Tormenta invernal y cortes de energía retrasan vacunación contra COVID-19 en Estados Unidos

Las condiciones climáticas obstaculizan la capacidad del país para continuar vacunando a los residentes

James Crump
martes 16 febrero 2021 20:30

Las áreas más afectadas han sido los estados del sur, con citas de vacunas en Kentucky, Texas y Alabama canceladas o reprogramadas mientras los funcionarios se preparan para nuevas nevadas.

Read in English

Una histórica tormenta invernal en los Estados Unidos está interrumpiendo el despliegue de la vacunación contra el coronavirus en el país, ya que las clínicas se han visto obligadas a cerrar y las entregas de vacunas se han estancado.

La tormenta, que ha generado que las temperaturas caigan en picada hasta un dígito en lugares como San Antonio, Texas, ha provocado cortes de energía en todo Estados Unidos, dejando en tierra vuelos y ocasionado condiciones peligrosas en las carreteras.

Las áreas más afectadas han sido los estados del sur, con citas de vacunas en Kentucky, Texas y Alabama canceladas o reprogramadas mientras los funcionarios se preparan para nuevas nevadas.

Las condiciones climáticas adversas también han causado problemas con las citas de vacunas en otras partes de los Estados Unidos ya que el estado de Washington se está preparando para retrasar los planes de vacunación y New Hampshire ha reprogramado las citas.

El gobernador de Missouri, Mike Parson, ha revelado que sus envíos de dosis de COVID-19 se verán afectados, ya que la distribución se detendrá durante el resto de la semana.

"Missouri está experimentando un clima invernal severo que hace que conducir sea peligroso y amenaza la salud y seguridad de cualquier persona expuesta al frío", dijo el gobernador en un comunicado el lunes sobre los retrasos.

Los cortes de energía causados por la tormenta, que actualmente afectan a más de 4 millones de hogares en Texas y más de 100,000 en Kentucky y Virginia Occidental, también han provocado retrasos en las vacunas en los estados del sur.

Varios de esos estados se han quedado rezagados con respecto al resto de los Estados Unidos en el ritmo promedio de las vacunas contra el coronavirus, y se espera que las demoras empeoren a medida que la tormenta continúe durante la semana, según The New York Times.

En medio de la tormenta y los cortes de energía del lunes, los funcionarios de salud en el condado de Harris, Texas, se apresuraron a administrar 5,000 dosis de vacunas COVID-19 antes de que expiraran.

Los funcionarios de salud del condado le dijeron a ABC News que su instalación que alberga las dosis de la vacuna Moderna perdió energía el lunes, ya que el generador de respaldo también falló.

En lugar de perder todas las aproximadamente 8,000 dosis, la jueza del condado de Harris, Lina Hidalgo, dijo que los funcionarios rápidamente pusieron en marcha un plan para "acelerar" las vacunaciones en áreas que no implicaban muchos viajes.

“Nos pusimos a trabajar bajo la misión de evitar perder esas vacunas con la pérdida de energía, y rápidamente armamos un plan para asignarlas y rescatarlas”, agregó Hidalgo.

Los funcionarios lograron distribuir 5,410 dosis que se vieron afectadas el lunes, de las cuales 3,000 fueron a la cárcel del condado de Harris, 1,000 al Methodist Hospital y 810 a la Rice University.

Alrededor de 3.000 dosis restantes también se guardaron más tarde en el día, ya que Moderna informó a los funcionarios que su nueva guía significa que podrían refrigerar las dosis para usarlas más tarde.

“Aproximadamente la mitad ... de las vacunas se han distribuido y el resto se ha vuelto a almacenar para su distribución según nuestro proceso normal”, dijo.

Otros estados del país, incluido California, también están luchando contra la falta de suministros de vacunas, a pesar de no experimentar problemas climáticos.

Hablando sobre problemas de suministro el domingo, la vicepresidenta Kamala Harris le dijo a Axios en HBO que "en muchos sentidos, estamos comenzando desde cero en algo que ha estado haciendo estragos durante casi un año entero".

Hizo referencia al trabajo realizado por la administración anterior de Donald Trump y agregó: "No había una estrategia o plan nacional para las vacunas, dejábamos que los estados y los líderes locales lo intentaran y lo resolvieran".

Estados Unidos ha administrado alrededor de 52 millones de dosis de vacunas COVID-19 hasta ahora, lo que equivale al 12 por ciento de la población. De esa cifra, el 4,2% ha recibido ambas dosis y está completamente vacunado.

Según la Universidad Johns Hopkins, ahora hay más de 27,6 millones de personas que dieron positivo por COVID-19 en el país. El número de muertos ha llegado a 486,332.