Sesión de fotos de Trump no estuvo detrás de desalojo de manifestantes en el Parque Lafayette

Al preguntarle a William Barr si los manifestantes seguirían en el parque antes de la llegada de Trump, el comandante habría dicho: "¿Me estás tomando el pelo?"

Alex Woodward
jueves 10 junio 2021 13:16
Mary Trump Predice Que Donald Trump No Protegería a Sus Hijos de Una Batalla Legal
Read in English

La policía desalojó violentamente un parque frente a la Casa Blanca para que un contratista pudiera instalar una valla, pero no fue para que Donald Trump pudiera caminar con funcionarios de su administración para una foto ampliamente criticada frente a una iglesia al otro lado de la calle, según un informe del gobierno.

Un informe publicado el miércoles por un inspector general del Departamento del Interior de Estados Unidos encontró que el ex fiscal general de EE.UU. William Barr instó a los funcionarios a acelerar el desalojo de los manifestantes en el Parque Lafayette en junio de 2020 antes del paseo del ex presidente por la zona.

Pero no encontró pruebas que relacionaran la violenta respuesta policial -en la que los agentes dispararon bolas de pimienta, gases lacrimógenos, balas de goma y granadas de estruendo y blandieron escudos antidisturbios y porras- con órdenes de la administración mientras el entonces presidente se preparaba para visitar una iglesia para una sesión fotográfica ampliamente condenada como teatro político durante un verano de protestas por la justicia racial.

La Policía de Parques de EE.UU. “había comenzado a aplicar el plan operativo varias horas antes de conocer la posible visita presidencial al parque, que se produjo ese mismo día”, según el inspector general Mark Lee Greenblatt.

“Como tal, determinamos que las pruebas no apoyaban una conclusión de que la USPP despejó el parque para que el entonces presidente Trump pudiera entrar en el parque”, detalló.

El USPP “no supo del posible movimiento del presidente hasta mediados o finales de la tarde del 1 de junio, horas después de haber comenzado a desarrollar su plan operativo y de que el contratista del vallado hubiera llegado al parque”, según el informe.

Leer más: Donald Trump respalda el veto de Nigeria a Twitter y dice que él debería haber hecho lo mismo como presidente

El documento no incluye alegaciones específicas sobre el uso de la fuerza, que son objeto de varias demandas.

Los investigadores tampoco solicitaron entrevistas con Barr ni con otros funcionarios de la Casa Blanca ni con otros organismos policiales federales presentes en el acto.

El informe sí constató que el uso de bolas de pimienta por parte de la agenda de la Oficina de Prisiones era “incoherente con las orientaciones” del comandante del incidente, y los investigadores no pudieron determinar el motivo de la presencia de esos agentes.

Los gases lacrimógenos disparados por los agentes de policía de Washington DC tampoco fueron aprobados, según el informe.

Según el reporte el comandante de operaciones de la USPP indicó a los investigadores que Barr pensaba que la multitud reunida en la calle H junto al parque se habría dispersado esa noche. Las imágenes del evento han mostrado al Barr y a los funcionarios de la Casa Blanca en el parque después de las 6 de la tarde.

“¿Seguirá esta gente aquí cuando salga POTUS?” dijo Barr.

El comandante habría respondido: “¿Me estás tomando el pelo?”

La policía comenzó a desalojar la zona a las 18:23 y terminó a las 18:50, según el informe. La ciudad había impuesto un toque de queda a las 7 de la tarde.

“Poco después, a las 19:01, el presidente Trump caminó desde la Casa Blanca a través del Parque Lafayette hasta la Iglesia de San Juan”, dice el documento.

Durante la protesta, Trump pronunció un discurso desde el Rose Garden en el que condenó los levantamientos generalizados contra la violencia policial y la injusticia racial como “actos de terror doméstico” y se comprometió a movilizar “todos los recursos federales disponibles, civiles y militares, para detener los disturbios y los saqueos, para poner fin a la destrucción y a los incendios provocados y para proteger los derechos de los estadounidenses respetuosos de la ley, incluidos sus derechos de la Segunda Enmienda.”

Al final de su discurso, mencionó que iba “a presentar mis respetos a un lugar muy, muy especial.”

Acompañado por funcionarios de la Casa Blanca, entre ellos Jared Kushner, Ivanka Trump, Hope Hicks, Mark Meadows y Kayleigh McEnany, el grupo se dirigió a la iglesia, donde Tump sostuvo una Biblia y posó para las fotografías.

“¿Es esa su Biblia?”, le preguntó un periodista.

“Es una Biblia”, respondió.

En una declaración tras la publicación del informe, Trump agradeció al inspector general por “exonerarme totalmente”.

A continuación, arremetió contra los manifestantes de Black Lives Matter, los “alborotadores antifa” y “otros manifestantes violentos que están causando el caos y la muerte en nuestras ciudades.”