupada por su incapacidad para tener un trabajo después de esto, porque pensaba que sus colegas podían darse cuenta de que no podía seguir el ritmo. No puedo decir si había o no recursos disponibles para ellos en ese momento, pero lo que puedo decir es que sus propios pensamientos sobre el impacto en su reputación profesional o tomarse un descanso, es lo que la llevó a permanecer en la fuerza laboral, trabajando más allá de sus turnos de 12 horas sin dormir. Y simplemente se disparó, simplemente se salió de control”, dijo.

La legislación que impulsa la “Fundación de los Héroes de la doctora, Lorna Breen”, ya ha sido aprobada en el Senado y está a la espera de su aprobación final en la Cámara. El senador Tim Kaine habló en apoyo del proyecto de ley esta semana e instó a los legisladores a aprobarlo.

“Muchos en la profesión médica y las encuestas lo han demostrado una y otra vez, son reacios a buscar ayuda o reacios a decirles a otros que necesitan ayuda, porque están preocupados no por sus pacientes, ni por su salud, sino por su trabajo”, dijo Kaine.

El proyecto de ley otorgaría fondos a las escuelas de medicina, enfermería y a los gobiernos locales, para capacitar a los estudiantes y profesionales médicos en estrategias de prevención del desgaste y el suicidio. Proporcionaría fondos para programas que ayuden a los trabajadores de la salud que ya están en la fuerza laboral con tratamientos de salud mental. Financiaría una campaña de concientización, dirigida a los trabajadores de la salud para reducir el estigma en torno a la búsqueda de apoyo para la salud mental y permitiría realizar más estudios sobre el impacto del covid-19 en la salud de los trabajadores médicos.

Feist dijo que esperaba que la atención al proyecto de ley y a la historia de la doctora Breen ayudara a otros a buscar ayuda.

“A los trabajadores de la salud que luchan, les diría un par de cosas, en primer lugar el cuidado personal no es egoísta. Mírate primero a ti mismo y luego a tus colegas. Y si ve a alguien que está en problemas o cree que está en problemas, no espere a que empeore. Tomar medidas ahora. Si espera, podría ser demasiado tarde. Eso fue lo que nos pasó con Breen".

Si necesita ayuda para lidiar con los pensamientos suicidas, llame a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio al 1-800-273-8255. Si se encuentra en el Reino Unido y le gustaría hablar con alguien sobre salud mental, llame a Samaritans al 116123.