Arrestan a madre que le disparó a un perro y la bala rebotó en su propio hijo

Se dice que el niño de cinco años está estable

Clara Hill@clara_ish
viernes 04 junio 2021 13:23
Un nuevo tiroteo en Estados Unidos deja 10 muertos en un supermercado
Read in English

La policía de Texas ha detenido a una madre después de que supuestamente intentara disparar al perro de su vecino y la bala rebotara en el estómago de su hijo.

El niño, de cinco años de edad, se encuentra actualmente en estado estable en el hospital, según la División de Agresiones Graves y Violencia Familiar del Departamento de Policía de Houston, mientras que su madre, Angelia Mia Vargas, de 24 años, ha sido acusada de un cargo de conducta mortal por la descarga de un arma de fuego, según un comunicado de la policía.

Se cree que las lesiones del niño no ponen en peligro su vida.

El incidente tuvo lugar a las 14:15 horas del 29 de mayo en Dunham Road. Las autoridades afirman que Vargas intentaba apuntar a un perro que estaba al otro lado de la carretera, y le disparó tres veces, y uno de esos disparos alcanzó accidentalmente al pequeño.

Debido a que descargó un arma de fuego en una vía pública y cerca de otras dos viviendas, fue puesta bajo custodia policial. El propietario del perro recibió una citación por no llevar a su mascota con correa.

El propietario optó por no ser identificado, pero dio su versión a ABC13 News, que también informó de que otros residentes vieron a Vargas con su hijo y otro grupo de personas en bicicleta antes de que ella abriera fuego.

“Salí de mi casa porque Bruno estaba ladrando y ladrando. Pensé que mi hermano venía”, dijo la dueña del perro. “Así que abrí la puerta sólo un poco y salió corriendo”.

Leer más: Hillary Clinton aplaude a la alumna que cambió su discurso por un grito de guerra sobre el derecho al aborto

También hablaron de la conmoción emocional que les causó presenciar el suceso.

“Tuve un sueño en el que oía llorar al niño, y eso fue lo que me despertó ayer cuando estaba durmiendo”, dijeron, y expresaron su deseo de que Vargas hubiera utilizado sus palabras en lugar de un arma.

“Ella podría haberlo manejado de otra manera. Ya sabes, ella estaba allí, su marido estaba allí, yo estaba allí, no habría pasado nada. Nada malo como eso”.

Este incidente coincide con que el gobernador de Texas, Greg Abbot, va a firmar la histórica ley HB 1927, que se ha ganado el apodo de “Constitutional Carry”. La legislación propone facilitar la obtención de un arma, ya que elimina la necesidad de adquirir una licencia. Algunos partidarios dicen que recoge la verdadera esencia de la Segunda Enmienda.

En la actualidad, los habitantes de Texas necesitan una licencia para poseer legalmente un arma. Para obtener una licencia, los posibles propietarios de armas tienen que pasar por hasta seis horas de formación y someterse a una prueba de conocimientos. Además, tienen que facilitar datos personales, como las huellas dactilares, y someterse a una comprobación de antecedentes.

Esto sólo se aplica a las armas de mano, ya que los rifles de caza y otras armas de fuego similares, como las semiautomáticas, pueden comprarse sin licencia. Altos representantes de la policía han expresado su preocupación por el proyecto de ley.

Mike Mata, presidente de la Asociación de Policías de Dallas, ha declarado: “Todos los policías de Texas apoyan el derecho de nuestros ciudadanos a armarse para el deporte, la caza y la protección. Pero como todo derecho constitucional conlleva una gran responsabilidad. Por la seguridad de los residentes de Texas, queremos asegurarnos de que todos los que portan un arma de fuego están bien entrenados, siguen las medidas básicas de seguridad de las armas y entienden la importancia del uso responsable de las mismas”, según informó KXAN en abril.

El ex diputado Allen West, presidente del partido republicano de Texas, que controla la asamblea estatal, indicó: “Cuando se crean leyes que dicen a la gente lo que puede y no puede hacer en cuanto a ser un propietario legal de armas de fuego, los únicos que van a obedecer esas leyes son los propietarios legales de armas de fuego”.

Incluso con la nueva normativa, que aún no se ha convertido en ley, hay límites sobre dónde se pueden llevar las armas. Estos incluyen, pero no se limitan, a las escuelas, los bares, los locales de votación y las propiedades federales y gubernamentales. A su discreción, cualquier negocio privado puede decidir si se permiten las armas en sus instalaciones.