¿Qué sucede con el mercado laboral de EE.UU. cuando vencen los beneficios de desempleo por el COVID?

Poner fin a las prestaciones mejoradas por desempleo puede que no sea la "solución milagrosa" para acabar la escasez de mano de obra

Oliver O'Connell
jueves 29 julio 2021 14:08
Covid-19: EE. UU., Francia y España presentan aumentos de contagios en población no vacunada
Read in English

Una de las razones que se aducen para explicar la actual rigidez del mercado laboral estadounidense es que la gente ha optado por no aceptar trabajos debido a las supuestamente generosas prestaciones de desempleo que se han puesto en marcha como parte de la respuesta a la pandemia.

Desde marzo, el gobierno estadounidense ha estado proporcionando 300 dólares semanales adicionales a los desempleados para ayudarles a hacer frente al impacto económico de covid.

Estas prestaciones expirarán en septiembre, lo que plantea la cuestión de si esto contribuirá a resolver la escasez de trabajadores que ha estado afectando a algunas partes de la economía, y que en muchos casos ha hecho subir los salarios. En resumen, ¿se obligará a la gente a volver a trabajar?

Dos quintas partes de los estados optaron por poner fin a las prestaciones mejoradas a principios de este verano, con el argumento de que eran una de las principales causas de la escasez de mano de obra. Esto proporcionó 20 casos de estudio para demostrar si la gente se reincorporó al mercado laboral.

El proveedor de servicios de nóminas y recursos humanos, Gusto, examinó los datos de su plataforma para ayudar a responder a la pregunta de si el fin de estas prestaciones impulsó la contratación.

Los datos muestran que el empleo agregado en las empresas del sector servicios es poco diferente en los estados que optaron por finalizar las prestaciones de forma anticipada en comparación con los que no lo hicieron.

Los estados que pusieron fin anticipadamente a las prestaciones reforzadas han experimentado un aumento del empleo de los trabajadores adultos de 25 años o más. Esto comenzó en la semana en que los gobernadores anunciaron que el seguro de desempleo mejorado terminaría pronto.

Esta tendencia fue impulsada especialmente por los estados de este grupo con mayores tasas de vacunación: Alaska, Iowa, Nuevo Hampshire, Dakota del Norte, Virginia Occidental y Wyoming.

Leer más: Sólo el 62% de los espectadores de Fox están vacunados en comparación con el 83% de CNN y MSNBC

La preocupación por la salud parece estar desempeñando un papel fundamental a la hora de tomar decisiones sobre la oferta de trabajo de los adultos, más que el pago del desempleo por sí solo.

En los estados en los que el seguro de desempleo reforzado no terminará hasta septiembre, se ha producido un pico simultáneo en la contratación de jóvenes de 15 a 19 años.

Esto sugiere que, aunque el apoyo al desempleo mejorado durante la pandemia ha afectado a la composición del mercado laboral actual, no ha frenado el empleo agregado.

El aumento de la contratación de adolescentes en los estados que mantuvieron las ayudas reforzadas parece mostrar que, cuando los empresarios no pudieron encontrar adultos para contratar, recurrieron a trabajadores más jóvenes con menos experiencia. Los adolescentes no tenían derecho a cobrar el desempleo.

Es posible que los adultos mayores tampoco hayan vuelto a trabajar, no sólo por cuestiones de salud, sino por la continua interrupción de los arreglos para el cuidado de los niños y la educación.

En general, el crecimiento del empleo en los estados que pusieron fin a los pagos complementarios en junio ha estado a la par con los que terminaron las prestaciones en septiembre.

Los efectivos acumulados han aumentado un 11.6% desde el inicio de abril de 2021 en los estados que han puesto fin a estas disposiciones, en comparación con el crecimiento del 11.2% en los estados que no han puesto fin a las mismas, informa Gusto.

Luke Pardue, economista de Gusto, señala que poner fin al desempleo reforzado no es, por tanto, una “bala de plata” para acelerar la recuperación económica, sino solo un factor en el proceso de decisión de una persona a la hora de volver a trabajar.

“Los responsables políticos estarían mejor servidos si se centraran en lograr mayores tasas de vacunación y en garantizar que las escuelas y los centros de cuidado infantil puedan reabrir de forma segura y oportuna”, escribe, y añade que esto es especialmente urgente con el plazo que se avecina para todos los estados en varias semanas.