Texas: El gobernador Greg Abbott pone fin al mandato de los cubrebocas y anuncia reapertura de todos los negocios

Los legisladores demócratas piden al gobernador que reconsidere el hecho de que el estado verá más casos y muertes de COVID-19

Oliver O'Connell
miércoles 03 marzo 2021 17:32

Gobernador de Texas reabre actividades.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha anunciado que todas las empresas pueden reabrir al 100% de su capacidad y que está levantando el mandato del cubrebocas en todo el estado, implementado para detener la propagación del coronavirus.

El gobernador ha estado bajo presión de sus compañeros republicanos para que elimine la regla del cubrebocas que ha estado en vigor durante ocho meses. Las restricciones terminan el 10 de marzo.

Poco después del anuncio de Abbott, el gobernador de Mississippi, Tate Reeves, anunció que su estado haría lo mismo a partir del miércoles. Ambos estados han experimentado aumentos constantes en el número de casos de COVID-19 durante más de una semana.

A nivel nacional, el número de casos, muertes y hospitalizaciones ha disminuido desde el pico del aumento invernal, pero los funcionarios de salud han expresado su preocupación de que la disminución se haya estancado y advirtieron específicamente contra la relajación de las restricciones.

Texas tiene el tercer número más alto de muertes por COVID-19 después de California y Nueva York, con más de 44 mil tejanos que murieron a causa del virus.

En una conferencia de prensa el martes, el gobernador republicano anunció que estaba emitiendo una orden ejecutiva para rescindir sus órdenes anteriores que introdujeron las restricciones a las operaciones comerciales.

“A partir del próximo miércoles, todos los negocios de cualquier tipo pueden abrir al 100 por ciento”, dijo entre aplausos.

Leer más: “No se requieren pañales faciales”: un restaurante en Florida se vuelve viral por letrero sobre cubrebocas

“Eso incluye cualquier tipo de entidad en Texas”, continuó. "Además, estoy terminando el mandato del cubrebocas en todo el estado".

La decisión, que fue anunciada en un restaurante en Lubbock, permitirá que los establecimientos de alimentos y bebidas sirvan en su interior a plena capacidad.

Esta es una preocupación particular para los funcionarios de salud que ya están preocupados por un aumento en los casos de las recientes tormentas invernales que dejaron a millones de tejanos sin electricidad y agua corriente durante días y obligados a refugiarse en cualquier lugar donde hubiera una fuente de calor.

El estado inicialmente se había resistido a implementar restricciones, pero cuando se produjo el primer aumento repentino en el verano, los funcionarios cedieron.

Entonces existía una extraña dualidad entre aquellos que creían que el estado no estaba haciendo lo suficiente, liderados por los alcaldes de las ciudades más grandes, en contraste con la aplicación irregular de las órdenes estatales, con algunas autoridades locales que se negaban a vigilar las restricciones.

Los legisladores demócratas le pidieron al gobernador que reconsidere.

“Texas experimentará más casos, más hospitalizaciones y más muertes”, dijo el representante estatal Richard Peña Raymond a Abbott en una carta el lunes.

Abbott hizo hincapié en que ya no se necesitaba un mandato estatal, pero que la gente debería seguir ejerciendo una "vigilancia personal".

Es casi seguro que su decisión provocará la indignación de los alcaldes de las ciudades más grandes de Texas, quienes fueron los proponentes originales del mandato de los cubrebocas.

El anuncio del gobernador se produjo cuando Houston se convirtió en la primera ciudad de Estados Unidos en descubrir que todas las variantes principales de COVID están circulando en la población, con orígenes que van desde Brasil, el Reino Unido y Nueva York.

Los casos en Texas cayeron consistentemente a lo largo de febrero después de que el promedio móvil de siete días alcanzó un máximo de aproximadamente 23 mil por día a mediados de enero. El 20 de febrero, la media tocó fondo en alrededor de 4 mil 200 antes de volver a subir a casi 8 mil.

El lunes, la doctora Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, dijo que estaba "profundamente preocupada" después de que la disminución de los casos de COVID-19 y las muertes se estancaran en medio de nuevas variantes que se extendían por los Estados Unidos.

En un reflejo de las últimas cifras de Texas, el doctor Walensky dijo que ha habido un aumento del dos por ciento en el promedio de siete días en todo el país a 67 mil 200 nuevas infecciones por día. Las muertes también han aumentado a un promedio de 2 mil por día.

El año pasado, hubo más de 2.6 millones de casos confirmados de COVID-19 en Texas y 44 mil 107 muertes registradas oficialmente.