Delincuentes aprovechan crisis por coronavirus para lavar dinero con la ayuda de desempleados

Los criminales reclutan a las personas con engaños a través de las redes sociales y los hacen partícipes de un esquema de lavado de dinero

jueves 20 agosto 2020 17:22
La crisis de empleo ha sido aprovechada por los delincuentes para reclutar prestanombres
La crisis de empleo ha sido aprovechada por los delincuentes para reclutar prestanombres
Read in English

Los delincuentes están explotando la pandemia del coronavirus para reclutar prestanombres a través de las redes sociales para lavar dinero en efectivo obtenido del tráfico de personas, el financiamiento del terrorismo o el tráfico de drogas, advirtieron los expertos.

El reclutamiento de prestanombres en las redes sociales se ha incrementado en las últimas semanas después de que las fuentes legítimas de ingresos, como la hotelería o el trabajo minorista, se agotaron casi por completo debido a las medidas de confinamiento y las personas se han vuelto más vulnerables a las estafas.

Los estafadores también están utilizando tácticas que se dirigen a los familiares de las personas que han muerto a causa de Covid-19, al pretender ser cobradores que recuperan las deudas contraídas por los fallecidos, según Cifas, el servicio de prevención de fraudes del Reino Unido.

Hay muchas formas diferentes de reclutar prestanombres, que pasan dinero de fuentes ilegítimas a través de sus cuentas bancarias para que parezca limpio, dice Araliya Sammé, directora de delitos financieros de la firma de prevención de fraude Featurespace.

Estas pandillas están apuntando a estudiantes y personas menores de 25 años porque es particularmente probable que estén sin trabajo en este momento, explica.

“Están pasando mucho más tiempo frente a sus pantallas esperando la situación y en las plataformas de redes sociales.

“Podría ser simplemente una ventana emergente que promete una forma rápida y sencilla de ganar dinero desde casa.

"Con el Covid-19, hay muchas más personas que han perdido sus trabajos, han sido despedidas o suspendidas, así que los delincuentes también puedan atacar a esas personas, a través de diferentes sitios de reclutamiento".

En una encuesta reciente de Featurespace, alrededor de una cuarta parte de las personas dijeron que no creían que estarían cometiendo una actividad delictiva al realizar actividades de prestanombre; pero el caso de dos estudiantes británicos encarcelados el año pasado por lavar dinero sucio muestra que las consecuencias pueden ser graves y la ignorancia no es una defensa.

“En el lado más oscuro, puede estar financiando el terrorismo, la trata de personas, las drogas y todas estas cosas”, dice Sammé. “Esto es algo de lo que mucha gente simplemente no se da cuenta”.

Otra estafa en aumento durante la pandemia es aprovechar el deseo de las personas de ayudar a otros: los estafadores que intentan reclutar prestanombres pueden utilizar correos electrónicos o sitios web específicos que parecen representar organizaciones benéficas legítimas.

“Le pedirán que se registre para sentir que está haciendo algo valioso y lo siguiente que sabe es que le han pedido que envíe algo de dinero o que facilite un intercambio de bitcoins”, dice Sammé.

Por lo general, un objetivo recibirá un correo electrónico y cree que se está registrando para una organización benéfica. Primero les dan un poco de actividad para que la persona sienta que está cumpliendo con sus tareas como parte de la caridad.

Más tarde dirán "realmente nos gustaría que enviaras algo de dinero para la caridad" por una razón específica o una institución que hayan identificado, explica Sammé. Le piden a los prestanombres que retiren algunos bitcoins en su cuenta y envíen el dinero.

“Esta es una forma de utilizar Covid para dirigirse a un grupo más amplio de personas vulnerables que, en general, cumplen la ley y que solo quieren ayudar en estos tiempos difíciles. La gente está abusando de eso ", explica.

Los delincuentes entablan una relación con personas que luego pueden darse cuenta de que están involucrados en una actividad delictiva, un hecho que las pandillas luego explotan para coaccionar a los prestanombres para que realicen otras transacciones.

Incluso se ha descubierto que algunos delincuentes están instruyendo a estas personas sobre qué decir para evitar ser detectados si un banco marca una transacción como sospechosa.

“En esta etapa, probablemente se sienta muy aislado y no sepa qué hacer o cómo pedir ayuda. Puede sentir que está haciendo algo mal pero no quiere hablar con el banco ", dice Sammé." Realmente ya no puede reclamar ignorancia, pero no puede parar ".

El Reino Unido es un centro para el lavado de dinero , con cientos de miles de millones de efectivo sucio que se cree que se filtran por la ciudad de Londres cada año, según un informe del año pasado del Comité del Tesoro.

El número de prestanombres ha aumentado considerablemente en los últimos años, según el servicio de prevención de fraude del Reino Unido, Cifas. Encontró un aumento del 75% en la cantidad de jóvenes que limpiaban dinero para delincuentes en 2017 y un aumento adicional del 24% en 2018.

La policía no se está haciendo la vista gorda pero, si bien las redes criminales más amplias pueden ser difíciles de romper, a menudo son los prestanombres los que son más fáciles de atrapar en el acto.

Los bancos están utilizando algoritmos cada vez más sofisticados para tratar de ayudar a identificar transacciones sospechosas que los controles de lavado de dinero más estándares podrían no detectar.

Estos pueden monitorear comportamientos y marcar cualquier actividad que no se ajuste al perfil de una persona.

Cifas advierte a las personas que estén particularmente atentas a cualquier mensaje de texto, correos electrónicos o llamadas que reciban durante la pandemia de Covid-19.

La semana pasada, la organización identificó a "estafadores insensibles" que se hacían pasar por cobradores de deuda frente a los familiares de los algunos pacientes de Covid-19 que habían perdido recientemente la vida.

Cifas aconseja a las personas que nunca respondan a llamadas, correos electrónicos o cartas que reciban inesperadamente y que hablen con amigos y familiares si están preocupados.