¿Qué sucedería si las elecciones estadounidenses terminan en un empate entre Trump y Biden?

A pesar de ser una elección desordenada,  una división del colegio electoral 269-269 ya no es matemáticamente posible.

Anthony Cuthbertson@ADCuthbertson
viernes 06 noviembre 2020 03:27
What to watch for in Michigan, Wisconsin, Georgia and Pennsylvania?
Read in English

Ninguna elección presidencial de Estados Unidos en los tiempos modernos ha terminado en empate, pero con las proyecciones de una contienda reñida y potencialmente días de recuento de votos por venir, se han suscitado temores de un posible estancamiento entre Joe Biden y Donald Trump.

Si bien los nombres de Trump y Biden pueden estar en las boletas que millones de estadounidenses completaron durante las últimas semanas, los votantes en Estados Unidos no eligen directamente a su presidente.

En cambio, los votos individuales en un estado generalmente se reflejan en los votos emitidos por los electores en el Colegio Electoral , con una mayoría absoluta de 270 votos necesarios para ganar el escaño en la Casa Blanca.

En caso de empate, la Cámara de Representantes recién elegida elegiría al presidente, y cada delegación estatal tendría un voto. Se necesitaría una mayoría simple de estados, equivalente a 26 votos o más, para ganar.

Después de que una serie de estados informaron sus resultados durante las primeras horas del miércoles, Biden tenía 238 votos, en comparación con los 213 de Trump, a las 10 a.m. GMT. Para el jueves, la ventaja de Biden se había estirado a 264-214.

Los votos restantes del Colegio Electoral dejan varias rutas para que cualquiera de los candidatos gane las elecciones, pero ¿existe todavía la posibilidad de un empate 269-269?

Si Biden gana Nevada, que fue ganada por la entonces nominada demócrata Hillary Clinton en 2016, entonces, junto con sus ganancias en Michigan y Wisconsin, terminaría con los 270 votos.

Biden también ganaría si ganara en cualquiera de los otros estados que aún están en juego.

Trump podría asegurar cuatro años más en la Oficina Oval al ganar Nevada, Pensilvania, Carolina del Norte y Georgia.

Estos votos combinados, junto con Alaska, colocarían al presidente actual en 274 votos luego de sus victorias en los estados populosos de Florida y Texas, aunque sería una victoria mucho más estrecha que sus 306 votos en 2016.

La victoria de Biden en el Segundo Distrito del Congreso de Nebraska, que tiene un solo voto del Colegio Electoral, significa que la posibilidad de una división de 269-269 ahora es matemáticamente imposible.

Pero eso no significa que una simple victoria para cualquiera de los dos candidatos esté asegurada el miércoles.

Las elecciones de 2020 se llevan a cabo en circunstancias significativamente diferentes a las de hace cuatro años debido a la pandemia de Covid-19, con millones de personas votando anticipadamente o por correo.

Se teme que algunos estados, incluidos Pensilvania, Wisconsin y Michigan, no informen los resultados durante varios días.

La situación se complica aún más porque incluso si un candidato gana 270 votos, su camino hacia la Casa Blanca aún podría enfrentar problemas.

Si bien muchos estados tienen leyes que requieren que los electores en el Colegio Electoral voten de la manera que corresponda con el voto popular del estado, otros pueden votar en contra de la decisión del público.

Estos votantes, conocidos como electores infieles, podrían inclinar la balanza si el ganador tiene un margen reducido cuando voten el 14 de diciembre.

Se han visto electores infieles en algunas elecciones, incluso en 2016, cuando los resultados a nivel estatal fueron de 304 a 227 a favor de Trump, a pesar de que los resultados fueron 306-232 a nivel estatal.

Sin embargo, estos votos son raros, ya que los electores suelen ser miembros leales de sus respectivos partidos y es muy probable que se impugne una medida que altere el resultado.

Lo único seguro por ahora es que se puede descartar definitivamente un empate para la presidencia de Estados Unidos.

Informes adicionales de agencias.