Jacob Blake: Gobernador de Wisconsin declara estado de emergencia tras violentas protestas en Kenosha

Tony Evers informó que arribarán a la entidad más soldados de la Guardia Nacional para garantizar la seguridad de la población

Alex Woodward
martes 25 agosto 2020 22:26
Jacob Blake Sr speaks to reporters after son shot by police
Read in English

El gobernador de Wisconsin declaró el estado de emergencia luego de que los disturbios no pararan en la ciudad de Kenosh, tras el incidente en el que la policía disparara a Jacob Blake varias veces a quemarropa, dejándolo paralizado, según su familia.

El gobernador Tony Evers condenó el vandalismo y los edificios incendiados mientras continuaban las manifestaciones contra la violencia policial y  anunció que la presencia de la Guardia Nacional del estado se duplicará a 250 soldados luego de las manifestaciones del lunes por la noche.

"No podemos olvidar la razón por la que comenzaron estas protestas, y lo que hemos visto desarrollarse en las últimas dos noches y en muchas noches este año es el dolor, la angustia y el agotamiento de ser negro en nuestro estado y país", dijo en un declaración. “Como reitero hoy, todo el mundo debería poder ejercer su derecho fundamental, ya sea un manifestante o un miembro de la prensa, de manera pacífica y segura. No podemos permitir que continúe el ciclo de racismo e injusticia sistémicos. Tampoco podemos seguir cayendo este camino de daño y destrucción”.

El departamento de policía de la ciudad ha publicado escasa información sobre el tiroteo y el Departamento de Justicia del estado anunció que investigará.

El abogado de derechos civiles Ben Crump reveló el martes que Blake está paralizado de cintura para abajo luego del tiroteo del fin de semana.

Según los informes, Blake había intentado romper una pelea el domingo y estaba abandonando la escena cuando llegó la policía. Pero en un video ampliamente compartido del tiroteo, se ve a Blake caminando hacia su automóvil y abriendo la puerta del lado del conductor antes de que la policía le disparara varias veces en la espalda.

Según los informes, tres de sus hijos estaban dentro del automóvil en ese momento.

El padre de Blake, también llamado Jacob Blake, dijo a los periodistas el martes que el tiroteo equivalía a un intento de asesinato "sin sentido".

"Le dispararon a mi hijo siete veces", dijo, conteniendo las lágrimas. "Siete veces. Como si no importara, pero mi hijo importa. Es un ser humano y importa".

Además, dijo al Chicago Sun-Times  que los médicos no saben si la condición de su hijo de 29 años es permanente.

"Quiero poner mi mano en la mejilla de mi hijo y besarlo en la frente, y luego estaré bien", dijo el padre de Blake al periódico. "Lo besaré con mi máscara. Lo primero que quiero hacer es tocar a mi hijo".

El abogado de la familia, Patrick Salvi, dijo que una bala pudo haber golpeado la médula espinal de Blake y detalló los extensos daños causados por el ataque.

"Tiene agujeros en el estómago", dijo a los periodistas el martes. "Tuvieron que extirparle casi todo el colon y el intestino delgado. Sufrió daños en el riñón y el hígado y también recibió un disparo en el brazo".

El tiroteo llegó tras semanas de protestas del movimiento  Black Lives Matter, impulsadas por el asesinato policial de George Floyd en Minneapolis, Minnesota y la muerte de varios estadounidenses negros desarmados durante el verano, así como por asesinatos policiales más antiguos que han recibido más atención generalizada a medida que las protestas han renovado las demandas de justicia. .

La policía lanzó gases lacrimógenos contra los manifestantes en Kenosha el lunes por la noche cuando varias estructuras y vehículos quedaron envueltos en llamas.

Julia Jackson, la madre de Blake, dijo a los manifestantes que "tomen un momento y examinen sus corazones".

"Mientras viajaba por aquí, por esta ciudad, noté muchos daños que no reflejan a mi hijo ni a mi familia", dijo a los periodistas. "Si Jacob supiera lo que está pasando en cuanto a eso, la violencia y la destrucción, estaría muy disgustado".