El personal del Trump International Hotel en Washington revela los secretos del servicio al expresidente

El personal del Trump International Hotel en Washington ha revelado los extraños protocolos detrás de servir al expresidente y sus "locos VIPS"

Alice Hutton
lunes 22 febrero 2021 12:56

El personal actual y anterior del restaurante BLT Prime en el hotel de Pennsylvania Avenue ha revelado secretos tras cuatro años de “atender a la élite de la derecha”

Read in English

El personal del restaurante en el hotel de Washington de Donald Trump ha revelado las reglas secretas y extrañas de servir al ex presidente y su "lista de invitados especiales", incluido un proceso de vertido de Coca-Cola Light de siete pasos, asegurarse de que escuchara el "pop" cuando se abre una botella de salsa de tomate y de que siempre tenga el bistec más grande en la mesa.

Desde gerentes de recepción obligados a vestirse como "presentadores de Fox News", hasta camareros que ganan $100,000 en salario y propinas, proveedores que venden deliberadamente verduras podridas al chef y personal de cocina hispano rechazado por familiares y amigos, la vida en The Trump International Hotel en D.C. no es fácil.

El personal actual y anterior del restaurante BLT Prime en el hotel de Pennsylvania Avenue ha revelado secretos tras cuatro años de "atender a la élite de la derecha", en una nueva exposición de The Washingtonian.

En una copia del “procedimiento operativo estándar”, que se entrega al nuevo personal, asegura que el ex comandante en jefe debe sentarse en la mesa 72 ubicada en el centro antes de ofrecer "discretamente" el desinfectante de manos para invitados con "fobia a los gérmenes", incluso antes de la llegada de la pandemia.

Luego, el camarero debe llevar a cabo un proceso de vertido de Coca Cola de dieta de siete pasos completo con cuatro exhibiciones de fotos, que incluyen dónde colocar las manos en la botella y el abrebotellas y nunca abrirlo a menos que esté frente a él.

Luego, a Trump se le debe servir la misma comida cada vez: cóctel de camarones, hecho con crustáceos especialmente grandes importados solo para él, un bistec bien hecho, que debe ser más grande que el de cualquier otro cliente, y papas fritas.

Debía escuchar el "pop" de la mini botella de salsa de tomate que se abría, o la devolvería.

El ex chef ejecutivo Bill Williamson le dijo a The Washingtonian cómo el personal una vez se metió en problemas cuando un cliente parecía tener un filete más grande, lo que obligó al chef a ordenar tomahawks de 40 onzas que estaban reservados solo para el VIP.

“Era el mismo bistec. Ambos bien hechos. Quizás era media onza más grande o algo así, no lo sé ”, dijo.

Trabajar en el BLT fue como ver un “quién es quién” de los aliados de Trump, desde la funcionaria de la Casa Blanca Kellyanne Conway, que prefería una cabina en la parte de atrás, hasta el congresista de Florida Matt Gaetz al que le gustaba tomarse selfies con los fanáticos, hasta el abogado de Trump, Rudy Giuliani, que comía allí con tanta frecuencia que el personal le hizo una placa que decía: "OFICINA PRIVADA DE RUDOLPH W. GIULIANI".

Los hijos de Trump hicieron apariciones poco frecuentes, incluida Ivanka, quien una vez llegó con su atuendo de yoga, pidió una margarita y parecía que "realmente no quería que la vieran allí", y Tiffany, a quien tildaron de un "dolor" por hacer múltiples reservas para ella misma y sus amigos de Georgetown Law a las que nunca se presentó.

El personal se vio obligado a tomar notas extensas sobre los gustos y aversiones de la "lista de VIPs" de Trump, así como a memorizar docenas de nombres y rostros para evitar vergüenza.

Incluido un incidente en el que Michael Cohen, cuando todavía era el abogado personal de Trump, fue rechazado por no tener reservas o tardarse demasiado en servir a la asistente Hope Hicks.

Detrás de escena, los altos directivos parecían ser “fanáticos acérrimos de Trump”, dijo el personal a The Washingtonian, pero el personal de tendencia demócrata aprendió a ocultar su disgusto para cobrar sus cheques de pago, a veces muy grandes.

Michel Rivera, un ex bartender del lobby bar, dice que ganaba más de $100,000 al año con propinas, alrededor de $30,000 más de lo esperado, y se sintió obligado a mentir y decir: “Sí, apoyo al presidente. Es un tipo increíble”.

Otro gerente de restaurante reveló que los invitados intentarían sobornarla, "como en los viejos tiempos de la mafia", para acercarlos a Trump.

Ella agregó: “Me negué, obviamente. Me despedirían si moviéramos a alguien a la mesa de Trump".

A medida que las acciones y declaraciones más escandalosas de Trump comenzaron a acumularse, algunos miembros del personal, especialmente los hispanos que trabajaban en la cocina, descubrieron que estaban siendo rechazados socialmente por para quién trabajaban.

El ex chef ejecutivo Shawn Matijevich dijo: “Yo diría que probablemente entre el 80 y el 90 por ciento de mi personal de cocina es hispano. Mucha gente que trabajaba allí, sus amigos ya no les hablaba. Algunos de los trabajadores hispanos, su familia no les hablaba mientras trabajaban allí, ni siquiera su familia en otros países”.

Un gerente dijo que accidentalmente se puso su uniforme en casa un día en el Metro y los pasajeros le gritaron: “¡Qué vergüenza! ¿Cómo puedes trabajar para una persona así? ¡Eres un racista!"

Trump abrió el hotel en 2016 en el Old Post Office Building, justo antes de su elección a la presidencia, demandando a su primer chef Geoffrey Zakarian por retirarse de la empresa debido a sus supuestos comentarios antiinmigrantes en la campaña electoral.

En 2019, Trump intentó vender el hotel por 500 millones de dólares; un precio considerado inflado incluso antes de la llegada del nuevo coronavirus.

El edificio ha sido un objetivo frecuente de protestas, incluido junio del año pasado, cuando se llevó a cabo una marcha pacífica de Black Lives Matter a raíz de la muerte de George Floyd, un hombre negro que murió mientras estaba bajo custodia policial en Minneapolis el 25 de mayo.

A fines de 2020, los documentos financieros revelaron que la propiedad había sufrido un impacto del 63% en sus ingresos.