Por que los demócratas dudan que la salida de Afganistán perjudique al “resuelto” Biden en las elecciones intermedias

El índice de aprobación de Biden cayó siete puntos al 46 por ciento después de que los talibanes conquistaron la nación, pero su partido no está preocupado, dice Eric García

miércoles 18 agosto 2021 22:50

Isidro Sepúlveda: “La mujer en Afganistán va a retroceder dos décadas”.

Read in English

La caída de Afganistán ha llevado al presidente Joe Biden, a su posición política más precaria hasta el momento, pero aún no está claro si esto significará una mala noticia para el partido del presidente en los próximos meses.

Una encuesta de Reuters Ipsos realizada el lunes esta semana mostró que el índice de aprobación de Biden cayó siete puntos al 46 por ciento, después de que los talibanes conquistaron la nación, lo que envió al presidente afgano Ashraf Ghani al exilio y los estadounidenses vieron imágenes de afganos aferrados a un avión mientras despegaba. . Eso fue inferior al 53 por ciento del viernes.

Biden ha dicho que respalda firmemente su decisión y la misma encuesta mostró que siete de cada diez votantes demócratas y seis de cada diez republicanos dijeron que el caos en Afganistán era una prueba de que Estados Unidos debería abandonar el país, mientras que al mismo tiempo, el 51 por ciento de las personas. Los encuestados dijeron que querían enviar tropas de regreso para luchar contra los talibanes.

Lis Smith, una consultora demócrata que fue asesora principal de la campaña de Pete Buttigieg, dijo que existe una gran desconexión entre la forma en que Washington ve a Afganistán y la mayoría de los votantes.

“La realidad es que la mayoría de los votantes, tanto demócratas como republicanos, están hartos de los enfrentamientos militares abiertos y mucho más preocupados por lo que está sucediendo en casa, que en el extranjero”, dijo.

Por el contrario, otra encuesta realizada esta semana por Politico y Morning Consult, encontró que el apoyo para salir de Afganistán colapsó. En abril el 69 por ciento de los votantes, apoyó la retirada de todas las tropas terrestres del país, pero en una nueva encuesta realizada del 13 al 16 de agosto, solo el 49 por ciento lo hizo.

En particular el apoyo a la retirada no solo cayó entre los republicanos, cuyo apoyo se redujo 21 puntos, sino también entre los demócratas, donde el apoyo se redujo en 15 puntos, mientras que el apoyo entre los independientes se redujo en 25 puntos.

El expresidente Donald Trump, ha golpeado a Biden en un aluvión de declaraciones, liberando 12 en cinco días atacando al presidente actual.

Leer más: EE.UU. no se comprometerá a traer a todos sus ciudadanos a casa

"Quizás en la historia mundial, nunca ha habido una operación de retirada que se haya manejado de manera tan desastrosa", dijo Trump en un comunicado el martes por la mañana. "¡Un presidente que ha sido electo ilegítimamente ha traído una gran vergüenza, en muchos sentidos a nuestro país!".

Esto se produjo a pesar del hecho de que Trump, firmó el acuerdo inicial con los talibanes que encendió el plan actual para retirarse y aprobó la liberación de 400 prisioneros talibanes "incondicionales". Mientras tanto el Comité Nacional Republicano borró una página web que celebraba el acuerdo "histórico" de Trump con el grupo islamista que ahora dirige Afganistán.

Mientras tanto, el senador Rick Scott de Florida, quien también se desempeña como presidente del Comité Senatorial Republicano Nacional, el brazo principal de la campaña para elegir a los republicanos al Senado, dijo que era hora de aplicar las disposiciones de la 25a Enmienda de la Constitución, para destituir a Biden de su cargo. Aunque esto es muy poco probable y también requeriría la aprobación de su posible sucesor, la vicepresidenta Kamala Harris y una mayoría en el Congreso, donde los demócratas controlan ambas Cámaras.

James Zogby, codirector de Zogby Research, que trabajó en la campaña presidencial de Bernie Sanders en 2016, dijo que los republicanos usarán Afganistán como un garrote, a pesar de que cree que no lo habrían hecho mejor.

“¿Se acordarán los votantes?. Probablemente no, pero los republicanos se asegurarán de que lo recuerden”, dijo.

Al mismo tiempo, muchos demócratas en el Congreso también están exigiendo respuestas. El presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, Gregory Meeks, anunció el martes que habrá una audiencia con los secretarios de Estado y Defensa, Anthony Blinken y Lloyd Austin respectivamente, sobre la debacle.

"La situación en Afganistán está cambiando rápidamente y es imperativo que la administración brinde al pueblo estadounidense y al Congreso transparencia sobre su estrategia en Afganistán", dijo en un comunicado.

El presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Robert Menéndez, un demócrata de Nueva Jersey, culpó a las administraciones de Trump y Biden.

"El acuerdo totalmente inadecuado que la administración Trump hizo con los talibanes, no consiguió compromisos para que los talibanes rompieran los lazos con Al Qaeda, ni tuvo en cuenta el día después de nuestra retirada", dijo en un comunicado. “Al implementar este plan defectuoso, me decepciona que la administración Biden, claramente no haya evaluado con precisión las implicaciones de una rápida retirada de Estados Unidos. Ahora estamos siendo testigos de los horribles resultados de muchos años de fallas en las políticas y la inteligencia".

Al mismo tiempo, los demócratas no están seguros de que los dañará a largo plazo. Karin Johanson quien era directora ejecutiva del Comité de Campaña del Congreso Demócrata cuando los demócratas recuperaron la Cámara en 2006, dijo que la situación en Afganistán era diferente, cuando el partido recuperó la Cámara de los republicanos en respuesta a la evolución de la situación en la guerra en Irak. .

"Las cosas iban mal en Irak y ganamos en gran parte por eso", dijo Johanson a The Independent . "Fue un trabajo sin técnica, ni cuidado".

Como resultado, dijo que todavía es demasiado pronto para contar las ramificaciones políticas.

“Todo este juicio de que esto es políticamente malo para el presidente se basa en evidencia”, dijo. "No sé de dónde viene esta conclusión de que esto tiene ramificaciones políticas".

Más bien, señaló cómo es posible que el pueblo estadounidense tenga dos emociones a la vez.

“Uno, la angustia de lo que está sucediendo y la determinación de que esto era lo que tenía que suceder”, dijo. "El hecho de que el presidente haya resuelto, le ha beneficiado".

De manera similar, el representante de Arizona Rubén Gallego, tuiteó el lunes que la mayoría de la gente dejó de preocuparse por Afganistán.

"Si una guerra no se siente en todos los espectros de la sociedad, entonces no se puede esperar que a todos los espectros de la sociedad les importe", tuiteó.