Aniversario Tulsa: Biden insta a estadounidenses a reflexionar sobre las “profundas raíces del terror racial”

El Presidente dice que el gobierno federal debe reconocer su papel en el "despojo de la riqueza y las oportunidades de las comunidades negras" en las décadas posteriores a la violencia

Alex Woodward
martes 01 junio 2021 12:22
Biden pide un nuevo informe sobre los orígenes del coronavirus
Read in English

El presidente Joe Biden emitió una proclama en la que reconoce el centenario de uno de los episodios más sangrientos de violencia racista en Estados Unidos, en el que fueron asesinados cientos de negros en Tulsa sin que nadie fuera acusado de ningún delito.

"Hago un llamamiento al pueblo estadounidense para que reflexione sobre las profundas raíces del terror racial en nuestra nación y vuelva a comprometerse con la labor de erradicar el racismo sistémico en todo nuestro país", dijo el presidente en la proclamación del Día de los Caídos.

También instó al gobierno federal a "reconocer el papel que ha desempeñado en el despojo de la riqueza y las oportunidades de las comunidades negras".

Presentó su proclamación un día antes de pronunciar un discurso desde Tulsa para reconocer el aniversario.

El presidente señaló las décadas de injusticia sistémica que siguieron a la masacre de 1921, incluidos los códigos de construcción prohibitivos, la reducción de la población, la zonificación industrial y la construcción de carreteras federales a través de una comunidad negra destruida por una turba blanca que quemó 35 manzanas y dejó a miles de residentes sin hogar.

"El ataque a las familias negras y a la riqueza de los negros en Greenwood persistió durante generaciones", comentó Biden.

Leer más: Para Biden, el fin de semana del Día de los Caídos es muy personal

La proclamación se compromete con los tres supervivientes vivos conocidos -Viola Fletcher, Hughes Van Ellis y Lessie Benningfield Randle-, así como con sus familias y con los Estados Unidos, a que "nunca olvidemos", escribió Biden.

"Honramos el legado de la comunidad de Greenwood, y de Black Wall Street, reafirmando nuestro compromiso de hacer avanzar la justicia racial a través de todo nuestro gobierno, y trabajando para erradicar el racismo sistémico de nuestras leyes, nuestras políticas y nuestros corazones", señaló el presidente en su mensaje del Día de los Caídos.

Hizo un llamamiento a los estadounidenses para que "conmemoren la tremenda pérdida de vidas y de seguridad que se produjo en esos [dos] días de 1921, para que celebren la valentía y la resistencia de quienes sobrevivieron y trataron de reconstruir sus vidas de nuevo, y para que se comprometan juntos a erradicar el racismo sistémico y a ayudar a reconstruir las comunidades y las vidas que han sido destruidas por él".

Su mensaje contrasta con la relación del expresidente Donald Trump con los residentes negros de Tulsa, donde pretendió celebrar un mitin de campaña por el Juneteenth en 2020 pocos días después de que la comunidad hubiera planeado una serie de actos de reconocimiento de la masacre, mientras las autoridades iniciaban un proyecto de excavación en lo que se cree que es una fosa común de sus víctimas.

La pandemia de coronavirus obligó a la comunidad a posponer sus actos, pero Trump tenía la intención de iniciar su campaña de reelección en un día que conmemora el fin de la esclavitud en Estados Unidos, cerca del lugar de la masacre, cuando se acercaba su centenario, en medio de los levantamientos a nivel nacional contra la violencia policial contra los negros.

Trump acabó reprogramando su acto para el día siguiente, tras las críticas generalizadas.

La visita del presidente a Tulsa el martes se produce en un momento en que la comunidad y los supervivientes siguen exigiendo justicia a la ciudad y al Estado por su papel en la violencia que trastornó a una comunidad negra y le arrebató décadas de riqueza intergeneracional, y que se ha visto agravada por los efectos del racismo institucional posterior.

Un evento organizado por la ciudad -con John Legend y Stacey Abrams- fue supuestamente cancelado tras los desacuerdos con los supervivientes sobre las reparaciones, que siguen siendo esquivas después de décadas de inacción y de las recomendaciones de los defensores y de una comisión encargada de investigar la masacre.

Los supervivientes y los miembros de la comunidad también han criticado los esfuerzos de recaudación de fondos para un proyecto de museo que no ha beneficiado a los supervivientes ni a sus familias, según los defensores.

Se espera que Biden visite el Centro Cultural Greenwood y se reúna con los supervivientes durante su visita.

También se espera que los miembros del Caucus Negro del Congreso asistan a los actos del martes en Tulsa.

Los residentes de Tulsa celebrarán una vigilia con velas el lunes por la noche para recordar el momento en que una turba descendió sobre Greenwood hace 100 años.