Jacob Chansley dijo a CBS 60 Minutes el jueves que la negativa del expresidente a perdonarlo a él y a otros alborotadores lo había “herido”.

QAnon Shaman dijo en entrevista sentirse “decepcionado y herido” con Donald Trump

“Impedí que la gente robara y destrozara ese espacio sagrado”, declaró

Gino Spocchia
viernes 05 marzo 2021 17:39
Read in English

El llamado “QAnon Shaman” habló públicamente por primera vez desde su arresto y admitió sentirse "herido" por la negativa de Donald Trump a perdonarlo.

Fue uno de los muchos arrestados después de que los partidarios del expresidente irrumpieran en el Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero, alegando que lo hacían por instrucciones de Trump.

Jacob Chansley, quien se destacó en las imágenes de video por su atuendo distintivo, dijo a CBS 60 Minutes el jueves que la negativa del expresidente a perdonarlo a él y a otros alborotadores lo había "herido", aunque seguía apoyándolo.

"Desarrollé mucha simpatía por Donald Trump porque parecía que los medios de comunicación se estaban metiendo con él y parecía que el establecimiento lo perseguía innecesaria o injustamente", dijo Chansley.

“Había sido víctima de eso toda mi vida”, le dijo a CBS. “Ya sea en la escuela o en casa. Así que, en muchos sentidos, me identifico con muchas de las cosas negativas por las que él (Trump) estaba pasando".

Chansley, luego de su arresto por asaltar el Capitolio, había pedido un indulto presidencial en los últimos días de Trump en el cargo, pero fue rechazado. A pesar de eso, se mantuvo fiel y todavía cree que la elección fue fraudulenta.

"Honestamente creía y sigo creyendo que a él le importa la Constitución, que se preocupa por el pueblo estadounidense", continuó Chansley. "Por eso también, y ya sabes, me hirió tan profundamente y me decepcionó tanto que y otros no obtuvieron el perdón".

El alborotador, que apareció en el Capitolio con el torso desnudo y cuernos y pieles de animales, agregó a CBS 60 Minutes que no había atacado el edificio, pero que estaba allí para proporcionar "vibraciones positivas".

“Mis acciones no fueron un ataque a este país. Canté una canción”, dijo Chansley, mientras admitía que “lamentaba” irrumpir en el Capitolio. “Eso es parte del chamanismo, se trataba de crear vibraciones positivas en una cámara sagrada (el Senado)”.

Leer más: La inteligencia de Estados Unidos investiga los vínculos entre los alborotadores del Capitolio y los miembros del Congreso

“También impedí que la gente robara y destrozara ese espacio sagrado”, continuó. "Está bien, de hecho evité que alguien robara muffins fuera de la sala de descanso".

“Me considero una amante de mi país. Me considero un creyente en la Constitución. Soy un creyente en la verdad y en nuestros principios fundamentales. Me considero un creyente en Dios”, agregó Chansley.

El viernes, un tribunal debe escuchar los argumentos sobre si Chansley debe ser liberado o no bajo fianza, mientras espera el juicio por los cargos, informó CBS.

Los fiscales alegan que empuñaba un arma, una lanza atada a un asta de bandera, y dejó una nota amenazadora para el exvicepresidente Mike Pence.

Los abogados de Chansley lucharon para que recibiera alimentos orgánicos de la instalación en Washington DC, donde está a la espera de juicio, debido a sus creencias chamánicas.