Raven Saunders del equipo de EE.UU. levanta los brazos en “X” en señal de protesta durante entrega de medallas

Las protestas políticas están prohibidas en los Juegos Olímpicos

Josh Marcus
lunes 02 agosto 2021 14:59
Yulimar Rojas, la reina absoluta del salto triple femenino en los Juegos Olímpicos
Read in English

La lanzadora de peso estadounidense Raven Saunders no sólo ganó una medalla de plata el domingo, sino que presentó una protesta muy pública: levantar los brazos en una llamativa forma de “X” en el podio de los ganadores.

Preguntada después por el significado del gesto, la joven de 25 años explicó que pretendía representar “la intersección donde se encuentran todas las personas oprimidas”.

Los Juegos Olímpicos prohíben las declaraciones políticas durante la competición o en el podio de los ganadores, lo que supone un posible enfrentamiento entre la atleta y las autoridades deportivas. Saunders es conocida por ser una personalidad pintoresca.

Durante los Juegos y las pruebas olímpicas, a menudo lucía una cabeza rapada multicolor y máscaras faciales con diferentes personajes de cómic, como Hulk y el Joker.

Tras ganar el domingo, hizo una alegre rutina de baile en miniatura.

En un tono más serio, también ha hablado abiertamente de su lucha contra la depresión y los pensamientos suicidas, y de la necesidad de que las personas LGBTQ+ como ella acepten hablar de salud mental.

Poco después de que Saunders hiciera el símbolo de la X, otra atleta estadounidense hizo un gesto similar en el podio.

Cuando el esgrimista estadounidense Race Imboden subió al podio en otra sede para recoger su medalla de bronce, tenía dibujada en su mano una X con un círculo alrededor, que no estaba presente durante la competición. No está claro qué destino les espera a estos atletas tan francos. El COI, que organiza los Juegos, no permite las protestas durante la competición, aunque el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos ha cambiado recientemente sus propias políticas al respecto, negándose a castigar a los competidores por ejercer sus derechos de expresión a menos que sean odiosos.

Leer más: Tokio: boxeador marroquí intenta morder la oreja de su oponente de Nueva Zelanda

Saunders e Imboden podrían ser despojados de sus medallas o ser excluidos de la competición. Hasta ahora, más que la competición en sí, la historia principal de estos juegos ha sido la franqueza y el carácter personal de los atletas.

La superestrella de la gimnasia Simone Biles conmocionó al mundo del deporte cuando se retiró de la final por equipos de gimnasia femenina el martes, alegando preocupaciones por su salud mental y física. “Para todos los que dicen que he renunciado, no he renunciado, mi cuerpo y mi cabeza simplemente no están sincronizados”, escribió entonces en las redes sociales. “Creo que no se dan cuenta de lo peligroso que es esto en una superficie de competición dura”.

Antes de que empezaran los Juegos, hubo otra noticia importante sobre el atletismo y la salud mental: La velocista estadounidense Sha’Carri Richardson fue expulsada de la competición por haber consumido marihuana durante las pruebas olímpicas tras la noticia de que su madre biológica acababa de morir.

Numerosos estadounidenses y personalidades, como el Presidente Biden, salieron en su defensa y la aplaudieron por haber hablado.

Los comentaristas elogiaron a Biles, Richardson y a la estrella del tenis Naomi Osaka por animar a las mujeres de color a hablar abiertamente de sus problemas de salud mental, lo que supone un importante cambio cultural con respecto a las generaciones pasadas, en las que se decía a los atletas, especialmente a los de color, que “se limitaran a hacer deporte”.