Trabajadores de Starbucks forman primer sindicato en la historia de la empresa

Las elecciones sindicales marcan un hito durante la ola histórica de acciones laboristas en EE.UU.

Alex Woodward
jueves 09 diciembre 2021 22:16
Empleados de tres tiendas de Starbucks en EE. UU. votarán sobre la creación de un sindicato
Read in English

Los trabajadores de Starbucks en una cafetería en la segunda ciudad más grande de Nueva York votaron para formar el primer sindicato en los 50 años de historia de la compañía, lo que marcó un hito importante en la organización laboral durante una ola histórica de acciones por parte los trabajadores y con el potencial de provocar campañas similares en otras tiendas.

El 9 de diciembre, la Junta Nacional de Relaciones Laborales contó 27 votos emitidos entre 36 trabajadores elegibles de una tienda en Buffalo, con 19 votos a favor de sindicalizarse y ocho en contra, luego de una elección que fue vigilada de cerca y que resonará en la fuerza laboral de la industria de servicios de la nación.

Tres tiendas del área de Buffalo tuvieron elecciones independientes para determinar si se sindicalizarían. Una tienda votó en contra, decisión que el sindicato impugnará lo más seguro, y una revisión después de las elecciones de varios votos impugnados determinarán el resultado en otra tienda.

La tienda de Elmwood Avenue es la primera entre las aproximadamente 9,000 tiendas de la compañía en Estados Unidos que se sindicaliza, una victoria laboral histórica, a medida que miles de trabajadores en los Estados Unidos se unen a huelgas por mejores salarios y condiciones laborales o para promover la afiliación sindical.

Los trabajadores en la tienda de Camp Road votaron contra sindicalizarse con un resultado de 12 votos en contra y cuatro a favor. El sindicato necesitaba una mayoría de votos simple para ganar el reconocimiento.

En la elección de los trabajadores en Genesee Street en la vecina Cheektowaga, New York, el abogado del sindicato Ian Hayes impugnó seis votos, al argumentar que esos trabajadores no trabajaban en la tienda. Alan Model, un abogado de Starbucks, no estaba de acuerdo y también impugnó un voto.

Entre los votos no impugnados, los resultados incluyen 15 a favor y nueve en contra. Sin una mayoría simple, estos votos en contienda serán determinantes. Un proceso después de las elecciones revisará estos votos y determinará el resultado en una fecha futura.

Los partidarios del sindicato dicen que la tienda de Camp Road contrató a nuevos trabajadores a quienes se les encauzó contra unirse a la campaña. Dos votos impugnados en esa tienda siguen sin resolverse, y uno fue anulado por la junta.

Hayes también dijo que tres votos fueron deslizados por debajo de la puerta de la oficina de una junta laborista local antes del corte, y que esos votos no deberían contar. Si esos votos son votos de “sí”, serían determinantes. El sindicato de seguro impugnará esos resultados.

Starbucks Workers United ha pedido a la compañía que reconozca al sindicato y negocie un contrato “en buena fe y sin demoras”

Los trabajadores tienen la esperanza de que la compañía acepte hacer un trato con ellos, aunque es posible que se enfrenten a una dura batalla como ya han hecho a través de su campaña.

Mientras que el trabajo de organización requirió a solo 100 trabajadores en Buffalo, la compañía, la cual tiene alrededor de 235.000 empleados a través de 9.000 tiendas corporativas, se ha tomado la campaña en serio.

En una presentación ante la junta, la campaña de Starbucks Workers United acusó a la empresa de “participar en una campaña de amenazas, intimidación, vigilancia, importuna de quejas y cierre de instalaciones” antes de las elecciones.

La compañía también había pedido a la junta laboral una suspensión “inmediata” para detener las elecciones, con el argumento de que un solo voto debería cubrir las tres tiendas de Buffalo, en lugar de cada una por separado.

Los trabajadores describieron una serie de acciones percibidas como intentos de disuadirlos de sindicalizarse, desde correos, mensajes de texto y correos electrónicos antisindicales hasta reuniones semanales con la gerencia para advertir que los trabajadores podrían perder sus beneficios o promociones.

En septiembre, varios ejecutivos visitaron tiendas en Buffalo y comenzaron a barrer pisos, sacar la basura y hablar con el personal. En un comunicado de octubre, Rossann Williams, presidenta de Starbucks North America, dijo que vino a Buffalo “para ver por mí misma las condiciones de trabajo y los desafíos operativos que nuestros socios habían compartido con nosotros”.

Días antes de que comenzaran las elecciones, Starbucks cerró las tiendas de la zona para invitar a los trabajadores a una charla voluntaria del ex director ejecutivo y mayor accionista de la empresa, Howard Schultz, en un hotel local. No mencionó de forma explícita la campaña sindical, pero hizo referencia a los beneficios de la empresa y al aprendizaje de los “errores” a lo largo de la historia de la empresa. También pareció establecer paralelismos entre la cultura empresarial y las experiencias de los prisioneros del Holocausto en vagones de tren quienes compartían cobijas.

En sus primeros comentarios públicos después de la campaña sindical, Kevin Johnson, el director ejecutivo de la compañía, dijo a The Wall Street Journal que un intento de sindicalizar a los trabajadores de Starbucks “va en contra de tener esa relación directa con nuestros socios que nos ha servido tan bien durante décadas y nos ha permitido construir esta gran empresa”.

En una declaración a los empleados el 7 de diciembre, Johnson dijo que respetaba el proceso de elección sindical.

“Los hemos escuchado y avanzamos a través de los obstáculos más difíciles”, dijo. "Hay más por hacer a medida que continuamos adaptándonos a una realidad covid a largo plazo”.

Los miembros de Starbucks Workers United se unirán al SEIU (Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicio), el cual representa a casi 2 millones de trabajadores.

Un quinto de los trabajadores en el área de Buffalo, una región con una fuerte historia de trabajo organizado, pertenece a un sindicato, de acuerdo con Cornell University, un número que es casi el doble que el promedio nacional, el cual es de alrededor del 10 por ciento.

Desde trabajadores de comida rápida y en medios de comunicación y conductores de entregas por aplicación, y también una docena de trabajadores de Tudor’s Buiscuit World en el pequeño pueblo de Elkview, Virginia del Oeste, miles de trabajadores a través de los EE.UU. se han unido a campañas sindicales este año, propulsados por una disputa laborista renovada durante una crisis de salud pública que destacó la diferencia entre el rédito de las compañías y la nómina.

Después de la campaña anti-sindicalista de Amazon que tenía como objetivo a los trabajadores de los almacenes del gigante de las ventas en Alabama, los trabajadores buscaron crear la primera unión en la historia de la compañía, y es seguro que tendrán otras elecciones, después de que un oficial de la junta nacional de laboristas determinó que la compañía demostró que “ignoró en flagrancia” las reglas de las elecciones y “se apropió” del proceso.

La Hermandad internacional de camioneros, uno de los sindicatos más grandes del país, se comprometió con “abastecer todos los recursos necesarios” para que los trabajadores de Amazon se sindicalicen.

Miles de miembros de sindicatos también han encabezado huelgas de alto perfil contra grandes empresas a través de los EE.UU.

El mes pasado, miles de miembros de United Auto Workers que manufacturan los productos John Deere terminaron una de las huelgas más grandes de los EE.UU. después de que los miembros del sindicato acordaron un nuevo contrato con la compañía.

El sindicato que representa a cientos de trabajadores de Nabisco también llegó a un acuerdo tentativo con la compañía matriz del gigante de las golosinas después de dos meses de paros laborales en varios estados, boicots nacionales y protestas.

Cerca de 1.400 trabajadores en tres estados que producen los ubicuos cereales Kellogg’s como Corn Flakes y Raisin Bran entraron a su tercer mes de huelga, después de que miembros del Bakery, Confectionery, Tobacco Workers and Grain Millers International Union rechazaron un acuerdo tentativo por un contrato de cinco años de manera contundente.

Más de 1.000 mineros de carbón de Alabama han estado en huelga desde abril, y han hecho demostraciones en la ciudad de Nueva York y en Washington DC para atraer la atención a su lucha.

Muchos sindicatos de pasantes han entablado sus propias huelgas a través del país, que incluye a más de 3.000 pasantes de Columbia University en Nueva York.

Miles de miembros del International Alliance of Theatrical Stage Employees también amenazaron con irse a huelga en octubre si no se llegaba a un nuevo acuerdo con la Alliance of Motion Picture and Television Producers, donde 60.000 miembros de sindicato podrían detener las producciones de televisión y películas por completo.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in