Trump se mantiene al margen mientras Pence recibirá hoy vacuna contra covid-19 en vivo por televisión

La administración del presidente Donald Trump ayudó a lograr las vacunas contra el coronavirus antes de lo que incluso algunos de sus propios funcionarios esperaban.

Via AP news wire
viernes 18 diciembre 2020 12:47
<p>Mike Pence</p>

Mike Pence

Read in English

La administración del presidente Donald Trump ayudó a administrar las vacunas contra el coronavirus antes de lo que incluso algunos en su administración creyeron posible, pero el presidente ha estado en gran parte ausente del esfuerzo por vender al público estadounidense lo que los asistentes esperan que sea una parte clave de su legado.

Trump lanzó la “Operación Warp Speed”, la campaña del gobierno para ayudar a desarrollar y distribuir vacunas rápidamente, esta primavera con gran fanfarria en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca.

Pero ahora, cinco días después de la campaña de vacunación más grande en la historia de la nación, Trump no ha realizado eventos públicos para anunciar el lanzamiento. Él mismo no se ha vacunado. Ha tuiteado solo dos veces sobre la vacuna. Mientras tanto, el vicepresidente Mike Pence ha ocupado un lugar central: recorrió una instalación de producción de vacunas esta semana y se preparó para recibir una dosis en vivo por televisión este viernes por la mañana. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, dijeron el jueves que se vacunarán en los próximos días.

El relativo silencio de Trump se produce mientras continúa hablando de su derrota en las elecciones del 3 de noviembre y abraza los esfuerzos cada vez más extremos para revertir la voluntad del pueblo. Ha hecho a un lado los planes de los ayudantes que querían que él fuera la cara pública de la campaña de vacunación, evitando las visitas a laboratorios e instalaciones de producción para agradecer a los trabajadores, u organizando esfuerzos para generar confianza pública en la vacuna, según personas familiarizadas con las conversaciones.

El enfoque tímido ha sido sorprendente, especialmente para un presidente que rara vez se avergüenza de atribuirse el mérito, dijo Lawrence Gostin, profesor de Georgetown Law que se centra en la salud pública.

“El perfil relativamente bajo del presidente sobre la respuesta de COVID desde la elección es curioso y contrario a los intereses del propio Trump”, dijo. Gostin, quien ha criticado el manejo de la pandemia por parte de Trump en el pasado, dijo que él "merece mucho crédito" por la Operación Warp Speed y por apostar por dos vacunas que utilizan tecnología de ARNm revolucionaria.

“Habiendo mostrado liderazgo en el desarrollo de las vacunas, debería enorgullecerse de demostrar públicamente su confianza en las vacunas COVID”, dijo.

Trump apareció en una “cumbre” en la Casa Blanca antes de que la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobara la vacuna Pfizer la semana pasada. Ese evento incluyó un video introductorio que destaca los comentarios anteriores de aquellos, incluido el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, el Dr. Anthony Fauci, que dudaban que una inyección estuviera lista este año.

Pero muchos ayudantes de Trump están desconcertados por su bajo perfil ahora que la vacuna está siendo inyectada. Lo ven como una oportunidad perdida para que el presidente, quien deja el cargo al mediodía del 20 de enero, reclame el crédito por ayudar a supervisar el rápido desarrollo y despliegue de la vacuna que se espera que finalmente contenga el virus que ha matado a más de 310 mil estadounidenses.

El propio Trump ha tratado de minimizar cualquier crédito que pudiera recaer en su sucesor, el presidente electo Joe Biden, quien presidirá la mayor parte de la campaña de inyección a nivel nacional el próximo año.

"No dejen que Joe Biden se atribuya el mérito de las vacunas", ha dicho Trump a los periodistas. "No dejen que se atribuya el mérito de las vacunas porque las vacunas fueron gracias a mi, y presioné a la gente más de lo que nunca antes".

A pesar de las afirmaciones de Trump, los científicos de la FDA fueron los que tuvieron la idea de Operation Warp Speed, el esfuerzo respaldado por la Casa Blanca a través del cual se están fabricando millones de dosis de vacunas y tratamientos contra el coronavirus incluso cuando aún se están evaluando. Y gran parte del trabajo preliminar para las inyecciones se estableció durante la última década, incluso a través de la investigación sobre el ARN mensajero, o ARNm, utilizado en las vacunas desarrolladas por Pfizer y Moderna. Pfizer desarrolló su vacuna fuera de Operation Warp Speed, pero se está asociando con el gobierno federal en la fabricación y distribución.

El enfoque discreto de Trump podría tener un impacto en la salud pública. Fauci dijo a NBC News esta semana que del 75% al 85% de la nación necesita vacunarse para lograr la "inmunidad colectiva", lo que hace que la campaña de educación pública sobre la seguridad de la vacuna sea aún más urgente.

Una encuesta del Centro de Investigación de Asuntos Públicos de The Associated Press-NORC encontró que solo la mitad de los estadounidenses quieren vacunarse lo antes posible. Otro cuarto del público no está seguro, mientras que el cuarto restante dice que no está interesado. Algunos simplemente se oponen a las vacunas en general. A otros les preocupa que las inyecciones se hayan apresurado y quieren ver cómo va la implementación.

Mientras Trump se sentaba al margen, algunos de sus comentaristas favoritos, incluido Tucker Carlson de Fox News, estaban cuestionando la seguridad de la vacuna.

Si bien los altos funcionarios están comenzando a hacer planes para recibir la vacuna en público para ayudar a generar confianza pública, Trump, quien fue hospitalizado con COVID-19 en octubre, se está tomando su tiempo.

Según la guía de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aún no hay suficiente información para determinar si aquellos que han tenido COVID-19, como Trump, deben recibir la vacuna. Aún así, Fauci recomendó que Trump se la aplicara públicamente sin demora.

“A pesar de que el propio presidente estaba infectado, y probablemente tiene anticuerpos que probablemente serían protectores, no estamos seguros de cuánto durará esa protección. Entonces, para estar doblemente seguro, recomendaría que se vacune al igual que el vicepresidente”, dijo Fauci a ABC News.

No estaba claro si la primera dama Melania Trump, quien contrajo COVID-19 al mismo tiempo que su esposo, sería vacunada.

El subsecretario de prensa de la Casa Blanca, Brian Morgenstern, dijo que Trump "continuará actualizando al país a través de una variedad de medios mientras brinda a los profesionales médicos y al personal trabajador de OWS el espacio para hacer su trabajo y salvar vidas".

Pence, junto con su esposa, Karen, y el Cirujano General Dr. Jerome Adams, planeaban ser vacunados a las 8 am del viernes. Biden espera recibir su dosis la próxima semana.

"Lo último que le diría a todos los estadounidenses es que confíen en que hemos reducido la burocracia, pero no hemos escatimado esfuerzos en lo que respecta al desarrollo de esta vacuna", dijo Pence esta semana en una instalación de producción de vacunas de Indiana.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo a los periodistas esta semana que Trump, quien previamente ha difundido información errónea sobre otras vacunas, estaba tratando de enviar un mensaje sobre las prioridades retrasando su propia vacunación.

“El presidente quiere enviar un mensaje paralelo que es, ya sabes, los residentes de nuestras instalaciones de atención a largo plazo y nuestros trabajadores de primera línea son de suma importancia”, dijo.

Gostin no estuvo de acuerdo. "Será enormemente perjudicial para la confianza del público en la vacuna si el presidente Trump no está visiblemente entusiasmado, incluso si recibe su vacuna en la televisión nacional", argumentó. “Simplemente no es suficiente tener al vicepresidente Pence como representante”.

Los presidentes y sus familiares a menudo han exhibido sus vacunas para aumentar la confianza del público. El presidente Dwight Eisenhower destacó que uno de sus nietos estuvo entre la primera ola de niños estadounidenses vacunados contra la poliomielitis. En 2009, el presidente Barack Obama y su esposa, Michelle, vacunaron a sus dos hijas pequeñas, que estaban en un grupo de mayor riesgo, contra la gripe porcina.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in