Alemania se enfrenta ahora a una década oscura y difícil

Quien se convierta en el próximo canciller enfrentará serios desafíos económicos, escribe Hamish McRae

lunes 04 octubre 2021 20:44
Alemania busca canciller
Read in English

Angela Merkel todavía seguirá siendo la canciller alemana por un tiempo, hasta que se forme una nueva coalición, pero las armas ya están fuera. Está siendo atacada por ser demasiado indulgente con Rusia, o peor aún, permitir que un país potencialmente hostil establezca el control sobre sus suministros de energía con su apoyo al gasoducto Nord Stream 2.

Su decisión de eliminar la energía nuclear ha hecho que la industria eléctrica de Alemania dependa más del carbón y el lignito, el cual suministró un tercio de la energía del país el año pasado. También ha sido criticada por muchos otros temas.

Pero sea cual sea la visión que adoptes de su curriculum, hay una cosa que destaca. La economía alemana ha sido una historia de éxito. Consideremos el desempleo: Se encontraba en 5 por ciento en vísperas de la pandemia, frente a casi el 12 por ciento en 2005 cuando asumió el cargo. O la situación fiscal de Alemania: En 2005, el déficit fue de más del 3 por ciento, rompiendo el nivel establecido en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE. Para 2019, el país tenía importantes superávits presupuestarios. Las exportaciones han sido sólidas, y el país es ahora el mayor exportador mundial de automóviles y medicamentos, y Alemania tiene un enorme superávit de exportación.

Gran parte de este éxito se ha producido bajo la dirección de Angela Merkel. Alemania fue apodada "el enfermo de Europa" en los primeros años de este siglo, pero las reformas laborales y del mercado introducidas bajo el predecesor de Merkel, Gerhard Schröder, sentaron las bases para la transformación que luego ocurrió bajo su mandato. Ella heredó una economía que estaba en problemas, pero también las políticas que la sacaron de ese problema. Entonces, ¿qué dejará a su sucesor?

La acusación en su contra es que, en lo que a la economía respecta, ha tenido suerte y que es probable que en los próximos 10 años Alemania enfrente circunstancias mucho más desfavorables que en el pasado.

Hay tres fuerzas principales detrás de esas circunstancias desfavorables. La primera es la demografía: Alemania está envejeciendo rápidamente. Es cierto que la afluencia de refugiados en los últimos años ha atraído a un gran número de jóvenes y, como resultado, la población del país aumentó entre 2011 y el año pasado. Pero ahora está cayendo de nuevo, y aunque las proyecciones varían, parece que seguirá cayendo durante los próximos 30 años, con la caída más pronunciada en el grupo de edad de 20 a 60 años.

La segunda es la estructura de la economía: Ser el mayor exportador de automóviles del mundo puede no ser una gran fortaleza si esa industria se estanca. Robert Bosch, el fabricante de componentes alemán, cree que el mundo puede haber alcanzado su punto máximo en la producción de automóviles. Y en cualquier caso, existen evidentes debilidades en la industria. Las dos grandes innovaciones de los últimos años, el desarrollo de híbridos y de coches eléctricos, fueron creadas en Japón y Estados Unidos, no en Alemania. En cambio, las empresas alemanas continuaron centrándose en los coches diésel, ocultando el nivel de sus emisiones tóxicas.

La industria del motor se está reformando ahora. Está desarrollando coches eléctricos rápidamente, y cuatro ex ejecutivos de VW están siendo juzgados actualmente por su papel en el escándalo de las emisiones de diésel. La otra gran industria alemana, la farmacéutica, está a la vanguardia del desarrollo de fármacos, y la invención de BioNTech de una vacuna extremadamente eficaz contra el covid-19 es testimonio de ello. Nadie debería subestimar la competencia técnica del país, pero Alemania comparte la mayor debilidad de Europa al no poder crear nuevos ganadores de alta tecnología en la escala que lo han hecho Estados Unidos y China. Su principal intento de hacerlo, la empresa de pagos Wirecard, terminó en desastre. El negocio fue insolvente y uno de sus principales ejecutivos está prófugo de la justicia .

Hay un tercer desafío: Alemania depende en gran medida de las exportaciones y, en particular, de las exportaciones a China, su mayor socio comercial. Si la tendencia general hacia la fabricación local cobra fuerza y si las relaciones entre Occidente y China se deterioran, Alemania recibiría un doble golpe. Ambas parecen posibilidades razonables. Uno de los efectos duraderos de los problemas técnicos actuales de la cadena de suministro es que las empresas buscan productores locales en lugar de proveedores del otro lado del mundo. Y en cuanto a China, es difícil ver que las tensiones actuales disminuyan en los próximos años. Alemania buscará mantenerse en buenos términos con China, pero eso puede crear problemas con su segundo socio comercial más grande, Estados Unidos.

Nada de esto sirve para predecir un desastre económico para Alemania. Simplemente sirve para señalar que quien se convierta en el próximo canciller enfrentará serios desafíos económicos. Creo que la gente recordará la época de Angela Merkel en el cargo como una edad de oro, un período similar al llamado "milagro económico", o Wirtschaftswunder , cuando Alemania se recuperó después de la Segunda Guerra Mundial. Ese logro, por supuesto, debe atribuirse en buena medida a su liderazgo tranquilo. Pero deja muchos problemas a su sucesor. Los 2020 serán años más oscuros para Alemania.