Mujer cumple 27 años de prisión por robar una videograbadora

Su historial criminal también incluye robo menor, cargos por drogas, prostitución y otro arresto por robo

Caroline Anders
lunes 06 septiembre 2021 15:04
¿Hacia un cambio en las prisiones europeas?
Read in English

Un amigo describió a Michele Thiesen como gentil, una pacifista. Sus delitos no eran violentos. Sin embargo, en virtud de una ley californiana instaurada durante la década de los 90 de mano dura contra la delincuencia, cumplió casi tres décadas de prisión antes de ser liberada la semana pasada.

Theisen pasó 27 años entre rejas tras robar una videograbadora.

Según los documentos judiciales, en 1994, en plena noche, entró en una casa por la ventana de la cocina. Pensó que la casa estaba vacía, pero no lo estaba, y corrió con la video, cuando oyó que alguien llamaba desde el piso de arriba.

Su historial delictivo también incluye hurtos, cargos por drogas, prostitución y otra detención por robo.

Thiesen, quien es canadiense pero fue arrestado en California, fue sentenciado bajo la ley estatal Three Strikes, que aumenta drásticamente los requisitos de sentencia para los acusados ​​que han sido condenados por un delito grave o violento anterior. Cuando Thiesen fue sentenciada por el robo, la ley ordenó que recibiera al menos 25 años a cadena perpetua para dar cuenta de sus delitos anteriores. Fue condenada a 40 años a cadena perpetua.

Milena Blake, abogada de Thiesen y colaboradora del Proyecto Three Strikes de la facultad de derecho de la Universidad de Stanford, dijo que la historia de Thiesen es un ejemplo clásico de alguien atrapado por la ley, que no es exclusivo de California, pero es especialmente firme en el estado.

“Tenía un padre alcohólico que murió repentinamente cuando ella tenía 17 años, y recurrió a las drogas para automedicarse, y eso fue todo”, comentó Blake. “Una vez que te enganchas a la heroína, es una droga cara de mantener”.

Aunque la ley fue modificada en 2012 para suavizarla un poco, Blake señaló que Thiesen todavía se enfrentaría a un mínimo de 25 años a cadena perpetua si hubiera sido detenida por el mismo delito este año.

Leer más: Hombre mató a su compañero de prisión tras descubrir que violó a su hermana

Una década después de la promulgación de la ley, la Oficina del Analista Legislativo de California informó que las personas condenadas en virtud de la ley Three Strikes constituían más de una cuarta parte de la población carcelaria de California. A partir de 2019, el Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California encontró que más de 40 mil personas en custodia habían sido condenadas bajo Three Strikes.

En la versión original de la ley, el tercer strike podría ser cualquier delito grave. Blake mencionó que esta estipulación es la causa de que muchos “three strikers” acabaran cargando con largas condenas de prisión.

“Hay personas que poseen menos de un paquete de azúcar y son condenadas a penas de 25 años a cadena perpetua”, informó.

Blake declaró que algunos de los otros terceros delitos que ha visto incluyen el robo de tres botellas de champú de un supermercado Ralphs, el robo de jarras de cerveza de un almacén, el robo de una bicicleta de un garaje abierto, la posesión de residuos de metanfetamina, el robo de una porción de pizza y la salida de Costco con una botella de licor robada. Todos se enfrentaban a penas de al menos 25 años de cárcel, y muchos a 40.

La Ley se adoptó en 1994, después de que algunos delitos de gran repercusión suscitaran la indignación del público, como el asesinato y secuestro de Polly Klaas, de 12 años, el año anterior. Richard Allen Davis, que secuestró a Klaas en una fiesta de pijamas, tenía un largo historial delictivo que incluía condenas por secuestro y agresión. El caso dio lugar a peticiones de un sistema más sólido para detener a los reincidentes.

Blake señaló que la ley nació de la sensación de que la gente tenía que aprender la lección o se arriesgaba a que las penas se agravaran. La calificó de draconiana.

“El problema es que no funciona”, calificó Blake. “No desalienta la delincuencia, sino que es cara. La gente está en la cárcel hasta que es vieja, y los presos viejos son caros”.

El Tribunal Supremo de EE.UU. ratificó la ley en 2003 en una decisión de 5 a 4, argumentando que no conduce necesariamente a un castigo inconstitucionalmente cruel e inusual.

En la opinión mayoritaria, la jueza Sandra Day O’Connor escribió que el caso en cuestión reflejaba “un juicio legislativo racional, con derecho a deferencia, de que los delincuentes que han cometido delitos graves o violentos y que siguen cometiendo delitos deben ser incapacitados”.

El ex secretario de Estado de California, Bill Jones, uno de los principales autores de la ley, aplaudió al tribunal por su decisión.

“Nuestro objetivo en California es que no haya más víctimas”, argumentó Jones en una declaración a Associated Press tras el fallo. “La decisión del tribunal de hoy garantiza que los asesinos, ladrones, violadores y pederastas reincidentes estarán fuera de nuestras calles en cuanto cometan un delito más”.

En la cárcel, dice Blake, Thiesen dedicó su tiempo a la superación personal. Aprovechó numerosas actividades educativas, servicios de adicción, cursos de ética, etc. Los guardias escribieron cartas de apoyo para su liberación.

“He leído muchos expedientes de prisiones y es bastante inusual tener una carta de recomendación de los guardias para salir”, indicó Blake. “Su trabajo consiste en mantenerla dentro y, además, dicen: estaría bien que saliera, lo cual es bastante sorprendente”.

Jennifer Leahy, una amiga de Thiesen de la prisión, externó que era como una hermana mayor para ella. Leahy dijo que Thiesen se centraba en crear un lugar seguro para que la gente existiera y se comprometía a hablar de los problemas.

“Siempre encuentra la solución que va a causar el menor daño o perturbación”, expresó Leahy. “Ese es su camino, caminar suavemente por el mundo. Es suave por naturaleza y por espíritu”.

Leahy, que ahora es directora del programa del Estado de Fresno para el Proyecto Rebote, un programa de reinserción para excarcelados, detalló que ha visto muchas cosas durante y desde su estancia en la cárcel, pero nada la abate tanto como lo que le ocurrió a Theisen.

“¿La mujer ha estado encarcelada durante cuánto tiempo? Y nunca se ha metido en una pelea”, precisó Leahy. “Es tan llamativo y sorprendente y chocante que pongan, quiero decir, los millones de dólares que se han desperdiciado encarcelando a Michele”.

En 2019, Thiesen obtuvo una recomendación de resentencia por parte de la secretaria de correcciones de California, que según Blake habían recibido menos de 100 personas en ese momento. Para que se le concediera esta recomendación, el secretario tenía que concluir que Theisen había “cambiado como persona y sería un activo positivo para la comunidad”, según el código penal.

El año pasado, un juez decidió volver a condenar a Theisen a una pena de 25 años a cadena perpetua, con lo que podía optar inmediatamente a la libertad condicional porque ya había cumplido 25 años.

Tras un esfuerzo concertado para demostrar a la junta de libertad condicional lo mucho que había cambiado Thiesen, se consideró que podía ser puesta en libertad, aunque no estaba claro si sería deportada a Canadá.

Blake y Leahy esperaron fuera del centro penitenciario el pasado martes, con la esperanza de recoger a Theisen, pero fue puesta bajo custodia del ICE. Blake dijo que el tiempo de espera hasta que Theisen pueda volver con sus hermanos en Canadá se espera que sea de unos 90 días, aunque esperan trabajar con el consulado canadiense para acelerar el proceso.

Leahy saludó a su amiga de toda la vida mientras la veía subir a la furgoneta del ICE. Tiene previsto visitarla en Canadá lo antes posible.

Blake aseguró que a Theisen no le preocupan los tres meses de espera. Después de todo, lleva décadas esperando este momento.

The Washington Post

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in